miércoles, 5 de noviembre de 2014

Dust in the wind...

______________________________________



La primera entrada de ‘La mirada de cristal’, es un breve texto, como casi todos aquí, que escribí a modo de presentación, más o menos mediado el año 2008. La de hoy, desconozco si será la última, pero la pergeño a tal modo, por si lo fuese. Lo que está claro, es que no tengo corazón para hacer desaparecer esta breve, en tiempo que no en importancia, parte de mi vida. Así que, hasta que San Bloger no decida lo contrario, todas estas letras… quedaran bajo el amparo de esa insólita y no sé hasta que punto, acogedora ‘nube’, que nos da cobijo a todos por el momento. Y quien sabe…

Por otra parte, decir -hola o adiós- en un blog, puede resultar un empeño inútil, porque es presuponer una audiencia que quizás no exista… aunque la haya habido en algún momento. Al fin y al cabo, los analizadores o contadores de visitas, no dan una idea demasiado exacta de la vida de estos espacios, ya que una entrada desde un buscador, puede producirse por muchos motivos distintos a un interés de lectura. Las hay que duran segundos. Los que tarda el consultante en darse cuenta, de que no era eso lo que andaba buscando. Uno de mis post, aparentemente más populares, con casi cinco mil vistas -que no visitas- hace referencia en su título a una frase musical muy utilizada, que es, lo que muy probablemente haya provocado esa ingente cantidad de registros. Ya que en realidad, los artículos más leídos de La mirada de cristal, son los que están bajo la etiqueta de Física. Son pocos, unos 10 de los aproximadamente 200 que he publicado hasta hoy, pero me satisface comprobar que me explico lo suficiente en un tema tan complejo, como para que sean de los más visitados. En todo caso, para mí, aunque me guste que me lean, el blog, ha representado muchas cosas, pero nunca un concurso ni una competición de visitas.

Tampoco me iré sin decir, y sobre esto podría abrirse un blog monotemático, con no pocas entradas, que iniciar unos de estos espacios es como dar a luz a una criatura, a la que crees controlar… pero que pronto se nos va de las manos, porque va adquiriendo vida propia, con lo que ello conlleva de inabarcable. El resultado es en muchas ocasiones, aún sin pretenderlo… la muestra, o quizás la creación… de un ego escondido, que surge de nuestra entraña más profunda. Escribir, no tiene sentido si no nos revela, aún en la fábula más alejada de nuestra realidad. Lo que no infiere automáticamente que seamos exactamente como escribimos… error muy común en muchos lectores bisoños… sino la necesidad de manifestar un pálido reflejo, de la mejor o peor versión de nosotros mismos. Depende de las razones últimas que cada uno tenga para escribir. Pero la mía, respetable como la que más, no deja de ser solo otra de tantas opiniones al respecto.

Así pues, tras acumular casi 200 seguidores, lo que tiene su mérito, si tengo en cuenta que jamás he practicado la ‘visita blogeril’ con intenciones captadoras, 193  entradas -194 si cuento esta que estáis leyendo- y más de siete mil y pico de comentarios, aunque aproximadamente la mitad sean míos, respondiendo los vuestros, ha llegado el momento de decir –adiós- a esa hipotética audiencia de la que hablaba un poco más arriba. También, a ese puñado de lectores, más o menos  habituales, que me habéis acompañado a lo largo de estos años. A unos cuantos, muy pocos, os he desvirtualizado, o estáis conmigo -en y por- otros medios, pero agradezco vuestra atención a todos, del primero al último de cuantos hasta aquí os habéis acercado, aunque solo haya sido una vez y ni siquiera vayáis a leer estas líneas.
   
Siento y sé… que de alguna forma, estoy cerrando una etapa que comenzó como un reto tecnológico conmigo misma, y que jamás pensé que llegaría tan lejos ni en el tiempo, ni tampoco en mi forma de hacer, incluso de pensar… Si tengo que hacer un balance, el haber pesa bastante más que el debe, aunque esa partida también exista. Pero han sido muchos más los aportes o los descubrimientos positivos que lo oneroso. Sin duda. Quizás, porque después de un tiempo prolongado en este mundo virtual, te das cuenta que el mismo, no es tan etéreo como pueda parecer en un principio… las afinidades o divergencias que se producen en la inter-acción, se hacen tan o más evidentes que en esa otra realidad, que ‘creemos’ nos concierne de una forma más ‘física’. Me refiero, por poner un ejemplo común, a que todos los usuarios habituales de estos medios, nos hemos encontrado alguna vez en esa tesitura de escribir una entrada dedicada a un tema en concreto, sabiendo de antemano y con poco margen de error, quien y qué va comentar J. Prácticamente igual, que en ese otro mundo más palpable. Sin perjuicio de las sorpresas, que siempre somos capaces de concedernos unos a otros.

