lunes, 12 de enero de 2009

De lluvias y silencios









_______________________________________

Finalizado el CD, un silencio extremo la distrae de la lectura y la aproxima a la ventana a indagar.

Oscurece.

Mientras se despereza delante de los cristales, el horizonte plomizo de un cielo encapotado en gris pero sorprendentemente limpio... parece observarla... La luz singular  que ilumina esa hora nona y un extraño mar calmo, impregnan la atmósfera de una inquietante sensación. Nada se oye, sólo el crepitar del fuego. Nada se mueve, sólo sus ojos, intentando abarcar desde el ventanal ese inesperado escenario, como si de un momento a otro se tuviese que representar, sólo para ella, el desenlace de una súbita tragedia.

Las primeras gotas caen mansas, sin prisa. Cierra la ventana al mismo tiempo que el primer relámpago refulge en el mar, cegándola por unos segundos. El chasquido seco de los plomos, amortiguado por el rugido del primer trueno, extingue la luz de la lamparita de rincón sumiendo la estancia en la penumbra. Una tiniebla rota únicamente por el fuego de la chimenea, le confiere al ambiente un cierto aire fantasmagórico. A tientas, abre las cortinas hasta el quicio, como si de un telón se tratase. La función está a punto de comenzar.

Por unos instantes, cierra los ojos y respira hondo. Ama la lluvia en si. En todas sus formas.

Entretanto la tormenta comienza a descargar, piensa que es curioso que su primer recuerdo de lluvia, a pesar de haberse criado en el Norte y residir en el Mediterráneo, lo ubique en el trópico, donde vivió un breve espacio de tiempo en su infancia. Justo en la época de sus primeros recuerdos. Su memoria se llena por unos instantes de aquellos cálidos y torrenciales chaparrones, repentinos e irremediables, que tal como venían se iban, dejando un olor a polvo turbio y alborotado… en los que le gustaba calarse y chapotear con gran disgusto de su madre.

En su memoria, vuelven a caminar veloces los transeúntes pillados de improviso, precipitándose hacia el kiosco más cercano, del que la tempestad se hacía cómplice inesperada, en un intento vano de guarecerse bajo algún Diario comprado apresuradamente. Extraña costumbre que no ha vuelto a observar en ningún otro lugar.

Le recuerdan vagamente a estos aluviones Mediterráneos, aunque aquí acostumbran a ir previamente publicitados de cielos anubarrados con relámpagos y truenos. Se deleita observando esas trombas detrás del cristal de su atalaya privilegiada y al revés que en el Caribe, aunque no siempre, la temperatura acostumbra a caer en picado despertando aromas de salitre cercano, hierba limpia y tierra mojada. De aquí, le asombra la aparición de los paraguas como por arte de magia, de una manera realmente peculiar. Como si todo el mundo supiera la hora exacta en que comenzaría la tormenta.

Nada que ver con la lluvia del Norte, su preferida y fiel compañera de infancia. Pertinaz, fina, neblinosa... como un bálsamo fresco y suave que todo lo cubre con su manto de charol translúcido. Una evocación que siempre le trae olores de niñez, fragancias de verde profundo, efluvios de tierra madre y perfumes de madera húmeda. No huele igual un eucalipto que un roble o un castaño mojado...

La gente no se preocupa gran cosa de ampararse de ella, la tratan como a ese vecino incómodo y pesado del que sabes que es inútil huir. Si no te pilla por la mañana, lo hace por la tarde… pero si un día no te lo encuentras… te preguntas... ¿dónde andará? Lo que se traduce en un mirar al cielo a menudo, escrutando… y es que, si no se está yendo… está viniendo… Y al revés que aquí, nada se detiene en el Norte cuando llueve, aunque caigan chuzos de punta. Y si lo hace, es noticia de portada.

De hecho, llama la atención como muchos de los habitantes autóctonos de esas latitudes, niegan con una seguridad insólita, que llueva tan a menudo. En un mecanismo sólo comprensible, porque los hábitos, supeditan y aminoran las sensaciones primigenias. Buena muestra de ello es que, cuando llegó al Mediterráneo, le daba la sensación de que no llovía nunca… Y sin embargo lo hace, sin demasiada frecuencia pero sí con regularidad y sobre todo con gran intensidad. Como ahora.

