lunes, 5 de enero de 2009

Desde otro cristal...



Cuando abrí este espacio, decidí que salvo en casos muy, muy puntuales, nunca tocaría temas de política. Hoy es esa ocasión puntual.
Desde hace unos días, la prensa y los medios en general revientan en titulares sobre los sucesos de Gaza. También desde la Blogosfera, me llegan noticias y opiniones sobre este tema comprometido y espinoso donde los haya. He intentado pasar de puntillas y orillarlo. Pero al final, la naturaleza de cada uno de nosotros nos puede y aquí estoy a punto de satisfacer a mis bilis, mi corazón y mi cerebro, que me lo están pidiendo a gritos. De hecho, ya he opinado en algun Blog, como el del DR. FREUD, sin poder contenerme, ante lo que considero injusto.
Que nadie espere encontrar una opinión "politicamente correcta". La manipulación informativa, es tal, que de algún modo necesito decir basta!. Sé que me creará antipatías y que me busco polémicas que no van ningún sitio. Pero tengo claro, que no se puede complacer ni gustar a todo el mundo. De todas formas, mi educación Volteriana me reclama que pida disculpas a quien pueda sentirse ofendido. Lo digo de corazón.
Y dicho esto, intentaré transcribir un artículo de PILAR RAHOLA, (a la que sólo conozco a través de los medios) reduciéndolo dentro de lo posible, para que no pierda la coherencia y que suscribo por completo. Aclarar también, que no soy judía y que politicamente me situo a en una izquierda humanista y democrática , a la vista de las informaciones, incorrectísima políticamente hablando. Algo que me trae al pairo por completo.
_______________________________________________
_______________________________________________