Sobre este asunto de los comentarios, que sería en principio, la única inter-acción permitida en este medio, escribía hace unos días de forma mucho más resumida de lo que hoy lo haré aquí, contestando el mail de un lector de La Mirada… Hay muchas clases de seguidores en un blog. Existen esos supuestos lectores o adeptos silenciosos, sobre los que nada se puede decir, porque no pasaría de la vana especulación. Y luego están los que -sí- se manifiestan, sin importar la frecuencia con que lo hagan. Todos los casos, para mí, son de agradecer, pero… y lo que voy a decir, no quiere ser una crítica, sino la constatación de un hecho percibido, los hay de muchos tipos y con ‘intereses’ bien diferentes, como asimismo habréis observado vosotros también. Desde el que llega despistado a través de no importa que buscador, no tiene blog ni nada que se le parezca y por el motivo que sea (adg) decide quedarse tu link, para seguir visitándote, hasta el que sólo busca que también tú comentes en su propio espacio, aunque previamente debe gustarle también lo que lee. O al que le da exactamente lo mismo y prácticamente reitera siempre el mismo comentario, con tal de que tú le comentes. Los que te encuentran a través de un comentario escrito en un blog común (probablemente la mayoría) y los que sin importar como hayan llegado hasta el blog, poseen una afinidad evidente con nosotros (aunque sean muy diversos) y con los que, poco a poco, terminamos por tener una relación que traspasa la frontera virtual, sin importar como sea esa ‘transferencia’. También, al que le caes ‘fatal’ y aún así, no se sabe porque oscuros motivos, te sigue… más que comentando… ‘in vigilandum’ J. Sin olvidarnos, del que sólo comenta en las entradas polémicas y busca ‘lucirse’ a nuestra costa, (y  a fe, que muchas veces lo consiguen!) aprovechando la feliz coyuntura de que no piensa como nosotros (algo que sería muuuy aburrido). Están también, los picaflores, que tal como aparecen se evaporan y algún otro que se arroga un magisterio de requerimiento y amistad, ni pedido ni buscado. Y no puedo dejar de mencionar, a esos otros lecto-seguidores, que pertenecen a nuestro entorno más o menos cercano y que son los típicos que solo leen, para ‘a ver qué hace este/a’ y a los que he dado en llamar -rastreator’s-. En fin! de todo, como en botica. 

Aún así, y reiterándome por enésima vez, excepto estos últimos, ¡todos, absolutamente!  han sido bienvenidos a este pequeño y humilde laboratorio de letras que ha resultado ser La mirada de cristal. En el fondo, y como dice la canción que os adjunto al final de esta entrada, solo -Dust in the wind- (polvo en el viento)

Mucho más se podría añadir, sobre las experiencias y el influjo que ejercen estas bitácoras sobre sus autores, y no obstante no haber dos experiencias iguales y por hacer una última reflexión se me ocurre, que pasado un tiempo, establecidos esos lazos de conexión con nuestro entorno blogeril, sin querer e inadvertidamente… en muchas ocasiones ‘nos ataca’ o  desarrollamos… una cierta autocensura a la hora de escoger temas o en la forma de plantearlos, para no molestar a este o aquel… Aunque este medio, sea también exponente de justo lo contrario y haya quien va buscando el ‘epatar’ continuo en sus entradas y argumentos, porque está claro que cada uno es muy libre y dueño de actuar como le plazca. Y no sigo porque sino, aquí nos dan las uvas… J


En fin! sea como sea, antes de amarrar “La mirada de cristal” a puerto, hasta quien sabe cuando… quiero deciros, que ha sido un placer y un privilegio afortunado, navegar en vuestra compañía durante todo esto tiempo, incluso cuando ha sido contra-corriente. 

________________________________

domingo, 24 de agosto de 2014

Hijos de Caín


Imágenes de la mirada de cristal
________________________

Raza de Caín, en el fango cae
y miserablemente muere

C. Baudelaire
______________________

Refugios de soledad  y paisaje en un oscuro Agosto, alterado por vientos árticos. Dicen.