Escucha atenta el sonido sordo y rítmico del rompeolas arrastrando piedras y arena. Cada vez más cercano.Y a intervalos, desde el puerto, asoma decidida una suave melodía tintineante de cabos contra mástiles, colándose resuelta sobre el rabioso aguacero que destaca cada vez más sobre el bramido de la tormenta, simulando alejarse despacio para después volver en ráfagas endiabladas aunque cada vez más espaciadas.

Pasa varias veces la mano por el cristal borrando el vaho que crece espeso. Afuera, el agua barre veloz la hojarasca arrancada de los castigados árboles de Diciembre, inmersos en los enfurecidos remolinos de viento que azotan ese crepúsculo. Ya noche. Y amainando.

Unos tenues golpes en el vidrio la sobresaltan. Uno de las gatos, empapado, pugna por entrar desde la terraza. Abre y lo envuelve en una de las mantas de sofá. Mientras su piel se complace en un agradable escalofrío, respira con fruición esa incursión de aire limpio y fresco de la noche recién estrenada. Al tiempo, la ya olvidada luz y Mozart... vuelven a invadir la estancia...  Cierra de nuevo para instalarse cómodamente en el sofá con su novela, junto a su Micifuz que ronronea sin cesar.
                                                      ______________________

62 comentarios:

  1. Que bonita historia, me hizo sentir acogedoramente bien....gracias.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Por mucho que la lluvia nos desquicie en muchas ocasiones, coicidiremos en que otras tantas nos relaja y purifica.

    Así, purificador me ha llegado tu relato de hoy. Rebosante de nostalgia, de comprensión, de amor, de soledad y de calidez.

    Ha sido un lujo dejarme salpicar por la lluvia.

    Besos

    Notita: Dame un correo o escríbeme al que te he dejado en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Mmm...qué relato tan cálido!
    Yo creo que la lluvia es una mensajera, trae noticias de nosédónde. Es agradable escucharla detrás de los cristales e irritante que te sople en la oreja ó se cuele bajo el paraguas cuando no quieres ni oírla. O cuando golpea el coche sin dejarte ver por el cristal, para llamar tu atención con un histerismo fuera de lugar. Y cuando trae compañía, por si no la oyes, de ruído y luces, y viento...Habla de tantas formas que nos hace devolverle el mensaje desde dentro de nosotros, como si al dejarla hablar, despertara algo en nuestras entrañas.
    Y, a veces, firma con el arco iris, para constatar que el mensaje llegó a destino.
    Un abrazo fuerte, cristal (otra vez, me excedí en el comentario, pero caló la lluvia, guapa). Besos.

    ResponderEliminar
  4. Siempre me ha gustado la lluvia, la tormenta repentina, los truenos y relámpagos. Los olores que desprenden la tierra y los cuerpos mojados.
    Me gustan estos momentos de furia, pero también los días grises y nubosos, con esta llovizna calma y parsimoniosa, son como una invitación al recogimiento y a la introspección. Me gusta tu relato, por esta capacidad de transportarme, de vivir intensamente tú lluvia y sentir los olores que sientes.

    Gracias!

    Besos (Ópalo andino)

    ResponderEliminar
  5. Un canto a la lluvia..., no hay nada más mágico que esas gotitas cayendo con furia o levedad. En un viaje que hice a Cuba disfruté de la lluvia como nunca lo había hecho, porque aunque te empapases con una tromba huracanada, el calor te secaba en minutos...perfecta forma de disfrutar del agua cayendo por sorpresa...creando charcos en los que saltar...como cuando eramos niños. Muy lindo tu relato, gran poder descriptivo reina.
    besos

    ResponderEliminar
  6. ¿Sabes una cosa?

    Hmm...

    A veces, me enfado contigo...

    ResponderEliminar
  7. Más de una vez has escrito magnificando los que son capaces de escribir poesia en este medio...

    ResponderEliminar
  8. Acaso es necesaria la poesia con prosa como la de esta entrada??

    Absolutamente no.

    ResponderEliminar
  9. Vamos... Que me ha gustado!

    :-)

    Besicos!!

    ResponderEliminar
  10. Venga, va, ¿de dónde eres?
    escritora.

    ResponderEliminar
  11. Qué difícil es escribir con la sencillez que tú escribes. Leerte es una delicia.
    Me he enfrascado en el relato y he echado de menos que no tuviera formato libro y fuera más largo, para leerlo en mi sillón al lado de mi micifús particular.

