domingo, 5 de octubre de 2008

Re-aprendiendo a jugar.

_____________________________________________________

Perla encontrada en un blog abandonado:

Cuando te das cuenta de que has pasado todo este tiempo lanzando la pelota, contra la misma pared, desde el mismo sitio, en el mismo sentido, y entiendes que, de esta forma la pelota te seguirá llegando una y otra vez de la misma manera. Sólo entonces te das cuenta de que cambiando tu posición, o el ángulo de tu raqueta la pelota se desviará y empezará el juego de nuevo.
Sara M. (Volando sobre el nido del cuco)

¿Porqué nos empeñamos en jugar siempre de la misma manera? (No valen excusas)

¿Porqué nos dará tanto miedo cambiar?

20 comentarios:

  1. A mi el miedo me guia. Voy hacía donde me dá miedo porque sé que me enseñará algo...
    "Si quieres resultados diferentes haz las cosas de manera diferente"
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Dicen por ahí que el hombre es un animal de costumbres. En realidad, nos organizamos la vida de una manera y repetimos, repetimos y nos volvemos rutinarios.
    En mi opinión hay que arriesgarse, tirar la pelota a otro lugar y comenzar juegos nuevos que nos llenen de vida y que llenen nuestra vida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Realmente a sido una perla...
    Felicidades,me ha encantado la entrada.......
    Blogger Divino Tesoro......

    Un saludo......

    ResponderEliminar
  5. Creo que lo más dificil es darse cuenta de nuestra inmovilidad. Una vez que hemos tomado conciencia de ello y vemos las posibilidades de un juego diferente hay posibilidad de jugar de otra forma. Que lo hagamos o no depende de cada cual

    ResponderEliminar
  6. Como dicen los principios budistas el no aceptar que nuestra vida cambia a cada minuto es no aceptar la vida en si.

    Nos da miedo balancearnos al son que marca el viento y no nos damos cuenta que debemos dejarnos a su merced, ir contra él, sería ir contra la propia vida.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Amparito, sólo los valientes sienten miedo. Y sí, hay que probar a lanzar la pelota de forma diferente.

    Al autor del comentario suprimido, ¡lástima! aquí todo el que viene en son de paz es bienvenido.


    Oyana, efectivamente arriesgar, incluso cuando nos estrellamos, es la única manera de avanzar. Y alguna vez, gracias a Dios, o a quien sea... se acierta. En todo caso yo creo que importa mucho más jugar que ganar.


    Pues sí €rik, Blogger divino tesoro. Lástima que no sepa como dejarte un comentario. Soy una analfabeta informática. Pero lo seguiré intentando que a cabezota me ganais muy pocos. Además, mira por donde, ya te visitaba antes. Buen blog el tuyo.


    Sr.Doctor, siempre tan certero en sus diagnósticos. Efectivamente el primer paso es tomar conciencia de en donde estamos errando, y una vez detectado el error, iniciar un nuevo juego sólo es cuestión de tiempo.

    Adriana vida, aceptar los cambios es sólo cuestión de tiempo... ese asesino de ilusiones y lenitivo de todo dolor a la vez. Cuesta dejar cosas atrás, porque la sensación es de pérdida y a nadie le gusta perder. Pero como bien dices, déjate mecer por el viento y llegarás a un nuevo puerto. Pero no sueltes el timón jeje! Espero que estés mejor.
    Un millón de besos!

    ResponderEliminar
  8. Que linda tu mirada de cristal...tiene todos los colores y eso me gusta. Vuelvo en cualquier momento.

    ResponderEliminar
  9. Por eso aprendemos a soñar. Pero tampoco eso es de cobardes.

    Chuff!!

    ResponderEliminar
  10. Tú sí que eres linda Ana! Gracias por venir hasta aquí, y vuelve cuanto antes!

    ResponderEliminar
  11. En efecto zenyzero, soñar, con la que está cayendo, es casi una temeridad. ¡Que digo "casi"! una auténtica y maravillosa locura...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. si, la rutina teje una tela de araña invisible sobre nuestras vidas. Cuando te das cuenta, estás de mierda hasta el cuello...

    hay que buscar la incertidumbre con pasión

    un beso

    ResponderEliminar
  13. Pues sí Roberto, la rutina siempre nos acecha. Pero la vida se encarga de bajarnos de ella cuando menos lo esperamos.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por cuidarme! Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  15. la única certeza que tengo es la incertidumbre, dice una canción

    no sabemos que hará la pelota si la lanzamos de forma diferente a como lo hacemos siempre...

    pero si no te arriesgas, no vives
    o mal vives, no sé

    saludos.

    ResponderEliminar
  16. No solo puede ser miedo, también el desinterés, la apatía, el me da igual o "que corra otro la pared, yo estoy bien así". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. una vida ... así es, la unica certeza es la incertidumbre y lo único permanente es el cambio...
    por eso, no queda más remedio que arriesgar.
    Bienvenida y un beso!



    Daniel, siempre tan acertado...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. lindo texto... Cambiar es la esencia de la vida. Mejor sorprendernos en el movimiento que agobiarnos en la repetición. Hay todo un mundo que empieza a cada buscar un nuevo punto de partida... sólo hay que estar atentos y con los ojos bien abiertos.
    Saludos desde Perú!

    ResponderEliminar
  19. Que ni pintado, siempre he estado jugando al "no cambié". Desde cierta edad de la infancia, me enseñé a no aceptar los cambios, me disgustaron los cambios.

    Me negaba a cambiar de ropa, un tremendo fastidio que me acompaña hasta hoy. No probar lo que se me ofrecía, dejar pasar la pelota.

    Pero ahora ya sé porqué, y voy a seguir intentando volver el ángulo, encontrando palabras y fórmulas nuevas, para vivir algo mejor desde ahora, durante el tiempo que pueda.

    ResponderEliminar
  20. Cuesta, cuesta un huevo cambiar...
    Y es que muchas veces solo nos conformamos con lo que queremos...por eso nos cuesta tanto supongo!

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...