En algunas partes del planeta, pocas… pausa de un mundo de vorágine, más cercano a la maldad que a la lógica de un bien común, que resulta a todas luces ajeno a una humanidad sustantiva y cada vez más lejos del significado de su propio adjetivo. Sin importar donde, seguimos condenados, repitiendo errores sin cesar y como si nada. Incapaces de 'aprender' a convivir en paz.

Caín, persiste en todos nosotros.

Pero quiero creer, que ahí abajo o aquí arriba… la belleza que se pone o se regala…  a la intención de la mirada, transforma el ánimo lo suficiente, para seguir caminando.


Un poco más.

_________________________

lunes, 4 de agosto de 2014

El color de la muerte

Imagen de la mirada de cristal
_______________________
Decidme lo que habéis visto los que estabais con la cabeza vuelta.
La quietud de esta hora es un silencio que escucha,
el silencio es el sigilo de la muerte que se acerca.
Decidme lo que habéis visto.
En el fondo de la noche
hay un escalofrío de cuerpos ateridos

Gabriel Celaya
_________________________

Y cada vez más, se espacian las publicaciones de este blog. La verdad, es que en estas últimas semanas cualquier cosa que salga de este teclado, termina por írseme por las ramas sin remedio, y aunque no importe gran cosa ni a mí ni a nadie, todo cuanto escribo me parece impublicable. Será el cansancio del año siete que acaba de iniciar o vete tú a saber qué… Quizás tengan razón los teosóficos, que dividen el mundo en ciclos de ese número, y por tal motivo, este espacio esté ya en sus postrimerías. Decía Rudolph Steiner, cercano a esos puntos de vista, que el mundo que percibimos es una unidad espiritual y natural indivisible, aunque nuestra consciencia intente separar fenomenológicamente, sin demasiado éxito, esa unidad en busca de una supuesta objetividad… Y de nuevo me he ido a la ‘parra’… En fin!

Sin duda, el diario latigazo informativo, terrible e inevitable, que más allá de la tendencia que le den los medios, nos hiela la sangre cada vez más… tiene mucho que ver en esa fatiga. Es como si los días solo pudiesen escupir maldad e iniquidad. Como si el cielo pesase cada vez más o el sol no saliese para todos. Y si ambos estuviesen a punto de aplastarnos o arrasarnos, probablemente sería lo justo. Porque todos ¡absolutamente! de una u otra forma, colaboramos en esta absurda ignominia que llamamos mundo civilizado.

Y mientras en Siria, Palestina, Israel, Sudán etc…  no importa mucho el lugar o el momento… ‘ellos’ mueren o viven aterrorizados, sin esperanza ni futuro de ninguna clase… nosotros, aunque también sin demasiado éxito, tratamos de escondernos en nuestras vidas, que ilusamente imaginamos tan lejanas a esos infiernos. O lo que es peor, en nuestras filias, creando o manipulando verdades y hechos a nuestra conveniencia de ideas. Dando ‘color’ a la muerte.

__________________________________

   



lunes, 30 de junio de 2014

Memorias de Adriano y ollas varias

Busto de Adriano de autor desconocido
___________________________

"En lo más profundo, mi autoconocimiento es oscuro, interior, informulado, secreto como una complicidad"

Marguerite Yourcenar
___________________


Me encuentro releyendo estos días, con placer, las “Memorias de Adriano” de la gran Marguerite Yourcenar. Un libro, que me impactó muy favorablemente en su primera lectura, hace ya un montón de años. Y ahora de nuevo, me vuelve a provocar, las mismas gratas sensaciones de esa primera vez, y por añadidura, una especie de nostalgia de reconocimiento propio en los sentimientos de alguien, en principio tan lejano a mí, como un Emperador romano. Bien es verdad, que dichas memorias están escritas por una mano contemporánea y femenina, y probablemente tampoco sea ajena a esa sensación mi edad actual, mucho más próxima en esta segunda ocasión, tanto a la del protagonista como a la de la autora. Lo cierto, es que según voy avanzando en la historia y voy recordando, me doy cuenta que aún conservando la totalidad de mi esencia de entonces, mis impresiones sobre los distintos asuntos abordados, han ganado en matices. Lo que genera una, no sé si mayor… pero si me atrevería a decir, más profunda y amplia comprensión de lo leído.

