miércoles, 31 de diciembre de 2008

Breves comidas de olla y Feliz 2009


___________________________________________________________________________________
Alguien me ha preguntado hoy, que criterio seguía para seleccionar el tema de las entradas. Y después de pensarlo un rato me he dado cuenta de lo siguiente:
Muchas veces, antes de colgar un texto, me entran las dudas filosóficas de last moment. Empiezo a darle vueltas al asunto, y pienso que cualquier reflexión que yo pueda hacer, sobre cualesquiera el tema, no va a tener demasiado interés para el que lo lea. Como mucho, puede ser un punto de vista más. Me refiero a que no voy a descubrir la sopa de ajo ¡vaya!. Me digo, y sé cierto, que en este mundo virtual o en cualquier otro, siempre habrá, quien vaya más allá, mas a fondo, seguramente con más tino y antes que una servidora.
De verdad lo creo.
Tengo sólo un par de máximas, pero que me hacen descartar cantidad de textos. No ser pesimista, aunque se me escape por las rendijas, que una sabe de sus tendencias y tal. Y no personalizar en exceso. Eso, hace que muchas veces, a última hora, rechace lo que ya tenía preparado para publicar y me refugie en descripciones, que me atañen, pero no me comprometen. O en autores, que me conciernen por coincidencia en las emociones, aunque el hecho en sí, no me afecte directamente. Y si lo hace, intento que sea en un sentido positivo. Que la vida da para todo, malo y bueno. Pero siempre se me ocurre que quizás, a veces, aburro un pelín en un más de lo mismo.
Desde aquí mi admiración a todos los que sois capaces de hablar de vuestros sentimientos sin complejos. Porque siempre interesa y empatiza más, el hecho que le sucede a alguien en concreto, que abordar ese mismo tema en general. Algo, que algunos de vosotros dominais de vicio. Sobretodo los poetas, sin menoscabo de los prosistas que los hay más que excelentes. Pero la poesía tiene una innegable dificultad añadida ¿verdad?.
Pero está claro, que con o sin dudas e indecisiones varias, los que abrimos un espacio de estas características, una de las cosas que buscamos, además de verter nuestros pensamientos y sentires en estas bitácoras, es transcender del anonimato nuestras letras. Y cada día al abrir el blog y encontrarnos que nuestra semilla sembrada ha dado sus frutos en forma de comentarios, a la mayoría, se nos dibuja una buena sonrisa de "ego" y también de agradecimiento impagable. Por lo menos a mí.
Anima saber, que poco o mucho, agrada y despierta interés nuestro punto de vista sobre lo que sea. Provocar y sentir empatía es siempre grato. A veces, sentir y dar un poco de felicidad no es difícil.
Por eso, hoy, quiero daros las gracias a todos los que me visitais, a menudo, siempre o muy de vez en cuando, por proporcionarme momentos tan placenteros, con vuestros posts y comentarios y desearos lo mejor para el año que entra. FELIZ 2009

lunes, 29 de diciembre de 2008

Del amor líquido y otras menudencias


La interrupción, la incoherencia, la sorpresa, son las condiciones habituales de nuestra vida. Se han convertido incluso en necesidades reales para muchas personas, cuyas mentes sólo se alimentan de cambios súbitos y de estímulos permanentemente renovados.Ya no toleramos nada que dure.Ya no sabemos como hacer para que el aburrimiento de fruto.Entonces, todo el tema se reduce a esta pregunta :¿La mente humana puede dominar lo que la mente humana ha creado?
Paul Valéry. Poeta y ensayista del XX
_________________________________________________________________

Sygmunt Bauman. Sociólogo y ensayista de principios del XXI


Lo que en realidad nos gustaría - dice Bauman- es poner en cada relación un cartel, de que se trata de un compromiso hasta nuevo aviso. Cualquier alusión por leve que sea al compromiso, aterra y se toma como un atentado a la libertad individual. Cuando habla de sociedad o amor líquido, nos remite a la metáfora del líquido cuya característica definitoria es que fluyen y son incapaces de mantener su forma. Como el agua de un río, que siempre llevará agua pero nunca la misma ni en el mismo lugar...

Se trata el amor y la amistad como un producto más de la sociedad de consumo. Todo basado en la relación coste-beneficio conveniencia."La razón que promueve la civilización es la razón del auto-interés y de la búsqueda de la propia felicidad", a través de otros o a costa de ellos, sin importar la cantidad. Lo importante es la ausencia de compromiso y no ser un rehén del destino. Miedo a establecer relaciones duraderas. Sigue diciendo Bauman que todo está pensado para pasar de un deseo al otro, para apagar rápidamente los viejos y dejar sitio a otros nuevos. La divisa de la sociedad de consumo: "si no queda satisfecho le devolvemos su dinero" se ha convertido en el paradigma de toda relación.

Creemos-dice- que la capacidad amorosa crece con la experiencia acumulada, que el próximo amor será una experiencia aún más estimulante que la que se disfruta actualmente, aunque no tan emocionante como la que vendrá después de la próxima.Añade que, por un lado, en un ambiente líquido, necesitamos amigos más que en cualquier otro momento del pasado. Por otro, sin embargo, la amistad o el amor es un baile a dos y requiere de un compromiso firme y permanente, que casi nadie está dispuesto a asumir hasta el final, porque nos puede atar de manos en caso de que la situación cambie y aparezcan nuevas oportunidades más atractivas o con más prestaciones. Aparece entonces el miedo "liquido" off course! a que esas oportunidades sean peores que las que hemos abandonado... en una espiral que en nada favorece a que florezcan las amistades o el amor...

Ninguna clase de conexión que pueda llenar el vacío dejado por los antiguos vínculos ausentes tiene garantía de duración. Es más, esa conexión, no debría estar bien "anudada", para que sea posible desanudarla rápidamente cuando las condiciones cambien...

Y así sucesivamente... y la verdad es que lo "ha clavao"

Moraleja: ¡Pues si que estamos apañaos! (que ya me estaba poniendo mu tremenda)

A pesar de todo, el hombre se confiesa optimista... no sé yo... dice que en el pasado ha habido muchos y graves problemas sociológicos a los que la humanidad ha sido capaz de dar solución y que cree y espera que ahora también lo haremos. Pero mientras tanto... ¿cuantas ahogados habrá en tanto líquido?




domingo, 21 de diciembre de 2008

Caminando sobre la infancia


__________________________________________________
- Para "Soportándome", que preguntó -
__________________________________________________

"La infancia, no se recupera. Se conserva". (Ana María Matute) 16/10/2012
__________________________________________________

Erase una vez, una niña de aspecto frágil y mirada escrutadora, que indagaba en el entorno de su realidad con curiosidad insaciable. Tiempos azarosos la habían relegado a vivir en el oscuro internado de una pequeña capital de provincias. Todos los inviernos enfermaba debido a la fría humedad que reinaba en aquel vetusto y antigüo edificio, en el que las monjas se negaban a encender la calefacción por algún motivo que siempre se le escapó. Lo que añadido a una naturaleza delicada, provocaba que lo que en otro niño cualquiera eran unas sencillas anginas, se transformase en ella en una bronquitis complicada.

Era entonces, cuando el médico del colegio determinaba a menudo, la conveniencia de que la pequeña se trasladase a un ambiente más seco y soleado. Adoraba ese instante, que acostumbraba a esperar con los dedos cruzados. Ese diagnóstico, representaba abandonar su estado de prisionera y viajar con su tía-abuela a la que idolatraba, hacia la libertad y la magia. Una corriente mutua, que provocaba que ambas esperasen con impaciencia el momento de reunirse. La anciana, muy respetada por los lugareños, era una genuina Druida a la antigüa usanza, sabia en conjuros y remedios de hierbas. Ampliamente solicitada para curaciones, pero también para lecturas de runas y cartas, en las que era una auténtica experta Un contacto que resultaba benéfico para ambas, a la pequeña le daba seguridad y la anciana aliviaba su soledad.

Así que, en una bella y remota aldea de un valle perdido entre montañas, atravesado por un gran río en el que desembocaban infinidad de riachuelos de las diferentes parroquias que lo conformaban, ambas se acompañaban en un grato y deseado equilibrio. Al dúo, había que añadir a dos mastines y un perrillo bastardo, que ella había rescatado de las aguas de un arroyo cercano donde le habían abandonado con la intención de que se ahogase. Y que respondía, como no, al nombre de Moisés. Habitaban la vieja casa familiar, un recio caserón de granito dorado, un tanto destartalado casi a punto de entrar en ruinas, pero en el que nunca faltaba un buen fuego donde calentarse.

Vivir allí en época escolar implicaba una cierta soledad. Los pocos niños que había de forma permanente en la aldea, acudían a la escuela de una localidad cercana y no regresaban hasta bien entrada la tarde, evitándose así el doble viaje por los intransitables caminos de invierno. Pero eso nunca le importó a una solitaria de vocación, más bien al contrario, le permitía sumergirse durante horas en la lectura, en una pequeña pero jugosa y variopinta biblioteca que había en la casa. Un lugar encantado donde el sol entraba a raudales desde el alba hasta el anochecer y que su tía cuidadosa y sabedora de sus gustos, caldeaba con un buen fuego de chimenea.

Esa soledad y la crudeza del invierno norteño, la convirtieron para siempre en un ratón de biblioteca, pero hizo ahí grandes amigos, Perrault, Andersen, Steveson, Twain, H.G.Wells, Dickens, Dumas, Verne o Salgari, fueron compañeros inseparables en esos días que se sucedían sumergidos en aventuras sin fin. Una buena base para pasar poco a poco, sin dificultad alguna a lecturas de más enjundia. Moisés, sus sueños y ese séquito de literarios amigos la acompañaban la mayor parte de las veces, en sus largos paseos entre robles y castaños por los tupidos y hechiceros bosques cercanos, en donde cualquier cosa era posible.

