miércoles, 5 de noviembre de 2008

Recuerdos de un verano en ciernes.

Camina cuesta abajo, sin prisa, por una calle estrecha y luminosa de un barrio residencial, muy característico y lejos del centro. En ese semi silencio típico de los lugares tranquilos. La ciudad vertical cede ahí el paso a chalets y alguna que otra casona señorial. Una brisa suave mezcla aromas de jazmín, salitre y hierba recién cortada.

Escucha sus propios pasos sobre la acera salpicada de flores de las buganvilias que el calor incipiente ya desnuda. En esa calle solitaria se respira una paz llena de vida, mucho más, que en cualquiera de las grandes Avenidas llenas de gente y de comercios de lujo.

Poco a poco se abren paso los ruidos cotidianos de la ciudad despertándose de la siesta. El sonido característico de la persiana del kiosco al abrirse. Los pasos rápidos de una madre apresurada de camino al colegio. Algún coche. El rumor amortiguado y lejano del tráfico en una arteria cercana. El timbre de la bicicleta de los chavales la distrae un momento, pero la esquina engulle rápidamente sus risas y el silencio la envuelve de nuevo.

Alza la vista hacia un cielo sin nubes, como un espejo de un azul rabioso. Al bajarla por encima de las tapias de los jardines, distingue las copas de los árboles verdes y espesas. Ahítos los oídos de música firmada por el coro de gorriones y golondrinas del verano en ciernes. Un gato callejero, curtido en mil batallas, la observa inquieto desde la ventana de una torre abandonada invadida por la maleza.

La vida la rodea con su pálpito. Respira serena pero a pleno pulmón. Es agradable sentir como le mece el ánimo y el flequillo esa brisa templada, casi caliente, de ese final de primavera. Deja que se apropie de cada rincón de su piel y le entrega hasta el cerebro. El Nirvana debe ser algo parecido.

A punto de abandonar la adolescencia, es una de esas primeras veces en que sin explicación racional alguna, siente que comienza a controlar su vida. Esa sensación la hace sentirse especialmente bien dentro de su piel. Casi una hazaña a esa edad.

El mundo, tal como lo percibe en esos momentos, le parece un bocado fácil de digerir. Piensa que quizás hoy sucederá algo especial. No es así. No hay nada de especial en su vida, como en la mayoría de las vidas. Pero aún no lo sabe, ni le importa. Lo que quiere, es retener el bienestar profundo de esos momentos en su memoria a lo largo de los años. Ahora, con la perspectiva que da el paso del tiempo, da por supuesto que, aparte la benévola meteorología y la belleza exquisita del lugar, sólo se trató de un ataque de hormonas adolescentes en plena primavera.
Pero es un placer recordarlo en Noviembre.

37 comentarios:

  1. joroba chica, que bien escribes!!, me ha encantado el relato, y con un final que parece un guiño, fantastico ;)

    ResponderEliminar
  2. Te encontré por medio de un comentario tuyo en el blog de Matilde Selva y no veas lo que me alegra haber seguido el enlace.

    No pares de escribir, lo haces fenomenal. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Paseo por la magia de lo cotidiano. Paso a paso, párrafo a párrafo; disfrutando de cada detalle. Respirar y moldear un sentimiento pasado para hacerlo presente.
    Gracias por tu regalo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa. YO creo que todas las vidas son especiales... si lo intentas. Si al final, los recuerdos más bellos que quedan son de pequeños momentos en lugares bellos con sensaciones de paz y alegría. He dicho.

    ResponderEliminar
  5. Haces que escuchemos lo que oyes, olamos lo que hueles, notemos lo que notas, y eso querida, es dificil, contagias sentimientos. Precioso texto, gracias por entrar a mi casita y dejarme un rastro de miguitas hacia la tuya.

    Un besito

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito Cristal, me he sentido igual que esa chica, hasta he notado la mirada del gato, el olor de las flores, el ruido lejano, la sensación de bienestar... qué bien narrado. Qué más da que su vida no sea especial, qué más da que no lo sea casi ninguna, lo es la historia, cada coma. Me encanta Cristal, me has hecho disfrutar en este frío noviembre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Siempre quedarán para la memoria....
    Doy fé de ello.....

    Una canción, un árbol, un olor....

    Algo se encarga el cerebro de relacionarlo......seguro........

    Salu2sssss....

    ResponderEliminar
  8. Me has transportado y he disfrutado con el viaje.

    Precioso!