El libro, más que excelentemente escrito y documentado, es una larga carta escrita en primera persona, que Adriano comienza por dirigir a uno de sus amantes más queridos, para terminar haciéndolo a su sucesor (Marco Aurelio). Todo él, es la  sincera reflexión personal que un hombre, sin más, hace sobre su vida y entorno en el umbral de su última etapa. La indagación honda y sutil, de alguien extraordinario por vida y circunstancias, sobre muchos y diferentes aspectos del alma humana. Y es que la autora, que huye de cualquier mistificación propia de un personaje tan fuera de lo común, sabe como penetrar y hacer argumentar al hombre desnudo que hubo tras la celebridad.

Son muchas las notas tomadas por mí en ambas lecturas, no obstante, no tengo intención de dejar aquí un corolario de las mismas, porque creo que resultaría oneroso fuera de contexto, y ya he dicho en párrafo anterior, que solo los matices de mis conclusiones han cambiado… pero hay una… que hace días que me tiene ‘meditando’. Dice así:

Cada uno se decide, vive y muere conforme sus propias leyes

Un aserto, subrayado en esta segunda oportunidad, probablemente porque en la primera, en esa vana presunción y seguridad de la juventud, debió pasarme desapercibido, escondido bajo una más que incierta ‘naturalidad’. Aparentemente, casi una verdad de Perogrullo. Pero ahora, en este presente tan ‘transcurrido’, posee o le doy… no sabría decirlo… unas connotaciones muy distintas. Porque aunque en última instancia, así sea, tanto nuestras leyes personales, como nuestras decisiones, a la luz de los años, no resultan ni tan verdaderas ni tan claras, como para darles esa exactitud contenida en él. Quizás, porque la razón se obnubila o se confunde ante los relámpagos de los innumerables estímulos a los que nos vemos sometidos a lo largo del camino. Y a nuestro pesar, adolecemos de esa indiferencia y neutralidad imprescindibles para resolver con la frialdad precisa, la multiplicidad de cuestiones que nos atañen. Por no hablar del azar, si es que tal cosa existe...

Como sea, todos terminamos por contar con toda una colección de aciertos y errores a voluntad propia, lo que por fin… parece dar a la frasecilla de marras, la  verosimilitud propuesta.


No sé… creo que me voy a tomar un gin tonic… ;)  

____________________________

domingo, 1 de junio de 2014

Ma non troppo...

Imagen de La mirada de cristal
_________________

"La palabra escrita, me enseño a escuchar la voz humana"
Marguerite Yourcenar
___________________

Contra mi costumbre, incluso quizás como terapia, dejo hoy aquí algo más personal de lo habitual. Es una dedicatoria destinada a alguien cercano de mi entorno ‘real’. Una realidad que ya no puede dejar de ir entrecomillada, y es que por diversos motivos, que todos los que utilizáis estos caminos alternativos de la virtualidad bien conocéis, esas comillas, están mucho más cerca de un itinerario atípico que de un paréntesis. Porque aunque aquí se esté sin estar, se está!

Es un escrito antiguo, ma non troppo, que de forma inusual no ha sido destruido y que cambiando aquí y suprimiendo allá, ha conseguido salvar la censura de alguien que se esconde en una aparente sociabilidad, cuando en realidad es de una reserva que roza lo enfermizo. Uno, puede contarse a si mismo, aún sin mentir en ningún momento… de una forma que lo esconda o no lo muestre en demasía, aunque aparentemente pueda parecer todo lo contrario. Todo un arte defensivo, que muchos practicamos… o debería decir, que no podemos dejar de practicar. Aún así, la escritura, es un arma poderosa en ese sentido, y, siempre digo que de una u otra forma, en mayor o menor medida, termina por mostrar el espíritu de quien la impulsa. Pero es esa una virtud, que depende mucho más de la habilidad del lector que de la supuesta destreza para ocultarse del autor.

No es largo y espero que asimismo os resulte ligero, que no está la cosa para más pesadeces de las que ya nos acosan por todas partes. Y viene un poco al filo de mi entrada anterior, podría decirse que es origen al mismo tiempo que una ampliación de la misma y me incumbe de una forma ciertamente personal. Aparte de a quien se lo dedico, que sé que sí… no sé a quien más pueda resultarle útil, pero por poco que sea, con esa confianza lo traigo hasta todos aquellos que tengáis a bien leerlo.