    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  12. Preciosa historia Cristal, me ha encantado, y eso que yo no soy amante de la lluvia...

    ResponderEliminar
  13. Interesante interelación entre paisaje, habitantes,lluvia y experiencia personal. Escrito preciso y precioso

    ResponderEliminar
  14. Bellísima narración. Comparto el amor por la lluvia y las sensaciones que provoca.

    Besos

    P.D. En mi bitácora te espera algo...

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado mucho, me he refugiado como el gato....Y he preferido no mojarme, quizás este frío me hace pensar más en el Verano....
    Pero me has acercado el Mar...
    Gracias por ello....UN Beso enorme...

    ResponderEliminar
  16. Si yo fuera gato también me habría gustado entrar por esa ventana que has abierto... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Genial, me ha encantado, es onírico y al mismo tiempo muy real. Me ha encantado la comparación con el vecino incómodo. Precioso final. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  18. Yo también amo la lluvia en todas sus formas, la lectura, la contemplación, la soledad, el ensimismamiento… Me estaba identificando con la protagonista hasta que entró el gato y todos se desvaneció (¡padezco ailurofobia!... y digo yo que será porque tengo algo de pez)

    Un fuerte abrazo Cristal, me alegra ver cómo te explayas en tus maravillosas descripciones.

    ResponderEliminar
  19. ay Cristal! no sabes como me gusta la lluvia y todo lo que tenga que ver con ella, y es cierto, aunque aquí llueve con la frecuencia necesaria, yo tengo la impresión de que no lo hace nunca...

    lo digo en cada comentario que puedo, para mi la lluvia es la huella digital de cada lugar, por eso es tan particular cada una de ellas... mis inolvidables son las tormentas eléctricas de mi ciudad, donde llueve como si estuvieras debajo de la ducha y tratar de huir es inútil, luego el olor a tierra mojada te invade y la vida te entra por lo poros...

    hermoso relato, lo he disfrutado mucho!

    ResponderEliminar
  20. Qué preciosa manera de narrar. Tu lluvia trajo a mí gotitas de otras lluvias, de otros tiempos. Qué maravillosas descripciones. Coincido con quien dice que no es necesaria la poesía con prosa como la tuya. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  21. me gusto mucho aquella historia y a pesar de que era un poquito larga mis ojos no se cansaron de leerla pues era muy agradable

    siempre es un gusto pasar por aqui!

    besos
    que estes bien
    muak
    =D

    ResponderEliminar
  22. Doña Cristal00k, sepa usted que está dotada de una exquisita sensibilidad proustiana!!!!

    ResponderEliminar
  23. y, aquel lindo gatito,con su lenguaje run runeo consiguió pasar al lado de la mejor dimensión de los cristales, la suavidad de una prosa se hacia incomparable al rugido de los cielos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta lo bien que sabes transmitir sensaciones. La lluvia, mediterránea, del norte, la caribeña, los olores...la melancolía.

    ResponderEliminar
  25. Cuanta belleza en tu pequeño cuento. Curiosamente me sentí identificada. Donde yo nací,no se huye de la lluvia y también soy de las que cuando llueve recoge a su gatita de la terraza y se la lleva al sofá mientras lee o bloguea o lee las noticias digitales. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Gracias Lola, si te hizo sentir bien, valió la pena colgarlo.
    Un beso.


    Luisa, la lluvia es imprescindible en mi acervo emocional. La llevo en la sangre. Dime rara...
    Besos preciosa.



    Espe, te voy a pedir un favor: excédete siempre en tus comentarios, te lo ruego. Sobretodosi son como este.
    Un besazo.


    Mi Gárgola, muchísimas gracias. Tu si que sabes de tus lluvias... que deben de ser divinas.
    Un besazo.
    P.D. O.K. Nos hablamos.


    Pues sí Elisa, esa lluvia tropical es especialísima y es tan fácil dejarse mojar por ella...
    Me gusta verte por aquí preciosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Gabi, pues una cosa te voy a decir...

    ResponderEliminar
  28. Gracias, gracias, gracias, gracias, gracias, gtacias

    ResponderEliminar
  29. De todo corazón.
    Tu si que me gustas. A mi y a todos los que te seguimos.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  30. Gracias súper-Pedro. Que tu me digas escritora tiene mucho valor para mi. Soy de más al Oeste que tú y vivo en el Este. Queda claro ¿no?
    Un beso.