Acostumbraba a despertarse con el tañido de las espadañas de alguna de las ermitas cercanas. Su primera sensación era olfatear el aroma de la pinaza y las vides quemando en el hogar, mientras su tía preparaba el desayuno. Aún a día de hoy, ese aroma familiar de la leña ardiendo, la devuelve siempre inevitablemente, a ese entrañable momento.

Convirtió en todo un ritual matutino, abrir la ventana de su habitación para otear el magnífico paisaje que acariciaba su retina y su cerebro desde esa atalaya privilegiada. Un auténtico placer, observar como el sol tímido de esas latitudes del Oeste, diluía lentamente las neblinas de primera hora, descubriendo poco a poco los vastos viñedos, lustrados por un baño de orvallo reciente que se extendían más allá del río, hasta el ferrocarril que discurría por el otro lado del valle. Justo en el medio, bordeando la poderosa corriente de agua, se mecían los altísimos chopos, que parecían esforzarse para alcanzar a las lejanas y viajeras nubes, trayendo rumores de agua cristalina y presurosa. Le daba seguridad, aún sin prestarle atención, percibir el murmullo cercano de la conversación de su tía con alguno de los escasos vecinos. Y a lo lejos, rodeando aquella clarísima olla volcaníca, el sky-line de montañas azules que aún hoy podría dibujar con los ojos cerrados.

Eran esos los momentos que se le hacían más presentes cuando pensaba en algo cercano a la felicidad. Sólo allí era capaz de abandonarse por completo y sin temor alguno... en una especie de arrobo casi místico, donde se daba una comunión perfecta con el medio que hacía desaparecer todo lo demás... Sólo ella y la naturaleza. Hubo veces en que llamarla por su nombre no era suficiente para devolverla al presente y la Druida debía tocarla en el hombro dulcemente para hacerla regresar de sus sueños. En ocasiones, se acomodaba con ella en el alféizar y durante unos minutos ambas se abstraían en completo silencio en la contemplación de aquel prodigioso entorno.

Nunca como allí, se sintió mas en casa. Incluso ahora tantos años después, sentía que pertenecía a ese lugar y a ese tiempo... en cuerpo y alma. Como si fuese un roble o un peñasco más de esa Geografía amada y grabada en sus pupilas para siempre.
_________________________________________

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Sobre la Felicidad



__________________________________________________


La felicidad nada tiene que ver con la ratio, ni con la moral, es por esencia algo mágico, perteneciente a una etapa humana ancestral, infantil.

La criatura feliz, regalada por las hadas, mimada por los dioses, no es un objeto para el análisis racional. Es un símbolo y está más allá de lo personal y lo histórico.

Hay con todo, personas privilegiadas cuya vida es inconcebible sin "felicidad", aunque esta sólo consista, en que entre ellas y sus tareas se da una perfecta armonización en lo histórico y lo biográfico, en no haber nacido pronto o demasiado tarde.


Hermann Hesse


Sobreañadido al hecho mismo de vivir, de poder seguir funcionando, lo que puede hacerse sin conciencia reflexiva, lo más que podemos obtener de la existencia es precisamente eso:

ganas de "decir sí".

Pero si entendemos un poco la entraña del deseo humano, nunca, cambiaremos la alegria por ningún otro don o conquista, pues cuanto apetecemos o arrebatamos, no nos motiva más que a fin de conseguir una experiencia de asentimiento a la vida.

Lo que Fausto decía anhelar, el "detente momento, eres tan hermoso", puede traducirse, por "ahora, sí".

La felicidad es un estado de afirmación vital, el placer es la sensación de esa afirmación y la alegría es el sentimiento de la afirmación.


Fernando Savater
______________________________________________

Asi pues, os deseo muchos momentos felices, siempre, y especialmente en estos días.

martes, 9 de diciembre de 2008

Cuento de Navidad Un café ¡venga!

                                      http://www.flickr.com/photos/jordasin/291308740/in/photostream
                                      _________________________________________________


Su esposo le pasó el diario abierto por el obituario.

- ¡Eh! ¿esta Marta no es tu amiga?

La esquela resaltada en negro, le escupió un Marta Navarro Peña que la sobrecogió.
“Sus apenados hijos, Ramón y Enma comunican..."

Sin duda era ella. Después de tanta búsqueda…al fin... lástima que fuera en esas circunstancias.
La reseña decía que se daba el duelo por recibido, sin facilitar  ninguna dirección mortuoria…
Durante un buen rato se quedó en suspenso sin saber que hacer. Pero al cabo de unas horas, decidió que haría una visita a alguien en honor de Marta. Aunque nunca se lo había dicho, le constaba que también se había hartado de buscarla sin resultado alguno. Merecía saberlo.

-Hola, Luis -saludó al entrar-

-¡Hombre, Esther! ¿cómo va todo?

Entre ellos había una curiosa familiaridad, aunque en realidad apenas se conocían. Un azar puro y duro había creado esa relación ocasional y siempre que se acercaba por allí, muy de vez en cuando, no podían dejar de acordarse de como se conocieron. No acostumbraban a hablar de ello, pero siempre que se veían, ese recuerdo flotaba en el ambiente. Hoy también.

Un par de años atrás, había entrado en esa chocolatería por casualidad cansada de cargar las bolsas. Le venía de paso y el frío en la calle era intenso esa mañana. Un calorcito agradable la confortó al entrar, permitiéndole sacarse el abrigo y los guantes. En la TV, los niños de San Ildefonso cantaban los números de la lotería de Navidad como si les fuera la vida en ello.
Se sentó en la única mesa libre, junto a la cristalera, le gustaba ver la calle abarrotada de gente, entrando y saliendo de las tiendas. Miró hacia la barra buscando con la vista al camarero y entonces la vio. Una “sin techo”, encaramada en el taburete del rincón, con sus infra pertenencias rodeándola la miraba atentamente. Pasando el rato, retardando el momento de salir de nuevo a la intemperie. No sería mucho mayor que ella.

Mientras se acababa de instalar, pensó brevemente en que no era extraño que se hubiera puesto al abrigo del frío y que tenía suerte de que la hubieran dejado entrar en el local. Menos mal. Intuyó que provenía del albergue para indigentes de dos calles más abajo.que debía estar a tope debido a la temperatura reinante. En ese barrio del casco antiguo, en pleno centro, no era extraño tropezarse con alguno.

Como buena urbanita curtida, en cuanto el camarero se acercó dejó de prestarle atención. Ordenó un chocolate con una ensaimada, mientras repasaba mentalmente la lista de regalos que tenía y los que le faltaban.
Desde que sus hijos habían crecido, cada año se le hacía más cansino todo ese montaje de regalos, comilonas, visitas obligadas y alegrías forzadas. Lo daba por otra de tantas batallas perdidas… Pasaba de tirarse el típico rollo “progre” de: “a mí, nunca me ha gustado la Navidad” aunque fuera bien cierto en su caso. Ni de niña. Y tenía claro, que había cosas que le gustaban muchísimo menos.

Siguiendo el curso de sus pensamientos, después de observar las bolsas, calculó que le faltaban tres regalos. Decidió que saliendo de allí se acercaría al Corte Inglés y lo dejaría solventado en un dos por tres. Sonrió para ella misma, sintiéndose un poco estúpida, por el cutre pareado que le acababa de salir. Sonó el móvil y mantuvo una breve conversación con su hermana, ultimando detalles de la cena de Nochebuena.

Mientras se ponía el abrigo y los guantes de nuevo, para abandonar el local, una ráfaga de viento helado se coló por la puerta, al tiempo que entraban dos críos con su madre. Sonrió otra vez con una cierta nostalgia, al oír como los amenazaba con suspender la entrega de la carta a Papá Noel si no dejaban de pelearse. Se sentaron justo enfrente de la vagabunda.

Por un momento, sus miradas volvieron a cruzarse. Y de pronto, como una revelación, algo le dijo que la mujer no había dejado de observarla. La vio saltar del taburete mucho más ágil de lo que nunca hubiera supuesto, avanzando hacia ella sonriendo. No miró hacia atrás, después de hacerlo disimuladamente a ambos lados, porque se sentía totalmente atrapada en aquella mirada…
Y también, porque en medio de ese súbito pasmo, un escalofrío de recuerdo se abría en su mente, al escuchar  como pronunciaba su nombre...

-Hola, Esther...

No salía de su asombro, no era posible…. Parecía… Pero...

- No te acordarás de mí… Soy Marta, Marta Navarro... del Instituto…. hicimos el Bachillerato y el COU juntas. Me sentaba justo detrás tuyo.

Inmersa en un considerable desconcierto, apenas acertó a balbucir en voz baja:

-Sí, sí, sé quien eres…discúlpame, no te había reconocido...

Aunque sus pensamientos se sucedían a toda velocidad, la sorpresa la mantenía paralizada. No se atrevía a preguntar ¿qué tal? o ¿Cómo te va todo? porque lo que de verdad pugnaba por salir de sus labios era un ¿pero qué te ha pasado? ¡así de grande!

En su porte y en sus ojos, aún se adivinaba un último rastro de dignidad, pero su cara reflejaba claramente las huellas y los estragos de años de alcohol y vida callejera. ¿Y qué se había hecho de aquella espléndida melena que la distinguía? ¡Por Dios...!

Ella, que siempre fue mucho más desenvuelta, la sacó del apuro.

-¡Cuánto tiempo! ¿verdad? Al principio no estaba segura de si eras tú, pero cuando te he oído hablar por el móvil ya no he tenido dudas. Andas de compras de Navidad supongo.... Yo vengo a desayunar aquí, a veces… -con algo menos de aplomo-

Casi se sonrojó al ver como miraba las bolsas. Se sintió como una pija miserable y prepotente. Pero reaccionó al fin.