Ha llegado un momento, en que ya no sé si rozo la misantropía o el asilvestramiento, y poco me preocupa… Sé, que he aprendido a llevarme bien conmigo y disfruto con ello. Quizás por eso, el paisaje de mis días, se compone de cosas cada vez más sencillas, en donde el tiempo ya resulta ser un reflejo en el agua, tan nítido como borroso. Equívoco. Lo que no deja de ser una sutileza impenetrable para los extraños a mi pequeño cosmos. Un mundo, donde escribir ha resultado ser un código para descifrarme a mí misma, sin importar demasiado quien me lea o sea capaz de entenderme. Lo que bien podría traducirse en este deseo cada vez más intenso de soledad y desprendimiento de bienes materiales. Hago una vida, a todas luces normal, pero sólo me mueven mis lecturas, mis caminatas, mi música y alguna charla puntual con alguien que realmente merezca la pena escuchar, por más intranscendente que sea el motivo. Incluso me complazco en el callejeo del anonimato urbanita.

Pero sobre todas las cosas, desde niña, me ha seducido al extremo el diluirme en el paisaje. Lejos de todo y de todos, por más rodeada que me hallara o halle. Lo que siempre me lleva de regreso a donde crecí. Probablemente, porque de todo lo que me atañía, era lo único realmente bello y genuino que podía dominar y hacer mío con solo asomarme a la ventana de mi cuarto infantil. Todo un poder, que no se me concedió en ningún otro ámbito hasta mucho más tarde y que sigo conservando cuidadosamente. Aunque a fuer de ser sincera, debería decir que tardé muy poco en declararme libre, porque eso es algo que solo uno mismo puede otorgarse. Y es que al final, por más extraña o dificultosa que haya sido, nuestra infancia se conserva incólume. Y si así no fuese, nos faltaría una parte de nuestra alma.

Y aunque ese mundo de espacios y átomos puros, ya no exista más que en mi memoria y la de unos pocos más… o  arrasado bajo las aguas de un pantano inútil, sigue viviendo en todos nosotros. En una parte de nuestro tiempo, que sigue transformando lo trivial en esencial. Porque lo que no fuimos o no vivimos, nos conforma casi en la misma medida que lo que somos. Y siempre seremos ‘ausentes’ de ese lugar.
  
Por más que algunos en su estrechez mental, no vean más que agua, o pura invención en esta dimensión… en ese inmenso lago que es ‘puerta de Ávalon’ para otros.


Para O.B.
_____________

miércoles, 14 de mayo de 2014

My way

Imagen de la Mirada de cristal
__________________________
He visto como el viento daba sobre los pájaros y ellos lo hacían suyo, abriéndole su interior.
Lorenzo Oliván.
_______________________________


No sé si vamos devorando años o ellos nos devoran a nosotros. El caso, es que durante lo que a algunos les parece mucho tiempo y por el contrario a otros un suspiro… esta especie de carnicería mutua, que bien sabemos todos como acaba, tiene una importancia u otra, dependiendo de en qué punto concreto de esa, ciertamente extraña e inaprensible ‘línea temporal’ nos encontremos.

A este respecto, aunque está claro que cada uno lo vive a su modo, he tenido muchas veces la sensación de ir atravesando umbrales, y no siempre con el mismo ánimo. Porque no es lo mismo cruzar de la niñez a la adolescencia (que también cuesta lo suyo) que de ésta, a la juventud adulta, en donde la sensación que nos asalta, en principio y por lo general, (lo que no faltan nunca son excepciones) es agradable y de absoluto dominio de nuestras situaciones vitales. Otro tema, es pasar de esa juventud adulta a lo que nombramos como madurez, en donde muchas de esas verdades y sistemas, que creímos inmutables durante largos lapsos de tiempo, ya se nos han caído y con todo el equipo. Lo que no sé, si nos convierte en más sabios que escépticos. Probablemente en ambas cosas a un tiempo. Quizás, porque la auténtica sabiduría, consista en no dar nada por inmutable ni definitivo. Para seguir interrogándonos acerca de todo, con esa misma curiosa y palmaria ingenuidad del niño que seguimos llevando dentro, ahora, no obstante,  con la… no sé si llamarle ventaja… de todos los recursos que da la experiencia de lo ya vivido. 