La izquierda lunática
“Maten a ese cerdo infiel”. Con esa simple orden, enviada por un imán, la vida de un profesor francés, Robert Redeker, cambió para siempre el 19 de septiembre de 2006. Internet multiplicó la amenaza en decenas de webs islámicas, y la dirección de su casa, sus números de teléfono, los datos de sus hijos, fueron publicados. Desde ese día, toda su familia vive bajo protección policial, y ha tenido que abandonar su trabajo, su domicilio y cambiar de vida. Su crimen, haber escrito un artículo en el diario francés Le Figaro titulado: “What should the free world do while facing Islamist intimidation?”. En ese artículo, Redeker defendía la libertad de las democracias y alertaba del peligro del Islam radical. Y por defender la libertad de nuestra sociedad, ha perdido su propia libertad.
En su reciente libro “Atrévete a vivir”, explica su vida en la clandestinidad. Una vida condenada al exilio interior, en su propio país. Por ejemplo, no ha podido anunciar la muerte súbita de su padre, por miedo a ser descubierto. Miembro de la revista de la elite de izquierdas “Le Temps Modernes”, fundada por J. P. Sastre, se ha visto abandonado por los líderes de izquierda franceses, que han atacado su crítica al Islam. Y así, como Salman Rushdie, como Talisma Nasreem, como Ayan Hirsi Ali, también Robert Redeker, ha descubierto que una parte de la izquierda europea está traicionando a la libertad. Él habla de los peligros del fascismo islámico, que amenaza, aterroriza, esclaviza y mata. Y sus compañeros de la izquierda, lo acusan de islamofobo y racista. Él denuncia la pasividad del mundo ante la esclavitud de la mujer, la ablación del clítoris, el uso de niños bombas, el fanatismo terrorista. Y sus compañeros de la izquierda, le acusan de no ser respetuoso con otras culturas. Él, como yo, como muchos, defiende un Islam libre de fanáticos, dictadores, terroristas y totalitarios. Y nuestros compañeros de la izquierda nos dejan solos ante esa defensa. Él asume, pues, la responsabilidad moral de defender la carta de derechos humanos, ante el acoso del islamismo radical, que es la nueva ideología totalitaria a la que se enfrenta el mundo. Y los compañeros de la izquierda, traicionan ese mismo compromiso moral.
Es decir, estamos en un momento de la historia que exige una defensa firme de la libertad. La izquierda, tendría que liderar esa defensa. Y sin embargo, desgraciadamente, no está a la altura del momento histórico que vive la humanidad. ¿Por qué? ¿Qué patologías profundas alejan a la izquierda europea de su compromiso moral? ¿Por qué no vemos manifestaciones en París, o en Londres, o en Barcelona en contra de las dictaduras islámicas? ¿Por qué no lo hacen contra la dictadura birmana? ¿Por qué no hay manifestaciones, en contra de la esclavitud de millones de mujeres, que viven sin ningún amparo legal? ¿Por qué no se manifiestan en contra del uso de niños bombas, en los conflictos donde el Islam está implicado? ¿Por qué no ha liderado nunca la lucha a favor de las víctimas de la terrible dictadura islámica de Sudan? ¿Por qué nunca se ha conmovido por las víctimas de los actos de terrorismo en Israel? ¿Por qué no considera la lucha contra el fanatismo islámico, una de sus causas principales? ¿Por qué no defiende el derecho de Israel a defenderse y a existir? ¿Por qué confunde la defensa de la causa palestina, con la justificación del terrorismo palestino? Y la pregunta del millón, ¿por qué la izquierda europea, y globalmente toda la izquierda, solo está obsesionada en luchar contra dos de las democracias más sólidas del planeta, Estados Unidos e Israel, y no contra las peores dictaduras? Las dos democracias más sólidas, y las que han sufrido los atentados más sangrantes del terrorismo mundial. Y la izquierda no está preocupada por ello.
Desde mi perspectiva de librepensadora, vinculada históricamente al pensamiento de izquierdas racional, me veo obligada a acusar a una parte de la izquierda, la que hace más ruido en periódicos y calles, de ser profundamente reaccionaria, antimoderna y antioccidental. Y, por todo ello, cómplice del avance del totalitarismo en el mundo. Nuevamente, ¿por qué? Estas son las patologías del pensamiento que detecto en los intelectuales y líderes más ruidosos de la izquierda, desde Noam Chomsky hasta José Saramago, desde Michael Moore, hasta Hugo Chávez o Evo Morales: no superación de la herencia dogmática estalinista; simplismo antiamericano; odio exacerbado a Israel; antisemitismo inconsciente. Es decir, hoy en los periódicos, en las universidades, en algunas cancillerías y en muchos libros, no tenemos líderes de izquierdas comprometidos con la libertad.
Tenemos líderes de una izquierda lunática capaz de minimizar al terrorismo, banalizar a la Shoá, ignorar el sufrimiento de la mujer y justificar dictaduras terribles. Esos líderes, y esa corriente de opinión, explican el odio que hoy sufre Israel en el mundo, y especialmente en Europa. Un odio que va de la mano del odio que sufre, a su vez, Estados Unidos.