-Pues me alegro de verte Marta, siéntate aquí conmigo y hablamos eh?

-Tendrás prisa… ya te ibas… -La miraba a los ojos-

- Un café, ¡venga! -Le sostuvo la mirada-

Marta aceptó el café y se sentaron.

Y contra todo pronóstico, la química que las uniera un día, volvió a funcionar casi de inmediato. En apenas media hora, era como si se hubieran visto un par de semanas antes. Marta desplegó todo su encanto, la verdad es que había mucho para contar por ambas partes.

Realmente habían estado muy unidas en esos años de Instituto. En el fondo de aquellas pupilas, aun latía el alma de aquella adolescente con la que tanto había congeniado y compartido en esos años mágicos de iniciación y descubrimientos en mil correrías. Habían sido inseparables. Su madre las llamaba: “el pack”. Luego, al empezar la Universidad en Facultades diferentes, poco a poco e inexplicablemente, se habían ido distanciando hasta perderse la pista. Lo último que había sabido de ella, hasta ese momento, es que se había ido a Alemania con una beca.

Sorprendentemente, al cabo de varias horas de conversación, Marta, era cualquier cosa menos una perdedora. Su peripecia vital resultó ser tan apasionante, que redujo su indigencia casi a una pura anécdota más. Inspiró cualquier cosa menos lástima. Y es que la inteligencia es siempre un grado superlativo.

Les costó despedirse con la chocolatería a punto de cerrar, cerca de las diez de la noche. Luis, las fue atendiendo durante toda la jornada, observándolas con curiosidad y disimulo al principio, pero el diminuto local no permitía más que una intimidad muy relativa.

Al final de la tarde, intervenía en la conversación riendo abiertamente con ellas. Cautivado por la situación y por la simpatía de Marta, que no cesaba de gastarle bromas y se lo había metido en el bolsillo sin reservas. A pesar de los avatares de su vida, conservaba fresca aquella fina ironía un poco cínica, que le salía de natural y que siempre la hizo tan especial. Al pedir la cuenta, les hizo prometer que volverían si las invitaba. Ambas lo juraron solemnemente entre risas.

Llegado el momento de irse, Esther le facilitó su dirección y su teléfono, conminándola cariñosamente  varias veces a que mantuviesen el contacto. Marta prometió llamarla a no tardar, para darle su nueva dirección en cuanto se instalara... -Pero en su mirada latía claro el “adiós”-

Hoy, igual que otras veces, hablaban de nimiedades, pero mientras lo hacían... Esther le pidió un bolígrafo al mismo tiempo que abría el diario y rodeaba con un círculo la esquela. Entretanto él la leía atentamente, abandonó por última vez el local.

viernes, 5 de diciembre de 2008

"La diferencia es natural, la desigualdad no" (made in Gárgola)



__________________________________________________
Dada la complejidad y extensión de muchos de los comentarios a mi post anterior, he decidido publicar una entrada, en la que trataré de englobar una respuesta general dentro de lo posible, a todos ellos. Cosa harto difícil por otra parte.
Lo primero y más importante, daros las gracias a todos, incluso a los que sólo me hayais leido sin dejar huella. Y especialmente, a los y las, que coincidís conmigo prácticamente en todo, a los que sólo lo haceis en parte, o en nada de nada. Sois un LUJAZO, que aun no sé como me he podido permitir.
En lo que estaremos todos de acuerdo, es que el tema que ha surgido a raíz del post, se las trae... porque siempre es difícil hablar de sentimientos que nos atañen a todos tan de cerca y mucho más poner de acuerdo, tantas, y tan variadas sensibilidades.
Lo que si os digo, es que servidora, percibió esa conversación como algo gracioso y anecdótico. No como un análisis "general" del comportamiento masculino ante determinadas situaciones. ¡Dios me libre de tamaña audacia! Soy de las que piensa que cada persona es un mundo. Por lo tanto, sobre todas y cada una de ellas, se podría escribir un "tratado del comportamiento de fulanito o fulanita". En el que influiría la biología, el carácter, de cada uno, el entorno, y sobretodo, las vivencias, tan diferentes unas de otras, de la persona en cuestión.
Pero en esa reunión se habló sobretodo de hombres... y por eso, la mayoría del post versa sobre vosotros chicos. Pero también se habló de mujeres y no poco... Es decir, es la opinión de única y exclusivamente las que allí estábamos en ese momento, y, esto es muy importante, sobre personas con nombre y apellidos, sobre los que hablaron mis compañeras. Y que luego yo traduje al anonimato, como es comprensible y de esperar. Otra cosa hubiera sido hasta denunciable, e molto pericolosa per me.
También decir que todo lo que haya de opinión en ese escrito, aunque no guste, es mío, y lo sigo suscribiendo al 100%, que ya no está una para paños calientes, ni extemporáneos cambios de chaqueta. Desde aquí pido disculpas a quien se haya podido sentir ofendido. No era mi intención ir más allá de unas risas. Esa noche se produjo el típico fenómeno del efecto en cadena. A la que se quejó la primera, las demás fueron detrás. Pues a mi... pues yo... etc...
Suprimí de la entrada, ya muy extensa, un párrafo que ahora me parece esencial, pero decidí que era más interesante, y sobretodo más divertida la opinión de las asistentes, que la mía. Dice asi:
Hay infinidad de mujeres, que aún hoy, buscan e idealizan como un fetiche ese prototipo de "macho-malote", mezcla de príncipe azul y gigoló, medio salvador, medio chulo de discoteca, que las maltrate un poco psicológicamente. Que se considera a sí mismo un triunfador, en la medida, en que cuantas más mujeres hayan sufrido por él, mejor lo ha hecho como seductor. El típico gilipollas vaya!. Les pone sin más e irremediablemente. Faltaría ver y analizar hasta que punto la sociedad fomenta esos comportamientos. Algo que recoge Gabiprog, de forma muy lúcida, en su comentario, tan acertado de principio a fin. Hay mujeres, a las que les encanta ese rol de la mujer "sedotta e abandonatta" a la que el mal de amores la hace "sinvivir" a tope. En una involución absurda y estúpida donde las haya, que sólo es generadora de más dolor y más estupidez. Aunque la mayoría negaría tal comportamiento. Al igual que los hombres, que nunca se reconocen como machistas. Ninguno. Frase, que parece haber molestado a más de uno, pero que sigo reiterando, ahora más que nunca. Y dejar patente, que tan solo mi opinión, no convierte a nadie, en algo que no sea. En todo caso, el que se pica.... y ciento volando! jeje.
Detecto también, aunque no en todos los comentarios, una especie de "temor reverencial"a definirse claramente en este tema. Como si hubiera miedo a la etiqueta que eso pudiera conllevar. No sé si me explico.
Creo, y repito aquí, lo que en punto y aparte, le contesto al Sr. Abad. Que todos, somos lo que somos, producto de un tiempo y una educación, y al final, eso, siempre acaba por hacerse evidente irremediablemente. Que una cosa es hablar, y otra muy distinta dar trigo. Y yo, me incluyo la primera, que contradicciones tenemos todos. Y no hagamos leña del árbol caido.
Sé, porque lo vivo muy de cerca, ni os imaginais cuanto! que no todos los jóvenes son iguales. Pero de ésos de los que se habló, hay, y no son pocos… y no creo de ningún modo, que las drogas enriquezcan en ningún sentido, como no sea el bolsillo del que las vende. Y desgraciadamente, sé muy bien de lo que hablo.
Y tienes toda la razón Lola, no hay hombre que se resista a un buen culo y un generoso par de tetas. Es algo que les “prima” a la mayoría, que no todos. Y el que diga lo contrario, miente, como un bellaco.
Gloria prometo hacer un post sobre las mujeres que tienen “tela” como tu dices, que de haberlas haylas…y no son moco de pavo precisamente. Pero me abruma un poco haber abierto, casi sin querer, pensando que hacía una gracia, la caja de los truenos. Por otro lado tienes razón me encanta y que coño! ¿quién dijo miedo?
Y sí Luisa, lo que pasó, pasó, pero “semos asina” como tu dices. ¡Cuánto sabes!
Alguien apunta, que ellos hacen las cosas según les vienen. Y yo creo que ellos hacen, según que cosas, porque “pueden”, y pueden, sobretodo, porque se lo permitimos…
Por lo que no pienso disculparme en modo alguno, aunque me tachen de“borde feminista” es por pensar. Tienes toda la razón Elisa. Prefiero mil veces seguir pensando por mí misma, a que lo hagan por mí. Bastantes siglos ha habido ya de eso ¿verdad? Y no me refiero a ti, Labegue, que no sé porque intuyo, que a pesar de lo que dices, tienes este tema más que “requetepensado”y calibrado. En el fondo, te intuyo muy cercana a mi, escéptica total…

Aunque quien sabe… cualquier día nos llevamos una sorpresa y empieza a haber vida ahí fuera…
Luis Antonio, dices que nada de lo que digo te atañe, pues justo eso es lo que escribí más arriba, lo que yo diga no hace a nadie, nada que él no sea. Y gracias por tus elogios. Y los del post, son una de tantas minorías que contribuyen a conformar una mayoría variopinta y con muchas diferencias. Estoy de acuerdo. Pero de haberlos haylos, dime recalcitrante…
Gárgola, te robé el título, ya lo ves. Como se puede decir tanto y tan sensato en tan pocas líneas. Estoy segura de que todos del primero al último lo suscribimos.
De los demás, considero que estamos en sintonía casi al 100% lo que me conforta y hace que no me sienta un “bicho raro”.