    Un abrazo.
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  9. Ninguna vida NO es especial.

    Leer estos recuerdos ha sido pasear al final de la primavera y sentirme especialmente bien dentro de mi piel (tambien a mi edad, que dista de la adolescencia...muchos años).

    ResponderEliminar
  10. Jo, lo he saboreado lentamente... y me he quedado tan satisfecha que hoy no desayuno! :-)

    Es un texto con vida propia!!!!

    ResponderEliminar
  11. Cristal, melancolía en tiempos de siembra, de cuyo fruto aflorará de nuevo en primavera.

    Besos de jazmín.

    ResponderEliminar
  12. La descripción es tan bella y sugerente que despierta deseos en este lector de conocer el lugar que tan gratos recurdos te ha dejado. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias Duncan, sobretodo viniendo de ti. Un beso para ti y otro para MichelIV.


    Luisa, bienvenida, a mi también me alegra que hayas seguido el enlace de matilde. Gracias y un beso.


    Gracias a ti, por leerme Gabi. Si has disfrutado, ha valido la pena el post. Un beso y hasta siempre.


    Gracias Némesis. Y sí, todos somos especiales, pero me refiero a que, al final, tenemos vivencias muy parecidas, verdad? Un beso grande.


    Gracias Lala, si mi rastro de miguitas te ha traido hasta aquí, ha valido la pena el comentario. A eso me refiero cuando digo que no somos especiales, todos sentimos cosas similares ante los mismos estímulos. Un beso de bienvenida.

    Gloria, sé que te has sentido así.
    Te siento muy cercana. Un besazo.

    ResponderEliminar
  14. €rik, la memoria, es nuestro notario particular de recuerdos.
    Vale la pena si nos hacen disfrutar.
    Un placer verte por aquí. Un beso.


    Querido Zen, yo creo que tú, como buen marino, tienes tu memoria plena de paisajes, y por eso te cuesta poquito transportarte. Un beso especial de Cristalxu.

    ¡Ya te digo Esperanza! a veces pienso que la recuerdo tan bien (la adolescencia) porque me dista muuuuuucho ya. Como los abuelos...jajaja! Un beso de bienvenida.

    Gracias Mercedes. Pero desayuna vida, que se le ve la vida de otro color una vez lo has hecho, jeje!

    Terry, que divino tu comentario. Besos también para tí.

    Gracias Luis Antonio. Ese lugar de mi adolescencia es el Putxet en Barna. Sigue siendo precioso, a pesar de los especuladores. Vamos consiguiendo preservarlo a duras penas. Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Me ha hecho recordar un momento parecido hace muchísimos años; parecía como si hubiera algo especial en el aire, en la luz, en algo que crecía dentro hasta derramarse mientras caminaba hacia el mar una mañana de verano. Creí por años que eso era la felicidad; los neurobiólogos, prosaicos como pocos, lo explican como una sensación de euforia motivada por un exceso de dopamina; un mero desequilibrio químico. Mi pregunta es ¿porqué he tenido esa sensación menos de media docena de veces a lo largo de mi vida, y siempre coincidiendo con momentos placenteros?
    Hay armonías que pueden explicarse con pesos y medidas, pero en los distintos individuos, esto no es interpolable, y puestos en esa misma circunstancia, muchos otros, no hubieran sentido nada en especial.

    ResponderEliminar
  16. Estos recuerdos hay que conservarlos como sea.
    Realmente es un placer recordarlo y leerlo en noviembre

    ResponderEliminar
  17. me ha encantado!

    qué bonito!

    que nunca perdamos los recuerdos!

    un besoooo!

    ResponderEliminar
  18. Maravilloso oler de nuevo el jazmín, saber que te elige un gato callejero, escuchar la sinfonía encantada de los pájaros, sentir que algo especial ha de suceder... Maravilloso tu relato, tan vivo, tan cercano...

    ResponderEliminar
  19. Antón, todos tenemos esos recuerdos latentes, y cualquier cosa, una foto, un olor, una música... los despierta. Como dice Loriga, a la memoria le tiras un palo y te trae cualquier cosa...
    Un abrazo.


    Querido doctor, ,lo que vd. no sepa... conservarlos y si puede ser dsfrutarlos... lo malo, o lo no tan bueno es que hay recuerdos de todo tipo. Un beso!


    Una vida, haremos lo posible para que sea así. ¿Sabes que en vez de poner una vida he puesto una "visa"! Soy distraida, pero contigo ya... Un beso!