    Muchísimas gracias Oyana. No sabes lo que me animais entre todos. Pero estoy lejos del formato del libro.
    Un beso grande, muy graaande.


    €rik, vente pacá cuando quieras, el Mistral andará encantado de verte cerca del mar. Aunque sea a ratitos... Un beso.


    Gracias Duncan, todo tiene su encanto, hasta la lluvia y para mi es lo más.
    Muchos besos para los dos.


    Querido Doctor, todo anda inter-relacionado ¿verdad? El Paisaje y la meteorología son una fuente de placer, segura y al alcance de todo el mundo. ¡Increible pero cierto!
    Besos.


    Luis A. De las mejores tormentas que he disfrutado, en una masía de montaña cerca de la Virgen de la Vega. De una fiereza impresionante. Un lugar increible y que me encanta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Tocaya, esa ventana siempre está abierta a la buena gente. Muchas gracias.
    Un beso.


    Soportándome, muhísimas gracias por tus palabras. Pues en cuanto al final, lo dudé... pero la realidad acostumbra a ser la mejor opción.


    Querida Sirena, estaba segura que todo eso te gustaba... lástima de tu alergia a los gatos. Para mi son unos seres especialísimos e imprescindibles en mi vida.
    Muchísimas gracias por tus palabras. Un beso.


    Pues sí Lilyth, es justo como explicas esa lluvia. Un besazo.


    Muchísimas gracias Nancy. Sobretodo viniendo de una gran narradora como tú. Un besazo.


    Gracias Vanessa. De verdad. Un besazo. No te canses por favor.



    Mercedes, ¡que más quisiera yo! pero muchísimas gracias por pensar eso. ¡una de gambas pa Mercedes! jajaja!
    Muas Muas y Rqtmuas.


    Terry, que precioso comentario, gracias mi caballero andante. Un beso muy grande.


    Gracias Brujita, pero ¡mira quien fue hablar! a ti se te da cine, la cosa esa de transmitir. Un besazo.


    Ay Némesis querida, de vosotros hablaba, precisamente, cuando me refería a que no se huye de la lluvia... Un besazo.

    ResponderEliminar
  32. Ya estoy de vuelta querida. Me ha encantado tu entrada lluviosa. Me alegro de volver a estar comentandoen este blog tan bonito.

    ResponderEliminar
  33. Ay mi Maritoñi! tu si que eres bonita! Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Qué bonito escribes y describes.

    A la gente le gusta la lluvia, a mí me pone triste. ¿O es una mezcla de ambos sentimientos? No lo sé.

    Besos

    ResponderEliminar
  35. las lluvias son como los amores, unos llegan como un "bálsamo fresco y suave" y otros como "trombas".
    Yo soy del norte y vivo en el mediterraneo por lo que conozco las dos lluvias (y los dos amores también, jeje).
    bonito relato.

    ResponderEliminar
  36. ¡........Esaaaas gaaaaaammbaaaas!

    ;-D

    ResponderEliminar
  37. Bonita historia. Me ha encantado la detallada descripción del apagón (ese chasquido de los plomos que nunca se oye en las películas...) Es extraño el paso de la narración en pasado a la reflexión en presente: si no fuera porque volvías al pasado, parecería una historia introductoria para tu comparación entre las lluvias del norte y del sur.

    ResponderEliminar
  38. ¿Qué tiene la lluvia que llega a ser tan evocadora de sensaciones?
    Me ha gustado mucho el relato. Como la lluvia, me ha abierto los sentidos de la vista, del tacto ... del oído y del olfato con un regusto estupendo en la boca al leerlo, como los buenos vinos.



    He añadido tu blog en el mio, espero no te moleste.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  39. Labegue, la verdas es que somos legión los que nos gusta la lluvia. Algo tendrá... Gracias por tus palabras guapa,
    Un beso.


    Gracias Rosa, en bálsamo o en tromba, que bonita es ¿verdad? en cuanto a los amores a lo largo de la vida hay para esgoger...
    Un beso.


    Merceditas, oido cocinaaaaaa!
    besos muuuuuuuuuuu grandes.