Y en cuanto a como envejecemos, reitero lo dicho. La connotación de la edad, no significa lo mismo en masculino que en femenino. Y no me convencereis de lo contrario. Ahí está el lenguaje, algo tan cotidiano y tan revelador para demostrarlo de forma aplastante. No voy a repetir aquí ni añadir, frases hechas que todo el mundo conoce. Sigue habiendo un doble rasero para medir el hecho masculino y el hecho femenino y lo que te rondaré morena… se pueden cambiar las leyes… pero la sociología es más lenta que el caballo del malo.

Nada más, sólo repetir que no estaba en mi ánimo generalizar y mucho menos molestar. Agradeceros de nuevo a todos, a todos, a todos, a todos, la atención que me habeis prestado y vuestros pedazo de comentarios del primero al último. Os quiero.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Reunion de pastoras....


_____________________________________________________
He aquí las reflexiones de un abanico de mujeres de diferentes edades, que al azar y una cena de empresa reunió aleatoriamente. Como suele ocurrir en estos casos, los hombres acabaron por su lado hablando de fúltbol y el último cachivache electrónico. Y las mujeres por el nuestro, de hombres y relaciones ¿de qué sinó?. Los antibióticos y la carretera, me impidieron beber esa noche, así que tengo muy presente lo que alli se habló.
Al final de la noche, después de unas cuantas copas, la lengua suelta, la frente muy alta, y la falda muy corta, que diría Sabina, las asistentes sobretodo se quejaban.
Antes de entrar en materia, y como no me gustaría que se molestasen mis visitantes varones, vaya por delante que todo lo que allí se dijo, no fue óbice, ni representó impedimento alguno para que todas reconocieramos, que hay veinteañeros geniales y dispuestos a embarcarse a fondo en sus relaciones sentimentales. Treintañeros comprometidos y responsables que cuidan a su pareja como un tesoro. Cuarentones con la inteligencia y la madurez necesaria para apreciar la relación y la compañera que tienen, a lo que no cambiarían por nada del mundo, por una jovenzuela mas bitch que las chicken y que los haría ir como puta por rastrojo, y sin llegar nunca a sus expectativas. Y cincuentones o más, seguros de si mismos y que han sido capaces de evolucionar con los tiempos, y tratar de igual a igual a sus parejas, sin sentirse menoscabados por ello. Y no sólo de boquilla. Aunque... y perdonadme la maldad, ¿alguien conoce a un solo hombre que se declare machista? Yo no. ¿Ande andarán?
Vamos allá:
Me sorprendió que las más quejosas estuviesen en la veintena. Lo hacían diciendo que empezaban a estar hartas de paralíticos emocionales, incapaces de expresar sus sentimientos, y con un terror patológico a cualquier tipo de compromiso. Esbozaron un prototipo entre los veinte largos y los treinta y pocos.
Viven en casa de sus padres, donde tienen la intendencia solventada (lavado, planchado, alimentación etc...) pero ya hace un tiempo que han terminado la carrera o están a punto de hacerlo y están trabajando. Tienen una pseudo novia "comodín", con la que comparten algunas cosas, sobretodo el buen sexo asegurado y las inyecciones de auto-estima convenientes a su ego. Pero son relaciones que sólo conjugan el presente, nunca el futuro. La mayoría siguen saliendo los fines de semana, con una frecuencia que roza lo insólito, sólo con los amigos.
La secuencia es la siguiente: quedan en casa del único que se ha independizado. O en el domicilio del que tiene los padres más permisivos. Antes de salir se ponen ciegos de alcohol, porros y a veces algún "tirito" (algo que la mayoría oculta a la novia) y luego salen a ver lo que pillan.
Si hay suerte, y el exceso de estimulantes no les fastidia la erección, un polvete en el lavabo cutre de la disco de turno o a precario en el coche... con la borrachuza de turno, que tampoco sabe muy bien donde se está metiendo. O sea, tirando largo de 15 a 30 minutos de sexo desesperado... les hace sentirse ¿libres? o ¿descerebrados?. Pero, eso, es para ellos y muchas ellas triunfar... Y el que se resiste a dejarse arrastrar por semejante estupidez, es un dominado, un aburrido y un calzonazos... que ya está "kaput" y a punto, poco menos, que de entrar en la decrépita vejez. En versión femenina, se las califica de estrechas, antiguas y de no saber disfrutar de la vida. Además, ¿de que van diciéndoles a ellos que no? . Aunque luego, a esas, las veten para novias. Exactamente igual que sus padres.
Resumiendo, presuntos adultos, sólo de cintura para abajo, en un intento patético de alargar la adolescencia sine die. Sorry boys!
También se quejaron las treintonas. Y lo hicieron de esas parejas eternamente dubitativas sobre que será mejor: si irse a vivir juntos, o continuar funcionando como singles por los siglos de los siglos. Aducen, a su conveniencia claro, que el matrimonio y la convivencia dan al traste con cualquier relación. La rutina, bla bla bla Me gustaría preguntarles: define relación.
Queda claro pues, que hijos no consta en su diccionario y que descendencia debe ser algun modo extravagante de bajar las escaleras.
Es decir, asunción de riesgo emocional = a cero patatero. Funcionan como los bancos en plena crisis. A saber:
Dame y apórtame todo lo que tengas, ¡no te lo lleves en ningún caso! y no me pidas porque no tengo. Y en todo caso, si tuviera a tuviese, me lo guardo por si... (la técnica del coche de hace unas entradas) Vaya ser que tengan que renunciar o se pierdan algo. Tu sigue esperándome, ever, forever, and ever y que no cunda el pánico...
A partir de esa edad,hay cada vez más divorciadas. Una, explico lo siguiente:
Y de pronto, a punto o camino de entrar en los cuarenta o cuarenta y muy pocos, con la mayoría de amigos, más espabilados, ya bien "colocados" y a la vista de que ya no se triunfa con la misma asiduidad, que el polvete de discoteca o de coche ya resulta trasnochado y da más pena que gloria, que el sofá de casa empieza a resultar demasiado grande y solitario, que poner lavadoras y tender es un coñazo y cocinar o comer cada día de menú un castigo divino y los fines de semana largos y aburridos del copón sin fox idea que hacer...A muchos, les entran las prisas por encontrar una "buena chica" con la que formar una familia. Eso sí, preferentemente soltera y joven, aunque ellos estén instalados ya en una calvicie incipiente y en la dulce curva de la felicidad. En todo caso, si hay que tirar de divorciadas o separadas, mejor sin hijos off course!. Curiosamente, la mayoría se considera un "mirlo blanco". Pero según va pasando el tiempo sin el resultado apetecido, están dispuestos a ser más tolerantes y rebajan expectativas. Se dan cuenta entonces, aunque no lo reconecerán jamás, que los que ellos calificaban de "pringados" por casarse o decidir compartir su vida en compañía, les pasan la mano por la cara y de lejos.
Y es que...llegados a este punto, decía mi madre, que "todos los perros de raza tienen amo" y las mayoría de féminas, casi siempre más en la tierra, o tienen pareja o son ellas las que tras un divorcio se plantean, que aunque haya excepciones, un tío soltero de esa edad, no es agua clara. Algo le pasa. Y se preguntan: estará soltero ¿porque no funciona en el sentido bíblico del término? ¿estará enmadrado? ¡Vade retro! ¿será incapaz de mantener una relación más allá de unos meses? ¿será un tímido solitario patológico? ¿un adicto al sexo ocasional? ¿un maltratador? ¿o todo junto?. Y mira por donde, entonces son ellas, las que no tienen muy claro si desean volver a convivir en pareja, con lo que ello conlleva de renuncias laborales, dobles jornadas y arduos trabajos domésticos varios. Pero si lo hacen, casi que prefieren a alguien que ya sepa lo que es compartir. Obviaremos parejas con hijos de relaciones anteriores. Eso sería merecedor de otro post.
Y me cautivaron las declaraciones de las de a partir de cincuenta o más. Manifestaron sentirse de otra época en donde convivir con la misoginia, ni siquiera estaba mal visto y la sonrisa condescendiente, en el mejor de los casos, era lo habitual. A pesar de que su generación, incluso la anterior, fueron las auténticas pioneras y las que más se movilizaron en pos de una libertad que por ese entonces era casi una quimera. Pero ¿quién se acuerda de eso? la mayoría creen que nacieron "tal que así". Eso si las ven...
Les reconcome que toda esa libertad tan luchada, haya derivado en diarios de patricias o se limite a esos patéticos ghettos discoteca. Donde el "ganado" femenino de "una edad"que antes no tenía derecho ni al pan ni a la sal, se agrupa y agoniza lentamente como los peces en esos locales. A la espera de que llegue el pastor, de la misma edad, incluso más, pero con distinta connotación, a salvarlas de la terribilísma circunstancia de estar solas y solteras en la vida.
Descorazonador.
A esa edad, para algunas, estar sin pareja es entrar en el ghetto de la invisibilidad perpetua, algo muy mal llevado en muchos casos. O en el de las malfolladas o menopáusicas en su sentido más peyorativo.
Es la vieja historia de los malditos roles: los hombres maduran y las mujeres envejecen. Ellos tienen unas interesantes sienes plateadas y ellas son unas descuidadas que no se tapan las canas. Los hombres son sabios y las mujeres resabiadas. Ellos tienen experiencia y nosotras somos gallinas viejas hacemos buen caldo etc...Muchas veces a unos y otras les puede ese lavado de cerebro de siglos y siglos de roles y esteorotipos perpetuados generación tras generación.
Todos declaran tener derecho a "ser felices" como si la única opción para ello pasase por encontrar una pareja a toda costa. Aunque sea un o una imbécil de cuadro de honor.
Las de mi reunión reivindicaban la soledad lúcida y buscada como una gran oportunidad de realización personal, sin trabas sentimentales ni familiares, ya superadas. Eché mi granito de arena citando a Adriana. Sí nuestra Adriana, que aún muy lejos de esa edad es muy sabia. Y dije: "no echo de menos lo que tuve porque ya lo disfruté" a lo que asintieron todas las presentes.
En el ambiente se palpaba una envidia sana, de esa sensación de los objetivos cumplidos y la liberación del "arrastre de las emociones" que transpiraban las más maduras.
En un momento dado, alguien preguntó a la que hablaba en ese momento ¿pero nunca te sientes sola? a lo que las tres que había respondieron: ¡claro que sí! pero no más que tú o todos los que viven en pareja y sino que levanten la mano las que nunca se hayan sentido solas viviendo en pareja.
Nadie la levantó.
Hasta bien entrada la madrugada, mucho más se habló y sobretodo se rió. Pero esto, ya está largo de cohone! Y aunque no sirva de mucho que bien se queda uno-a cuando suelta lastre y te escuchan con atención ¿verdad?