    Olvido, gracias! y bienvenida. Recordar lo bueno siempre es un placer...

    ResponderEliminar
  20. Te puedo asegurar que nada mediocre me transporta. De hecho, lo leí en el metro, y
    cuando se abrieron las puertas de mi parada creí estar soñando. No era en la estación donde estaba mi cabeza.

    Lo leí cuatro veces seguidas, por lo menos. Es muy bueno.

    Chuff!!

    ResponderEliminar
  21. Gracias por leerme Princesa. Un beso grande.


    Querido Zen, muchísimas gracias! Cuando decidí abrir el blog, me daba un poco de "pudor" mostrar mis sentimientos y mis recuerdos. Gracias a tí, y otros como tú... ahora estoy disfrutando de ello.
    Un beso especial de tu Cristalxu.

    ResponderEliminar
  22. Cristal vuelvo para darte las gracias porque en serio que eres estupenda, también te siento cercana, mucho.
    Por cierto, tienes muchísimo talento, no dudes con esto.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  23. Qué bonitos senderos parten de la Corte del Abad. De allá has venido hasta donde Creamos el Tiempo y aquí estoy, buceando en La mirada de cristal.
    Una mirada que es límpida, transparente, llena de reminiscencias, de recogidos y de caminos y que también tiene la capacidad de despertar sentimientos encontrados en quién la acompaña.
    Me encantó venir. Seguiré volviendo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Gracias de nuevo Gloria. Tanto que dudé antes de abrir el blog...
    Un beso también para tí.


    Gárgola, muchas gracias y bienvenida! No te imaginas lo que me llega a gustar el nombre de tu blog. Es literal. Realmente creamos el tiempo, no lo dudes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  25. Que lindo relato, Cristal. Me gusta eso de "una paz llena de vida", sólo tu mirada puede verlo así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias Ana. Siempre un placer verte por aquí. Un besazo.

    ResponderEliminar
  27. Hummm...Me has hecho estar allí, y sentir todo ese ambiente, y escuchar las golondrinas y sentirme de repente FELIZ!! Y no creo que fueran las hormonas ¿o si?

    ResponderEliminar
  28. La magia de lo cotidiano es especial si lo sabemos mirar con ojos de niños, curiosos y asombrados.

    Confirmo la opinión del resto de que escribes de maravilla, sabes transmitir y eso es esencial.

    Besos

    ResponderEliminar
  29. Brujita, con o sin hormonas, si te ha hecho sentir feliz, ha valido la pena el post. Un beso.


    Dentro de nosotros, sigue "caminando" el niño que fuimos. Es cuesión de darle alas a menudo. Gracias Matilde.

    ResponderEliminar
  30. Buenísimo relato Cristal. Tiene mucho clima; tus imágenes lográn tocar alguna fibra que quizás todos tengamos por ahí, perdida entre rutinas y cuentas a pagar. Me ha gustado mucho. Besos!

    ResponderEliminar
  31. Gracias Florencia. Los sentimientos en la adolescencia son patrimonio emocional de casi todo el mundo, no importa el lugar.
    Besos!

    ResponderEliminar
  32. ¡Qué bonito! Me ha encantado la entrada...
    ¿Puedo enlazarte?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Gracias Candi. Y enlázame cuando quieras, faltaría más!

    ResponderEliminar
  34. Sí puedes recordarlo siendo un placer, enhorabuena!
    Besos!

    ResponderEliminar
  35. Este escrito me ha traído en mente dos cosas.

    La voz de Serrat susurrando
    "Especialmente en abril
    se echa a la calle la vida.
    Cicatrizan las heridas
    y al corazón, como al sol,
    se le alegra la mirada
    y se abre paso entre las nubes.
    Al paisaje se le suben
    los colores a la cara.
    Y apetece ir donde cubre
    a nadar contra corriente.
    En abril especialmente
    (en Buenos Aires, octubre)".

    Y es desde ahí de donde te escribo, Buenos Aires, en este noviembre primaveral y caprichoso palpitando un nuevo verano. Con mucho aroma a jazmines, como en tu relato.

    Y estoy impresionada... ya que hoy actualicé mi blog, después de mucho tiempo, evocando los jazmines de mi patio. Casualidad?

    Amé leerte. Gracias.

    Paula.

    ResponderEliminar
  36. Paula, no sé porque siento como si te conociera. Seguro que no será esta la última vez que nos leamos.
    Gracias y un beso de bienvenida.

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...