    José, es lo que tiene utilizar un "narrador" que puedes cambiar el tiempo a conveniencia con más facilidad. Muchas gracias por tus palabras. Y en las pelis, además de eso de los plomos ¿te has fijado que cuando entran de noche. nunca encienden la luz? (me refiero a las de miedo) jeje
    Bienvenido y gracias.

    ResponderEliminar
  40. Aseret, muchas gracias por tus palabras. Tu también vas a mis enlaces y estoy encantada con que me hayas puesto en los tuyos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  41. mmmmmm. Yo sólo odio la lluvia cuando llueve dentro de mi.
    Besazo.

    ResponderEliminar
  42. ¡Que va! tú eres incapaz de odiar. Lo que tienes es un mal pronto que "lo flipas" querido.
    Hxdcy!

    ResponderEliminar
  43. Me ha gustado la comparación de lluvias, la estoy viviendo en persona. Las peores tempestades de verano, esas que caen una o dos veces en los tres meses, son la lluvia normal del caribe, y al menos aquí los relámpagos no faltan! Y todo el mundo con esa infinita paciencia bajo alguno de los escasos balcones, medio sonriendo y contemplando el espectáculo de los pocos atrevidos en medio de la calle con el agua hasta dos palmos de pierna...

    Y la lluvia del norte... Lo que más me sorprendió de Londres es la cantidad de coches descapotables que hay, como "no llueve tanto" supongo que quieren aprovechar al máximo cuando tienen sol!

    Bello relato!

    Salut!

    ResponderEliminar
  44. Delicioso e intimista Cristal, escribe Ud. de maravilla, y por un momento me ha alejado del rastro de mis recurentes pesadillas nocturnas; permítame pasar y sentarme junto a Uds. al lado del fuego pacífico del hogar, le prometo no ronc..ronronear.

    ResponderEliminar
  45. Jamás había leído algo así de bueno sobre la lluvia, impresionante.
    Me encanta, me encanta, me encanta.
    Es que no puedo decir otra cosa Cristal
    Un abrazo enorme encanto.

    ResponderEliminar
  46. Sorprendete relato con el que te dejas transportar. Como dejarte llevar po una mùsica hasta el final que te despierta.

    ResponderEliminar
  47. La lluvia puede ser un torbellino donde el alma se refugia. Puede ser el tiempo derruyéndose en pedacitos. Puede ser el calor que le falta a una noche de invierno; el animal de costumbres que nos mira. Es la madre de lo que soñaremos. Es la esperanza de la tierra; el sino del océano; el crepitar de la Historia; el naciemiento del futuro. El alma de los muertos. La lección sin aprender. El murmullo de los recuerdos.

    Puede ser tantas cosas. También eres tú, cuando te miro por mi ventana.

    Un abrazo grandísimo, preciosa. Eres encantadora.

    Chuff!!

    ResponderEliminar
  48. Hola Cristalook:
    Sé que no viene a cuento este comentario en tu blog y de ante mano te pido disculpas, pero ya que eres seguidora de nemesis y en entradas que esta ùltima ha publicado tu has dejado un comentario(inuadito,no lo lei en ningun periodico y hace tres meses) todos ellos relacionados con mi sobrina, pues te invito a que pases por mi blog y leas la verdadera historia de mi hermana y un maltratador(demostrado)que es el familiar de nemesis.
    Como comprenderas ante tanta falsedad no me puedo quedar de brazos cruzados, viendo fotos y apellidos de mi sobrina en un blog que lo que pide es que un maltratador localice a su victim y como medio utiliza a su hija... Lo siento pero eso no lo puedo consentir.
    Gracias por tu compresion y ahi va mi blog... http://tary.blogspot.es/

    ResponderEliminar
  49. MBI, muchas gracias.


    Asi es Kiko, los del norte, no huyen de la lluvia, supongo que sobre todo porque sería una huída inútil. Y cierto, Londres, es un ejemplo excelente de ello. Buen ojo tiene vd. joven.
    Un abrazo.


    Muchas gracias Antón, es un placer verle por aquí. Venga vd, cuando quiera a olvidar sus pesadillas nocturnas y a disfrutar de las vistas. Un abrazo.


    Querida Gloria, espero que andes algo mejor. Muchísimas gracias por tus palabras. Un beso.


    Muchas gracias Freud, si le ha relajado aunque fuese sólo un momento, valió la pena publicarlo.
    Un abrazo.