Y quería hoy referirme de forma especial, a esos momentos concretos del ‘cruce’ de un lugar del tiempo a otro. No hablo de edades específicas, porque cada vida es una historia de connotaciones distintas, sino de una cierta evolución del estado de ánimo, que nos sitúa más allá o más acá de una línea tan abstracta como real. Bien es verdad, que tales sucesos acostumbran a llegar con ella (la edad). Lo que quiero transmitir, es que hay en esos traslados, normalmente graduales, como un cierto tiempo de cortesía para que nuestro cerebro y por supuesto nuestro cuerpo los asimilen. Son  momentos de  cierta indecisión... asimismo de confusión. Como cuando tenemos un pie en el agua y el otro todavía en la arena, porque aún no hemos decidido si nos vamos a zambullir o a permanecer al sol en ese agradable rincón en el que nos instalamos hace años y que aún parece estar a nuestra completa disposición.

Bien, pues no sé vosotros, pero yo tengo claro, o ya he aprendido… que a pesar de esa especie de falsa zozobra que genera la pérdida de un estatus de años, desde el mismo momento en que te lo planteas, sin prisa pero sin pausa, ha llegado el momento de ponerse en marcha hacia otro ciclo, por más pereza o incertidumbre que nos despierte. Y digo pereza, porque miedo a estas alturas, la gran mayoría, hace ya, que lo hemos desechado. Me parece además,  que intentar retrasar esos ‘tiempos’ es un error garrafal que desubica nuestro reloj interior de una forma imperdonable, que siempre termina por pasar una onerosa factura a quien no sabe verlo y asumirlo. La de abandonar etapa a la fuerza, con todo lo que ello conlleva, porque nunca será lo mismo, sentirse expulsado, de no importa donde, que abandonar de motu propio.

Aunque cada uno lo viva  a su manera.
________________________________

domingo, 4 de mayo de 2014

De lo cotidiano


Imagen hallada en Internet de origen incierto
_____________________________
Para D.K.
_____________

Hay actos, que podríamos definir como de rutina, por la regularidad o la frecuencia con que se producen. Y sin embargo, están lejos de la connotación peyorativa con la  que muchas veces adjetivamos nuestro día a día. Son esa pausa en el camino, que reconvierte ese firme por el que nos deslizamos en algo más liviano, y hacen asimismo, que nuestros itinerarios cotidianos no nos ‘aplasten’ de forma obvia. Creo además, que en según que casos o circunstancias, resultan totalmente necesarios para mantener el equilibrio. Incluso la cordura. Aunque tengo claro, que dicho término, es cada vez de más difícil y ambigua definición. Porque probablemente, en lo que todos estaremos de acuerdo, es en que vivimos en un extraño e incomprensible a todas luces… complejo mundo. A lo que ninguno, somos ajenos.

Hablo de hechos sencillos e imposibles de referir en su totalidad, afortunadamente, por su abundancia. Pero citaré algunos de los más comunes que se me ocurren, como por ejemplo, ese ‘café con o sin periódico’ sin prisas del domingo por la mañana al sol de cualquier terraza o jardín cercano. O en la cama. También, para el que lo tenga, del hábito de un paseo corriente, que nunca resulta el mismo aunque recorramos o nos detengamos prácticamente en los mismos lugares, todas las veces.  O de esa charla cómplice y buscada a menudo… que en la compañía adecuada, que todos sabemos procurarnos, provoca que cualquier tema abordado adquiera o pierda presión a voluntad y necesidad de los contertulios. Y que una vez finalizada, sin importar como o donde te halles, hace que te sientas renovad@ y llen@ de energía. Para muchos, entre los que me cuento, algo tan sencillo como la meteorología, al alcance de absolutamente todo quisque… resulta fuente de belleza y relajación, aún la más inclemente. Toda una maravilla, ver anochecer, amanecer, llover… tormentas y demás fenómenos que todos hemos disfrutado alguna vez.

Por no hablar, de esos tiempos de soledad tan necesarios, aún para aquellos que no son conscientes del relajo que representa la acción de estar y existir solo para nosotros mismos,  ‘dejando de ser’ para el mundo y sus convenciones. Por ejemplo y por citar de nuevo, algunos de las más sencillos, esa ducha de agua caliente o fresquita, a gusto del consumidor, después de un esfuerzo físico. O la natural introspección que se produce tras la lectura de un texto que nos ‘toca’ o ese mágico momento previo al sueño, del que difícilmente guardamos memoria… en donde nuestro yo se fuga a dimensiones desconocidas o al menos no recordadas claramente en nuestra materialidad, permitiéndonos un vuelo imposible en nuestro presente ‘real’. Otro de esos términos, ambiguo donde los haya...

En todo caso y para finalizar lo que largo está,  os deseo, felices y frecuentes vuelos.
________________________________
Texto, basado en las vivencias de dos amigas, en una soleada mañana de sábado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...