jueves, 27 de noviembre de 2008

algo muy concreto


__________________________________________________________
Amo este frío
que rasga mi nostalgia
en un viento de recuerdos
de abrazos olvidados
evocando tu hálito lejano
invócame en pretérito
hechízame de nuevo
y envuelve esta congoja
que me oprime
luego piérdete por siempre
en ese rincón ignoto de mi alma
ahí te velo.
__________________________________________________

viernes, 21 de noviembre de 2008

El puto Murphy y la madre que lo parió...(con perdón)


Tengo una amiga psicóloga, que siempre me aconseja que cuando tenga un mal día, haga una lista con las cosas que metocanloswebs. Hoy después de una reunión a cara de perro en el work, he decidido probar.
Me jode que :
Que se me caigan los tapones de todas las cosas de higiene personal, el gel, la hidratante, la pasta de dientes, la colonia... ¡M*+rr!
Que el camarero haga como que no me ve.
Que la cajera rápida del supermercado, cambie el rollo de la puta máquina, o se quede sin cambio, cuando más prisa llevo.
La cola del banco, con los típicos yayitos que han salido a preguntar, cuanto le van a dar de intereses si cambian los ahorros de aquí para allá. (Soy una nazi, lo sé)
Los que pasan por el Teletac (en la autopista) con la Visa y no la llevan preparada.
Que me saluden con: Uy! estás más gordita? y es que, los y las hay, que si se muerden la lengua se envenenan...
Las cintas de los servicios post-venta. Si quiere hablar con el Dpto. Comercial marque el uno, si quiere hablar con Administración marque el dos, si quiere hablar con el Servicio Técnico marque el tres, si quiere hablar con su puta madre, métase el tfno por el c+**ç .
Que una vez marcas el puto tres, sale otra cinta que dice, todos nuestros agentes están ocupados, le rogamos cuelgue y marque de nuevo pasados unos momentos tic tic tic.... aaaaaarrrrrgggggghhhh
Que los de recobros de la Visa me llamen desde número oculto en casa de mi suegra.
Que todos los años, me toque el puto llavero cutre de publicidad, en el amigo invisible, cuando yo me he gastado una pasta.
Que se me cuelen en el súper como si no me hubieran visto.
Que mi jefe monte todos los Viernes a última hora una reunión sorpresa, para decirnos exactamente lo mismo que en la del Lunes.
Extraviar las llaves y las gafas de sol, día sí y día también.
Ser la única del mundo mundial que recoje los excrementos de su perro.
La cara de idiota que se me queda y el auto-convencimiento de que soy retrasada después de hablar con cualquier operadora telefónica.
Que los códigos de barras de los recibos de consumo, nunca funcionen en el cajero automático.
Que la máquina de las Cokes se me trague las únicas monedas que tengo, sin que salga la única droga que consumo. NOOOOOOOOOOOOO!!!! hija de p**+rr
Que el coche que llevo justo delante, ever, forever and ever, me saque el único sitio que había para aparcar, Cagoen...
Las dependientas que te dicen: ¿esa talla? pues no se... le traigo una más por si acaso...
Que la ex de mi pareja le felicite todos los años religiosamente por su cumple, y a mi se me olvide...
Que las gemelas corten el pan con el cajón de los cubiertos abierto....
Que se terminen mi última coke.
El Spam
Hacer café. Sí, soy rarita...
Que se acaben las entradas del cine justo cuando me toca despues de picarme una cola de la parra grrrrr
Que se me estropee cualquier electrodoméstico justo antes del puente más largo del año.
Y muchas más, pero por hoy ya he descargado bastante. Aunque sigo pensando que es mejor que Murphy siga viviendo de incógnito.

jueves, 20 de noviembre de 2008

lunes, 17 de noviembre de 2008

Cien líneas sobre maniobras orquestales en la oscuridad y el que avisa no es traidor


Cuanto más mayor me hago, más me convenzo de que la singularidad es una quimera. Y esto viene a cuento de que hace unas semanas que disfruto de la compañia de un viejo amigo que se está separando. Anda insomne y más triste que un lobo sin luna. Todas las noches intento darle conversación a ver si se relaja y le entra el sueño, pero extraña demasiado su cama... Y cada día nos dan las tantas hablando del mismo tema. El eterno tema. De todas esas horas de "conversaciones en la cumbre" sólo hemos sacado una conclusión: que pocas diferencias hay entre unas peripecias vitales y otras. Nos parecemos más de lo que nos gustaría.
Hemos apostado a que no sería capaz de hacer un resumen comprensible, de aproximadamente 100 líneas, aquí en el blog, de nuestras conversaciones. JA!
A ver....
Si obviamos el concepto "amor" de otras culturas, que no sean la occidental, yo creo "a grosso modo", que en el fondo, en el amor galán, a quien amamos en realidad, es al reflejo que creemos ver de nosotros mismos en el otro. Pero el otro siempre será el otro...y acabaremos por darnos cuenta de ello. De ahí la frustración y la mayoría de rupturas. Y establecimos ambos que, ésto, no dejaba de ser una opinión y por lo tanto subjetiva.
La psicología dice que tanto el principio como el final de una relación, y la relación en si misma, se deben a una combinación de hormonas, sustancias químicas segregadas por nuestro cerebro y factores ambientales. Pero los humanos preferimos seguir aderezándolo con toda la parafernalia que le atribuyen la poesía y la literatura en general.
Y aunque "a priori" en los primeros estadios de cualquier relación, ambos partenaires acostumbran a creer que el que "se quedará" será el otro, llegado el momento del adiós, e independientemente del rol que nos haya tocado, todo el mundo dice pasarlo fatal. Tanto el que se va como el que se queda. Pero va a ser que no es lo mismo "irse" del paraíso amoroso, que, que te echen... Porque el que se va, tiene la gran opción : escoger. Y el otro, no tiene una mierda, que es como se siente mi amigo ahora mismo. Y todos, en ese mismo trance.
Todo este preámbulo, viene a propósito de que, de que lo que más hemos hablados estas noches pasadas, es sobre esa especie de "protocolos" que se han ido creando para las rupturas.
Él cree, y así lo ha puesto en práctica, que desaparecer por el foro es la mejor opción. Dolorosa, pero la mejor. Me decía la otra noche con mucha amargura: ¿de que sirve insistir en las razones o acribillar a preguntas al otro? Lo que importa es que ya no quiere estar conmigo. Porfiar le da la misma sensación de penoso ridículo de esos pretendientes trasnochados, que no se dan por vencidos nunca. Sin darse por enterados de que no tienen posiblidad alguna. Es más, dice que de ahí al acoso hay una línea muy fina y fácilmente traspasable sin darte ni cuenta. Generoso, con un gran sentido del ridículo y un tarro muy bien amueblado, mi querido Miquel. Por mi parte, le apoyo, pienso que por más empatía que le pongamos a la "cosa" y aunque lleguemos a entender las razones del otro, ello, no mejorará gran cosa los sentimientos de pérdida y el machaque de la auto-estima. Puede ser incluso peor. Y me joden bastante los que van de "buenos" y dicen entenderlo todo.
Luego hablamos de esas rupturas, en las que uno de los miembros manifiesta dejarlo porque el otro "es demasiado para él" o para no hacerle daño porque "lo ama demasiado". De pronto ¿nos creen estúpidos?. Transcribo entre comillas un texto que no es mío pero que viene al caso (no consigo recordar donde lo leí) decía algo así: "más que una declaración de hechos es un subterfugio brutal, que esconde la realidad de estos seres, y digo seres porque no me parecen humanos adultos, sino más bien niños de edad madura, ombligos de su mundo y carentes de empatía. Si, uno, es el más capaz y el más perfecto para tí... ¿qué te induce a ser un cabrón y dañar por dañar?. Lo clavó quien sea ¿verdad?. Desde aquí mis respetos.
Y aún dijimos más. Están esas rupturas en las que aparece un tercero de por medio. Tremendas, quizás las peores, porque matan toda esperanza de entrada. Obviaremos la cara de imbécil que se te queda cuando te enteras (siempre el último of course) y estuvimos de acuerdo, en que por otra parte, acostumbran a ser las que pasan más rápido. La misma falta de opciones, y la miseria en que te sumen, acostumbra a despertar un odio de auto-defensa que mata todo ese desamor más rápidamente que en otros casos. Descartando los casos patológicos, claro está.
Pero Miquel cree que aún hay otra ruptura peor, por cruel y sibilina. De un egoísmo supino. El dice haberse sentido durante bastante tiempo, y después de que su pareja le confesara sus "dudas", como un coche de segunda mano, con alma, a la espera de que salga un modelo nuevo que guste más o que tenga más prestaciones para cambiarlo por el viejo. Y da por seguro, que han ido probando diferentes modelos hasta llegar al actual. Cree haber sido compartido y comparado. Mientras él, aun a sabiendas de que, eso, era así, ha seguido dándose (regalándose diría yo) al 100%. Con la secreta, pero inútil esperanza de que esa actitud disipase cualquier tipo de vacilación.
Sólo se me ocurrió un :¡joder que putada! que lo trajo de nuevo a este mundo.
Y dijo más, contó que en una ruptura anterior, en la que fue también el que "se quedó" el recuperarse con una cierta prontitud, lo colocó de la situación de víctima, casi a la de "falso enamorado e hipócrita"... lo que me lleva a preguntarme: ¿sólo somos víctimas creibles, o buenos, en tanto en cuanto, estamos jodidos? Y...¿quién determina el tiempo de duelo conveniente? o ¿quién puede medir el dolor??. En términos mas coloquiales también me pregunto ¿cómo se puede tener tanta cara?. Hace años, una de mis gemelas muy precoz ella, en medio de una sus primeras rupturas, me dijo que el “grado de dolor, no da el grado de la putada”. Y es que hay a quien le crece la auto-estima sabiendo que el otro anda de cráneo por sus huesos, durante tiempo y tiempo. Incluso confiesan que se sienten decepcionados cuando le ven rehacerse. No encuentro el calificativo, pero hay mucho miserable suelto por ahí.
Por último, está esa pequeñísima gota en el Océano, cuando ambos se dan cuenta de que la relación está agotada y están de acuerdo en dejarlo. Pocos y afortunados, pero de haberlos, haylos. Quizás seres más evolucionados que han aprendido que vivir en presente es lo que realmente importa. Y que todo en la vida, incluso la vida misma, está sujeto a los ciclos., tal como “hablábamos” en el post anterior.
De todo eso y mucho más hemos hablado querido Miquel, y este es mi “pequeño resumen” . Me sobran unas líneas para recordarte que tu escogiste la extensión y que el que avisa no es traidor. Me debes una cena, y siento mucho que no guste el shusi….ah! ah! ah! haber escogido muerteeeeeeeeeeeeeeeee!!
A los que hayais llegado hasta aquí, disculpad la extensión del Post, pero una apuesta es una apuesta.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ráfagas.