1.- Permítanme analizar la primera patología, la Herencia dogmática estalinista y el antiamericanismo. Aunque el muro de Berlín ha caído, y con él la mayoría de las dictaduras comunistas, aún no ha caído el muro que muchos militantes de izquierdas mantienen en su propio cerebro. Así, algunos grandes dogmas estalinistas están intactos y condicionan los análisis de sus herederos. No es una casualidad que, durante décadas, el estalinismo criminalizara a Israel, y la izquierda actual lo continúe haciendo. No es una casualidad que, durante décadas, se considerara a las organizaciones palestinas terroristas, como fuerzas de liberación, y la izquierda actual continúa minimizando el terrorismo palestino y despreciando a las víctimas judías. No es una casualidad que, durante décadas, considerara a Estados Unidos como el paradigma de la maldad política, y la izquierda continúe obsesionada con Estados Unidos. De hecho, la mayoría de actitudes antiamericanas se deben a los anteojos con que la izquierda lunática mira al mundo. Son anteojos furibundamente antiamericanos. De manera que, si alguien es amigo de USA, es mi enemigo, y si alguien es enemigo de USA, es mi amigo. Y así, tipos de extrema izquierda acaban siendo amigos de Irán. Les une el odio a Estados Unidos, el odio a Israel y el desprecio genético hacia los valores occidentales. Es decir, les une el desprecio profundo a la libertad.
Sin duda, el paradigma de la imbecilidad de esta izquierda dogmática se llama Hugo Chávez. Pero en Europa muchos profesores universitarios, escritores con prestigio y grandes intelectuales, piensan igual que Chávez. Solo se distinguen por ser más sutiles en la expresión de sus prejuicios. Por supuesto, la crítica a las políticas de Estados Unidos o Israel, son legítimas y algunas, muy necesarias. Pero el fenómeno actual va mucho más allá de las críticas razonables. Se trata de una brutal criminalización del derecho de Israel a su existencia y a su defensa, acompañada de una mirada tierna sobre el terrorismo palestino. Y en el caso de Estados Unidos, tampoco abunda la crítica razonable. Abunda el prejuicio, el maniqueísmo y la obsesión. En Europa y América Latina, este fenómeno es especialmente virulento.
2.- La segunda patología, el Antiisraelismo sin complejos, y el antisemitismo inconsciente. Sin duda, el odio exacerbado a Israel marca las pautas de los periódicos del mundo. Ningún otro conflicto sufre una distorsión informativa como éste; Israel es el único país del mundo que tiene que pedir perdón por existir, perdón por defenderse y perdón por no desaparecer. Sus acciones militares son elevadas a la categoría del horror. Sus víctimas son despreciadas y sus enemigos son considerados héroes. La clave está en la frase que dijo el Premio Nóbel Imre Kertesz, judío húngaro que sufrió el Holocausto: “Cuando veo en la televisión los tanques israelíes, una idea me atraviesa el alma: Dios mío, que bien que pueda ver la estrella judía sobre los tanques israelíes y no cosida sobre mi ropa como en 1944. No soy imparcial ni puedo serlo: dejo la imparcialidad a los intelectuales europeos que juegan a ese juego de forma tan malvada...” Así es. Lejos de ser la histórica víctima judía que se arrastraba por los ghettos, era perseguida como una rata y era asesinada, hoy el judío eleva un país de la nada, investiga, inventa, ganas premios internacionales y vence en todas las guerras que le plantean. Y esa imagen del judío victorioso, a pesar de siglos de persecución y exterminio, es insoportable para muchos. El primer pecado de Israel, es no sucumbir. Esa fuerza que le ha permitido sobrevivir a guerras letales y a millones de enemigos, es lo que más indigna a la izquierda lunática. ¿Por qué? Porqué es genéticamente antisemita. Por supuesto, nadie de esa izquierda reconoce que es antisemita. Hablan de solidaridad con el pueblo palestino, de crítica racional a Israel, de compromiso con la libertad. Veamos los conceptos.
Primer concepto: solidaridad, palabra tótem de la izquierda europea e internacional. Sin embargo, es una solidaridad tuerta, que llora con un único ojo, solamente por las víctimas palestinas, pero que aplaude la masacre en una escuela judía, o en un autobús, o en Universidad Monte Scopus. Y si se solidariza con la causa palestina, nunca lo ha hecho con la causa judía. Esa izquierda aplaudiría la desaparición de Israel, y nunca se ha sentido cómoda con su existencia. Por tanto, no es solidaridad con las víctimas. Es odio hacia Israel. Otro concepto: crítica racional. No existe en la práctica totalidad de los análisis. Lejos de encontrar reflexiones equilibradas, solo encontramos una reducción extrema y maniquea del conflicto, que convierte a Israel en un ente malvado, y a los palestinos, en víctimas puras. Así, durante años la mayoría de los analistas convirtieron a Arafat en una especie de Che Guevara árabe, héroe de la lucha de los pueblos. Su corrupción, su autoritarismo, su violencia nunca fueron objeto de crítica, y a nadie le interesó saber qué hacían los palestinos con los miles de millones de dólares que llegan a la autoridad palestina, desde todos los lugares del mundo. Cada palestino ha recibido, per cápita, el