    Querido Zen, espero que la lluvia te lleve lo mejor para tí. Y que no me faltes, me gusta verte por aquí o en tu sitio, incluso en otros. Un beso.

    ResponderEliminar
  50. Tary, primero que nada, bienvenida, los blogs son libres y en este, todo el mundo puede entrar con total libertad. No sé a que comentario te refieres, pero seguro que no hubo maldad en él. Cuando alguien pierde a un ser querido, la angustia lo atenaza. Creo que era el caso de Némesis.
    Y si es verdad lo que dices, harás bien en no parar hasta demostrarlo.
    Y si ya tienes pruebas, será más fácil encontrar comprensión y ayuda. Incluída Némesis. Adelante, uno debe luchar por lo que cree.
    En otro orden de cosas, he intentado entrar en el enlace que me has dejado, pero por el momento no he visto ninguna entrada... lo intentaré de nuevo en unos días.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  51. Mi Otro yo se sientió a pleno con tu prosa, tan genuina, tan real que hasta tengo el paragüas a mano. Amiga, tú si que sabes escribir prosas. Un gran abrazo de lluvia (como pez en el agua). Cuidate

    ResponderEliminar
  52. Precioso relato. Melancólico a veces, confortante otras, como la lluvia misma. Me acompañan tus textos Cristal, es bueno saberte aquí.
    Escribí algo sobre la lluvia en mi blog, en una entrada antigua: "Sucede con la lluvia" (27-04-2008), me gustaría compartirlo con vos. Besos.

    ResponderEliminar
  53. Cristal, llego muy tarde, pero aquí estoy.
    Sobre tu escrito...¿qué puedo decir?
    Ah, sí, que me he quedado empapado y con unas ganas de convertirme en gato que para qué te cuento.

    A mí también me gusta la lluvia y la música de Mozart.
    Pero la proxima vez avisa y pon un título explicativo, porque entré ingenuamente, sin haber traido paraguas.
    Otra vez me pasó lo mismo con el conde, que me quedé hecho una sopa con uno de sus escritos.

    Y es que escribís tan bien los dos que transportais al incauto lector...

    Un saludo de lluvia (seca).

    ResponderEliminar
  54. Cristalook muchas gracias por tu comprension...
    En este nuevo blog podras ver todo lo que he comentado, asi que no dejes de pasar.
    Y claro que no paré, no dejaré que a mi hermana le hagan mas daño su familia. Y la verdad nemesis no conocia a la niña, jamas la vio en persona ya comente que es un familiar que vive en francia y que él casi no tenia relacion con la familia..
    Nada, te agradezco una vez mas no haber eliminado mi comentario y seras bienvenida a http://tary4ever.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  55. Claro que nunca ví a la niña. Y no conozco la cara de su madre. Conozco lo que me iban diciendo en Portonovo, los amigos de mi familiar, UNA PERSONA DE LA FAMILIA DE TARY dijo algo interesante a un tercero y ese tercero me lo dijo a mí. Conozco lo que dijo alguien que la vió en el Albariño en Cambados. Y el documento donde dice que la están buscando y que ella le denunció por intento de violac. tiempo después de irse de casa y que no salió ningún indicio según el forense. Ya te dije, Tary, que si tienes un original que pone otra cosa, y dices que me conoces, no tienes más que venir aquí. Lo que tiene que hacer tu hermana con ese papel, es denunciar aquí y hacer las cosas bien. Nada más. Y, por cierto, lo que haga su hermana en cama, ¿a mí que?.¿A tí te influye en algo?

    ResponderEliminar
  56. A mí me encanta la lluvia... Bonito relato, me ha gustado mucho.

    Un saludo :-)

    ResponderEliminar
  57. Querida Ana, buscaré esa entrada sin falta, gracias por querer compartirla conmigo.
    Besos.


    Antonio, cierto, me despisté y no puse título, aquí Bill Gates...jeje
    Muchas gracias por tus palabras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  58. Némesis, Tary, a las dos os preocupa lo mismo. La niña. Lo que os honra a ambas. Os deseo lo mejor a las dos.
    Besos

    ResponderEliminar
  59. Caronte, bienvenido y muchas gracias por tu comentario.
    Saludos.

    P.D. Tú, con tu barca, no tendrás problema por más que llueva jeje.

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...