                                                  ________________________________
                                                  Imagen de la Mirada de Cristal
                                                     ________________________
                                             
De Remei. Margarit.
_______________________________________
Tal vez las tormentas de días pasados han influido en mi ánimo. Tal vez sea el otoño de nuevo, tal vez sea el paso del tiempo, las estaciones, primavera, otoño, invierno y de nuevo otra primavera y así cíclicamente . Como ráfagas de cambios que nos hacen oscilar de un lado para otro.
Y también pasa lo mismo con lo que vivimos, llegan los amigos, la familia, los hijos, los nietos; otros amigos, quizás otra familia. Los trabajos, las ocupaciones, las aficiones, todo ello se halla sujeto también a las ráfagas, porque por momentos están ahí y después pasan. Algunos amigos permanecen más tiempo, o permanecemos más tiempo con ellos que con otros, pero aun así, el ritmo cíclico de la vida se los lleva consigo. Pueden volver, aunque nunca será de la misma manera. Tal vez el cambio sea lo duradero. Pero en todo ese trasiego de afectos, momentáneos a veces, cultivados con esmero otras, de todo ello, de todas esas ráfagas de contactos, algo queda en el patrimonio interior de cada cual. Una sonrisa, una luz de atardecer, tal vez una bronca solemne, una pasión imperecedera aunque fugaz, una pena llevada estoicamente en el cajón de los recuerdos... Ganancias y pérdidas que la vida lleva consigo por el sólo hecho de vivir.
Los humanos, hombres y mujeres, tendemos a imaginar paraisos eternos, lugares sin desazón y bienestar constante. De esas fantasías se nutre toda la publicidad, que sólo es una fantasía elevada a la categoría de deseo, o a categoría de lo que hay que desear. Pero si las gentes no tuviésemos en nuestro interior, esa imagen de no dolor, la publicidad no tendría ningún éxito.
Nadie quiere vivir entre las ráfagas de lo que sea, por cada vez que pasa una, se lleva parte de nosotros y la sensación es de pérdida de algo importante.
Aunque ocurre también que las ráfagas traen otras cosas, cosas nuevas o afectos de otra índole, tal vez efímeros pero son y están ahí. Y en ese ser, alguna parte nuestra responde también de una manera que nos hace cambiar la perspectiva y darnos cuenta de otras cosas, muchas veces valiosas. Ráfagas de viento, de relaciones, de afectos. Amigos y amores que van y vienen en tiempos distintos. Y en ese ir y venir se construye, inconscientemente, la estructura que nos sostiene. Cuanto más ha racheado, más sólida es, parecería una paradoja si no fuese porque sólo podemos vivir así, recibiendo cada día y cada momento casi como una pregunta a la que contestamos como podemos.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Recuerdos de un verano en ciernes...


Recuerdos de un verano en ciernes.

Camina cuesta abajo, sin prisa, por una calle estrecha y luminosa de un barrio residencial, muy característico y lejos del centro. En ese semi silencio típico de los lugares tranquilos. La ciudad vertical cede ahí el paso a chalets y alguna que otra casona señorial. Una brisa suave mezcla aromas de jazmín, salitre y hierba recién cortada.

Escucha sus propios pasos sobre la acera salpicada de flores de las buganvilias que el calor incipiente ya desnuda. En esa calle solitaria se respira una paz llena de vida, mucho más, que en cualquiera de las grandes Avenidas llenas de gente y de comercios de lujo.

Poco a poco se abren paso los ruidos cotidianos de la ciudad despertándose de la siesta. El sonido característico de la persiana del kiosco al abrirse. Los pasos rápidos de una madre apresurada de camino al colegio. Algún coche. El rumor amortiguado y lejano del tráfico en una arteria cercana. El timbre de la bicicleta de los chavales la distrae un momento, pero la esquina engulle rápidamente sus risas y el silencio la envuelve de nuevo.

Alza la vista hacia un cielo sin nubes, como un espejo de un azul rabioso. Al bajarla por encima de las tapias de los jardines, distingue las copas de los árboles verdes y espesas. Ahítos los oídos de música firmada por el coro de gorriones y golondrinas del verano en ciernes. Un gato callejero, curtido en mil batallas, la observa inquieto desde la ventana de una torre abandonada invadida por la maleza.

La vida la rodea con su pálpito. Respira serena pero a pleno pulmón. Es agradable sentir como le mece el ánimo y el flequillo esa brisa templada, casi caliente, de ese final de primavera. Deja que se apropie de cada rincón de su piel y le entrega hasta el cerebro. El Nirvana debe ser algo parecido.

A punto de abandonar la adolescencia, es una de esas primeras veces en que sin explicación racional alguna, siente que comienza a controlar su vida. Esa sensación la hace sentirse especialmente bien dentro de su piel. Casi una hazaña a esa edad.

El mundo, tal como lo percibe en esos momentos, le parece un bocado fácil de digerir. Piensa que quizás hoy sucederá algo especial. No es así. No hay nada de especial en su vida, como en la mayoría de las vidas. Pero aún no lo sabe, ni le importa. Lo que quiere, es retener el bienestar profundo de esos momentos en su memoria a lo largo de los años. Ahora, con la perspectiva que da el paso del tiempo, da por supuesto que, aparte la benévola meteorología y la belleza exquisita del lugar, sólo se trató de un ataque de hormonas adolescentes en plena primavera.
Pero es un placer recordarlo en Noviembre.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Declaración de principios


____________________

Vive tu propia vida, quiero decir,
vive allí donde estás,
tal como eres,
con lo que tienes,
con los que estás...
Procura apoyarte en la situación en que te encuentras,
y trata al mismo tiempo de adaptarte.
No puedes escapar.

Svami Prajnanpad.

miércoles, 29 de octubre de 2008

El sabor de los días

_______________________________

A menudo, desde que recuerdo, pienso en que los días tienen un sabor distinto dependiendo de algunas variantes. Cuando digo sabor, me refiero a una especie de gastronomía del estado de ánimo y de los sentimientos, condimentada por los últimos acontecimientos que nos atañen y aliñada por el tiempo en un sentido meteorológico. Su órgano degustativo sería el alma, éso que algunos sienten a la altura del hígado y otros tenemos, justo ahí, encima del estómago.

Soy capaz de percibir muchos tipos de sabores, con sus olores. Con los años, diría que voy para gastrónoma.
Distingo, días con sabor a sol, a lluvia o a "calma chicha".
Indolentes y apacibles con gusto a pereza en los que todo vale y está bien.
Días cruciales, con olor a temor y sabor a miedo. Con gusto a futuro o a pasado mezclado de nostalgia.
Eternos, de los que parecen no acabar nunca. Desechables, de los que no sirven para nada, quizás la mayoría...
Con sabor a olvido, de los que sería mejor no haber vivido jamás y de los que no deseas acordarte nunca más.
Inesperados, de esos que quieres detener, pero se te escapan de las manos como el agua de entre los dedos...
Días inquietantes, en los que hasta lo mas seguro y recóndito es puesto en duda y puede salir a la luz.
Inevitables y decisivos, de los que marcan un antes y un después... imposibles de eludir... como los del nacimiento o de la muerte... u otros...
De azar, en los que no se sabe si la casualidad o la causalidad nos marcan el destino.
Alucinantes, en los que todo lo que sucede es nuevo y sorprendente.
Con sabor a esperanza, en los que todo puede tener lugar.
Y días inexplicablemente radiantes y brillantes, en los que sin motivo aparente y sin saber porqué? te sientes genial. Pocos, pero son esos los únicos que deberíamos retener en la memoria.

jueves, 23 de octubre de 2008

primos/ates - hermanos



A estas alturas de la vida, quiero pensar que los valores tienen matices. Hoy revolviendo en Flickr me he tropezado con él. Un hallazgo que no podía dejar pasar sin más.
Me emociono siempre que de una forma u otra me encuentro con alguno. No puedo evitarlo. O es que quizás, al verlos, se me despierta el ancestro que todos llevamos en nuestro interior.
No sabría decir porqué, pero algo se me quiebra dentro.
Me duele de forma especial, la crueldad con la que son tratados y la extinción de estos gigantes. Me cautiva y me conmueve esa mirada ingenua y sabia a la vez. Enfrentar esas pupilas da para horas, días... La vida entera. No mienten. No saben. ¡Que cosa nó?
Especie de amistades y amores eternos a costa de su vida si es preciso. "Casi" como la nuestra...
Daría algo, por tener el tiempo y los conocimientos necesarios para hacerme con un amigo así.
Si hay suerte, quizás en otra vida.

viernes, 17 de octubre de 2008

Viajes a ningún lugar


                                                      ________________________

Rostros impávidos de miradas extraviadas.
Siempre el mismo trayecto con la misma
pero distinta gente.

¿Para cuando gente distinta?

Empujando su sino
en amaneceres anodinos
de futuros de fábrica, fútbol y TV

Y en la piel de la memoria
un sueño marchito acechando...

Por todos ellos.

sábado, 11 de octubre de 2008

en algún lugar del Mediterráneo.

                                           
                                                         Imagen de La Mirada de Cristal.
                                                           ________________________________


Una brisa húmeda se cuela a través del suéter y me apelmaza el pelo. Inspiro hondo y aprieto el paso intentando acompasarlo con la respiración. Él, ya me ha sacado distancia y corre a lo lejos, cruzándose con otros corredores. Yo, lo hago a pequeños tramos, hasta que el pulso, acelerado, me obliga a caminar de nuevo. Intento no pensar en nada, concentrada en mi resuello y en mis pasos. Aún así, mis pupilas vagan inundándose de todo.

Los trenes pasan rápidos, por unos momentos borran el graznido de las gaviotas y las risas de los niños. Él, ya está fuera de mi vista,  perdido en el horizonte.
Mientras comienzo a sudar, la mirada se me escapa hacia la playa que se ve triste. Este año el otoño viene en tiempo.

Las olas llegan lentas en un mar inquieto, salpicado de pequeños veleros. Hay regata en el Naútico. La arena de la playa se ve más oscura que otros días, como húmeda. En la orilla, algunos pescadores desperdigados con cara de aburridos. Algo más alejadas del agua juegan algunas familias con niños. El ambiente comienza a ser de ocio, aunque sólo estamos a Viernes.

La piscifactoría se ve lejana y cercana a un tiempo, como abandonada. La línea del horizonte desde Montjuich a la térmica de San Adrián con sus chimeneas enhiestas como guardianes, se percibe nítida como un dibujo. No es lo habitual.

Hay una luz de niñez, casi atlántica, distinta de otros días, como si la lluvia hubiera lavado todos los perfiles. El sol aún llega del Este y alumbra desganado detrás de algunas nubes deshilachadas.

Un cachorro despistado deshace la magia al abordarme de improviso, trastocándome el paso, me detengo brevemente para acariciarlo. A una orden del dueño desaparece y reanudo rápidamente la caminata. Oteo de nuevo, y ya distingo cercana la figura familiar.

En unos momentos, caminamos de nuevo al unísono en medio de una charla vana, que me permite seguir atenta al entorno. Me gustan estos días claros y desapacibles de principios de otoño. Me traen recuerdos de infancia, cuando la vida no estaba sujeta al tiempo y todo transcurría entre juegos y clases... Y aunque sólo sea por unos instantes me siento de nuevo sin presiones de ninguna clase y sin más objetivo que disfrutar del momento.

Ha valido la pena bajar.

martes, 7 de octubre de 2008

Fauna diversa: La amiga envidiosa/Vampiros emocionales 1ª parte


________________________________________________________________
Éste es un espécimen, que tiene su hábitat predilecto en los círculos de amistades de "toda la vida" pero también pueden aparecer ejemplares en otros lugares, (sic) el trabajo, la Uni, incluso en círculos más íntimos como el familiar. ¿Quién no tiene una prima-o, que nos quiere un montón? Sin hablar de cuñados-as etc...
Altos, bajos, gordos, flacos, rubios o morenos, amigos de la infancia, de la Uni, del trabajo etc..., sean como sean, y estén donde estén, tienen algunas características comunes.


1- Es alguien que asegura querernos muchísimo...
2- Sus frases refiriéndose a nosotros, suelen comenzar por : No es por nada pero... a mi no es que me importe pero... o ... si no fuera por... Lo que está claro es que siempre hay un "pero"
3- Saben de tus más mínimas oscilaciones de peso, alopecias, acnés, aumento de cartucheras, curva de la felicidad etc... y te lo hacen saber en cuanto te echan el ojo encima, a modo de saludo "gracioso". Eso sí, ni se te ocurra molestarte porque te llamen gorda, calvo o tarado, todo era una sencilla y tierna broma... y tú un paranoico-a, totalmente falto de ironía y sentido del humor. Ah! y que quede claro que los agraviadísimos son ellos.
4- Son los que te dicen que tu novio-a te tiene dominado, y luego le tiran la caña a tus espaldas...
todo en broma, ¡faltaría más!. Pero en cuanto ellos-as tienen novio-a, desaparecen como por ensalmo. Y que no se te ocurra ni mirarlos!! Es más, si pueden, se escabullen de presentaciones.
5- Son los que le ponen pegas a todos tus amigos-as y luego los acaparan cada vez que los ven.
6- Tienen dos raseros para medir, uno para ellos y otro para el resto del mundo, que es donde te situan a tí.
7- Son listísimos! y expertos en manipular la realidad y los acontecimientos a su favor, de tal manera que hacen que te sientas torpe, culpable, rebelde, incluso a veces mala persona.
8- Ante un comportamiento "similar" el suyo siempre está justificado. El tuyo... ¡por supuestísimo que no! Es el : ya, pero yo,yo, yo yo yo,
9- Se apropian de la camiseta nueva que acaban de criticar, de la colonia que nunca se pondrían (sólo hoy para variar) pero uff! no sé como te puedes poner ésto! Hasta de tus frases, que utilizan sin pudor alguno delante tuyo etc...etc...
10- Lo bueno que tengas, siempre se puede "perfeccionar" y quede claro, clarísimo, ¡cristalino! que solo ellos saben como conseguirlo. Aunque nunca hay nada enteramente a su gusto...


Su desfachatez llega a extremos insospechados, y siempre saben como conseguir que acabes por no sentirte bien, para que no te atrevas a decirle lo que piensas.
En definitiva, sabes que lo que siente por tí, es un amor-odio, bastante insano y que no te llega ni a la suela del zapato, pero por una pena mal entendida, educación trasnochada, o vete tu a saber porqué!. Saben como utilizar el poder emocional que tienen sobre tí, para que te entre una pereza inmensa al enfrentamiento, que has visto con otras "víctimas", y que suele acabar con una bronca monumental. Y sobretodo porque te quedas literalmente sin fuerzas, extenuada-o, y lo único que deseas es "desaparecer"... terminas por no decir nada una vez más...
¡Craso error!
Para ellos, quien calla otorga, y vuelven una y otra vez a la carga de energía a cuenta nuestra...


Moraleja: A cada cerdo, le llega su San Martín...

Estamos hasta los huevarios, de vampiros emocionales y similares. ¡Hombrepordioscoñoya!

P.D. El exabrupto, que me he apropiado, es copy-rigth de un blogger genial que tengo añadido (soy coco)

domingo, 5 de octubre de 2008

Re-aprendiendo a jugar.

_____________________________________________________

Perla encontrada en un blog abandonado:

Cuando te das cuenta de que has pasado todo este tiempo lanzando la pelota, contra la misma pared, desde el mismo sitio, en el mismo sentido, y entiendes que, de esta forma la pelota te seguirá llegando una y otra vez de la misma manera. Sólo entonces te das cuenta de que cambiando tu posición, o el ángulo de tu raqueta la pelota se desviará y empezará el juego de nuevo.
Sara M. (Volando sobre el nido del cuco)

¿Porqué nos empeñamos en jugar siempre de la misma manera? (No valen excusas)

¿Porqué nos dará tanto miedo cambiar?

domingo, 28 de septiembre de 2008

Amor líquido y otras menudencias

------------------------------------------------------------------------------------------------

La interrupción, la incoherencia, la sorpresa, son las condiciones habituales de nuestra vida. Se han convertido incluso en necesidades reales para muchas personas, cuyas mentes sólo se alimentan de cambios súbitos y de estímulos permanentemente renovados.
Ya no toleramos nada que dure.
Ya no sabemos como hacer para que el aburrimiento dé fruto.
Entonces, todo el tema se reduce a esta pregunta :
¿La mente humana puede dominar lo que la mente humana ha creado?

Paul Valéry. Poeta y ensayista del XX
___________________________________________________________________

Sygmunt Bauman. Sociólogo y ensayista de principios del XXI


Lo que en realidad nos gustaría - dice Bauman- es poner en cada relación un cartel, de que se trata de un compromiso hasta nuevo aviso. Cualquier alusión por leve que sea al compromiso, aterra y se toma como un atentado a la libertad individual. Cuando habla de sociedad o amor líquido, nos remite a la metáfora del líquido cuya característica definitoria es que fluyen y son incapaces de mantener su forma. Como el agua de un río, que siempre llevará agua pero nunca la misma ni en el mismo lugar...

Se trata el amor y la amistad como un producto más de la sociedad de consumo. Todo basado en la relación coste-beneficio conveniencia.
"La razón que promueve la civilización es la razón del auto-interés y de la búsqueda de la propia felicidad", a través de otros o a costa de ellos, sin importar la cantidad. Lo importante es la ausencia de compromiso y no ser un rehén del destino. Miedo a establecer relaciones duraderas.

Sigue diciendo Bauman que todo está pensado para pasar de un deseo al otro, para apagar rápidamente los viejos y dejar sitio a otros nuevos. La divisa de la sociedad de consumo: "si no queda satisfecho le devolvemos su dinero" se ha convertido en el paradigma de toda relación.
Creemos-dice- que la capacidad amorosa crece con la experiencia acumulada, que el próximo amor será una experiencia aún más estimulante que la que se disfruta actualmente, aunque no tan emocionante como la que vendrá después de la próxima.

Añade, que por un lado, en un ambiente líquido, necesitamos amigos más que en cualquier otro momento del pasado. Por otro, sin embargo, la amistad o el amor es un baile a dos y requiere de un compromiso firme y permanente, que casi nadie está dispuesto a asumir hasta el final, porque nos puede atar de manos en caso de que la situación cambie y aparezcan nuevas oportunidades más atractivas o con más prestaciones. Aparece entonces el miedo "liquido" of course! a que esas oportunidades sean peores que las que hemos abandonado... en una espiral que en nada favorece a que florezcan las amistades o el amor...

Ninguna clase de conexión que pueda llenar el vacío dejado por los antiguos vínculos ausentes tiene garantía de duración. Es más, esa conexión, no debería estar bien "anudada", para que sea posible desanudarla rápidamente cuando las condiciones cambien...

Y así sucesivamente... y la verdad es que lo "ha clavao"

Moraleja: ¡Pues si que estamos apañaos! (que ya me estaba poniendo mu tremenda)

A pesar de todo, el hombre se confiesa optimista... no sé yo... dice que en el pasado ha habido muchos y graves problemas sociológicos a los que la humanidad ha sido capaz de dar solución y que cree y espera que ahora también lo haremos.
Pero mientras tanto... ¿cuántos ahogados habrá en tanto líquido?

jueves, 25 de septiembre de 2008

De interruptores y conjugaciones

                                                   
                                            Imagen amablemente cedida por Antonio H. Martín
                                                               ____________________________

Todos, seremos olvido al cabo...
_________________________



Olvidar, en infinitivo... o cualesquiera el tiempo, ¡difícil conjugación!

Muerte traumática del desamor, salvaje como el odio. Se lleva todo, malo o bueno.

Con suerte, recuerdos en stand-by, sobre viviendo como zombis en un ignoto rincón del alma.

Falaz escondite de hechos y verdades. Cómplice del silencio y la distancia, en este nuestro viaje a ninguna parte.

Vive en la penumbra, al ladito de las sombras... sin dueño ni autor. En tránsito permanente hacia el presente inocuo, indoloro y frío.

Defensa siciliana del corazón. Indulgente y mudo al fin.

Existe sólo por contraposición a la memoria. Es su prueba del nueve, por eso a veces, está lleno de ella. Como un interruptor de luz a nuestra nueva verdad.

Pero... imposible olvidar sin evocar primero. Todo, por siempre ahí



martes, 23 de septiembre de 2008

Preguntas al viento...




Para Clara
_______________

En este presente herido de pasado 

¿Qué hago aquí con esta gente?

¿Dónde están aquellos a los que estuve tan unida y fui tan cómplice?

¿En qué lugar del tiempo se quedaron?

¿Cómo fue que nos perdimos?

¿Cuándo se cayeron de mi mundo y en que vacío me situan?

No saberlo, desconoce el adjetivo... casi como tu nombre...

Toda la nada, no llena ese agujero... justo ahí encima del estómago...

Y cuando ya sólo quede el alivio de la voluble meteorología,

llegará el futuro reparador... inexorable...

Tú, también olvidarás...
________

Te lo prometo.


sábado, 20 de septiembre de 2008

Preludio de conversaciones de "bastón"

Hoy, mientras me envolvían tu regalo, me pareció tan superficial llevarte algo material, que a punto estuve de devolverlo.

Poco presente para tanta y tan larga amistad. Y cumplida la galeria... ¿qué puedo decir, que no sea que sabe a poco! Y menos aún dice. Puestos a dar sentido... quizás la trenza... y tu y yo los extremos.
¡Sorry, me pido la izquierda! Ah! y la mires por donde la mires... que te conozco! (herbeta que et dius marduix). Además yo llegué antes que tú. Es lo que tiene ser más vieja.


Nada! que pueda comprarse da la más mínima idea de "lo nuestro". Imposible explicar tantos tiempos mágicos e inolvidables.


Clases, cenas, cines, copas, trabajos, viajes, conversaciones interminables, disquisiciones de café (ya me lo tiro por encima directamente) vicisitudes varias y maniobras orquestales en la oscuridad...

A lo largo de todos estos años, ni nos falto ni nos sobró. Disfrutamos con complicidad y sorteamos con sabiduría... ¡casi una quimera! Solidaridad inquebrantable y serenidad para las complicaciones. En pretérito indefinido, pero las hubo!

Y cubriéndolo todo de fondo, nuestra banda sonora: Nuestras risas... ¡Cuanto nos hemos reído Carmen! ¡Hasta en los peores momentos!

Y cuanto hemos crecido... dale tú el sentido y el calificativo. Hoy es tu día.

Te quiero.

domingo, 14 de septiembre de 2008

A veces...

Para B.
___________




Soledad, de infundada mala fama. La de las tres erres: reparadora, reflexiva y reveladora. Existir conlleva un montón de preguntas sin respuesta. Pero a veces, para algunas se atisba algo de luz. Luz que se revela más por experiencia que por inspiración. Aunque, a veces, importa menos el "como" que el "qué". Perogrulladas que se abren paso en noches de música y silencio.

El caso, es que tú preguntaste porqué... y yo respondo lo que aprendí a lo largo del camino. Hoy, y en esta esquina de la vida en la que me encuentro, quiero creer que atisbo alguna respuesta para el eterno tema. Pero ten en cuenta y no pierdas de vista que tan solo es mi tamiz.

Lo primero, lo principal y lo único es que no hay porqué... Es, y no hay más!

Pero a veces, AMOR, tiene que ver con "amor propio". También con guardar la proporción. Porque duele y cansa dar sin recibir. Y pierde todo valor lo contrario. Negarlo es engañar-se. Si no somos capaces de querer-nos, vamos a mal-querer en general... Enigmas del alma!

Retos, aventuras y líos varios, en "animaleos" de juventud. Es lo que toca, lo dice el libro... de los papanatas!! que somos o fuimos todos...
Hay varios "mientras". En el mejor, "el" o "ella" pasan de largo, asustados de promiscuidad innecesaria. En el peor "lo" o "la" dejamos escapar inexplicablemente cuando ya lo teníamos...
Sin calificativo...

Por ese lado, estate pues tranquila, has luchado y no has matado por placer. Y que Peter-Pan aguante su vela!

Por mi parte,!fuera esperanzas vanas!. Pero la vida no descarta nunca nada... la nostalgia puede aparecer cuando menos te lo esperas... un olor, una foto, una canción, una hora del día, una pieza de ropa... Lo que ahora es tu enemigo más acérrimo, un día se torna por pasiva y puede convertirse en tu cómplice. A veces, la vida da sorpresas y pequeñas satisfacciones cuando ya no te lo esperas.
Y lo que siempre da, a quien sabe verlo y apreciarlo, son nuevas oportunidades, así que mucho ojito que el pasado no nos "tapone" el presente.

lunes, 28 de julio de 2008

Sobre líneas, entelequias y otras hierbas. En femenino plural, of course...

Matizando:

Siempre había creído que la edad , más que una entelequia temporal,era una actitud, pero...

Las líneas de edad son sutiles, sobre todo muy frágiles. Pura falacia. Crees que eres tú la que decides "cuando" y a que lado de la línea quieres estar... Pero no es así. Entre otros y finalmente, acostumbra a hacerlo el espejo, que es el único sitio donde se te acaba por ver.... Y donde asombrosamente, un día, ante tu reflejo, te preguntas: ¿quién es ésa?

Hasta aquí normal. Deberia ser lo natural, incluso alivia estar fuera del mercado. De lo previsto. Pero poco a poco, te vas dando cuenta que a la única que le importa una mierda si estás más allá o más acá de la puta línea es a tí. Porque con más frecuencia de lo debido, las cosas más sencillas se complican. Esta, es una de ellas.

Soplan entonces, vientos de reforma vital. Es momento de nuevas singladuras y tiempo de ir despacio. Un poco porque quieres y un mucho, porque muchas ganas de correr ya no quedan.
Así que... rápido o lento cruzaremos las líneas y frentes que hagan falta. Os juro, que en peores "chances" nos hemos visto. A medida que vamos dejando cosas por el camino, más ligeritos y cómodos vamos. La mochila ya sin lastre... Solo lo imprescindible!!

Pero, y explicando el plural, me vais a permitir :

A lo que no pienso renunciar de ningún modo, es al duende sabio y burlón que no cumple años, y que vive dentro de mí desde tiempos inmemoriales. Compañeros infatigables, él y yo, prometemos esperaros en paz y sin rencor, en el lleno vacío del otro lado del espejo. Hasta que os llegue el momento de cruzar.

Mientras tanto, a ratos extraviados... bajo el manto anónimo y acogedor de "la red", vagaremos por este espacio y por otros... a la espera de nuevas fronteras que traspasar.

Hasta siempre!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...