doble que los europeos por el Plan Marshall. ¡Y hay pobreza! ¿Por qué? A nadie le ha interesado formular esta pregunta, porqué es más fácil culpar a Israel de los males palestinos, que intentar saber qué responsabilidad tienen los palestinos, en su propia miseria. Y finalmente, el concepto de compromiso con la libertad. Oigo esa expresión en todos los foros propalestinos europeos. “¡Estamos a favor de la libertad de los pueblos!”, dicen con ardor. No es cierto. Nunca les ha preocupado la libertad de los ciudadanos de Siria, de Irán, del Yemen, de Sudan, etc… Y nunca les ha preocupado la libertad destruida de los palestinos que viven bajo el extremismo islámico de Hamás. Solo les preocupa usar el concepto de libertad palestina, como misil contra la libertad israelí.
Una terrible consecuencia se deriva de estas dos patologías ideológicas: la Manipulación periodística. Finalmente, no es menor el daño que hace la mayoría de la prensa internacional. Sobre el conflicto árabe-israelí NO SE INFORMA, SE HACE PROPAGANDA. La mayoría de la prensa, cuando informa sobre Israel, vulnera todos los principios del código deontológico del periodismo.
Y así, cualquier acto de defensa de Israel se convierte en una masacre y cualquier enfrentamiento, en un genocidio.
Se han dicho tantas barbaridades, que a Israel ya no se la puede acusar de nada peor. En paralelo, esa misma prensa nunca habla de la ingerencia de Irán o Siria a favor de la violencia contra Israel; de la inculcación del fanatismo en los niños; de la corrupción generalizada en Palestina. Y cuando habla de víctimas, eleva a la categoría de tragedia a cualquier víctima palestina, y camufla, esconde o desprecia a las víctimas judías. Acabo con un apunte sobre la izquierda española. Muchos son los ejemplos que ilustran el antiisraelismo y el antiamericanismo que definen el ADN de la izquierda global española. Por ejemplo, un partido de izquierdas acaba de expulsar a un militante, porqué ha creado una web de defensa de Israel. Cito frases de la expulsión: “Nuestros amigos son los pueblos de Irán, Libia y Venezuela, oprimidos por el imperialismo. Y no un estado nazi como el de Israel”. Otro ejemplo, la alcaldesa socialista de Ciempozuelos cambió el día de la Shoá, por el día de la Nakba palestina, despreciando, así, a más de 6 millones de europeos judíos asesinados. O en mi ciudad, Barcelona, el ayuntamiento socialista ha decidido celebrar, durante el 60 aniversario del Estado de Israel, una semana de “solidaridad con el pueblo palestino”. Para ilustrarlo, invitó a Leila Khaled, famosa terrorista de los años 70, actual líder del Frente de Liberación de Palestina, que es una organización considerada terrorista por la Unión Europea, y que defiende el uso de las bombas contra Israel. Y etcétera.
CONCLUSIÓN. No soy judía, estoy vinculada ideológicamente a la izquierda y soy periodista. ¿Por qué no soy antiisraelí, como la mayoría de mis colegas? Porqué, como no judía, tengo la responsabilidad histórica de luchar contra el odio a los judíos, y, en la actualidad, contra el odio a su patria, Israel. La lucha contra el antisemitismo no es cosa de judíos, es obligación de los no judíos. Como periodista, estoy obligada a buscar la verdad, más allá de los prejuicios, las mentiras y las manipulaciones. Y sobre Israel no se dice la verdad. Y como persona de izquierdas, que ama el progreso, estoy obligada a defender la libertad, la cultura, la convivencia, la educación cívica de los niños, todos los principios que las Tablas de La Ley convirtieron en principios universales. Principios que el islamismo fundamentalista destruye sistemáticamente. Es decir, como no judía, periodista y de izquierdas tengo un triple compromiso moral con Israel. Porqué, si Israel fuera derrotada, serían derrotadas la modernidad, la cultura y la libertad. La lucha de Israel, aunque el mundo no quiera saberlo, es la lucha del mundo libre.

Pilar Rahola10/06/2008

41 comentarios:

  1. Siento la extensión del meme. Y entenderé a todo aquel, que le de "pereza" leerlo, o que por cualquier otro motivo, no desee comentar. Pero yo, hoy, me voy a dormir algo más satisfecha.
    Gracias a todos-

    ResponderEliminar
  2. Buenos días Cristal, admiro su valentía en tomar posiciónen el sentido contrario al que lo hace la inmensa mayoría de la gente que conozco, incluyéndome a mí mismo, que es a quien conozco mejor. No voy a negarle que siento por Pilar Rahola una gran animadversión, me parece tan lunática como la gente a la que critica, pero de la acera de enfrente. Hablar de EE.UU. como el paradigma de la libertad, es tener, cuando menos, una memoria muy selectiva: allí está la historia de latinoamérica para refutarla; las invasiones, el saqueo y hasta la invención de Estados como Panamá, en función de sus mezquinos intereses. Lo de Israel ya es caso aparte. Según ella, los palestinos son terroristas, y el estado de Israel un colectivo que tan sólo se defiende; que Arafat fue un terrorista, pero se olvida de que muchos de los dirigentes actuales y pasados de Israel también lo fueron, comenzando por el "inmortal" Ariel Sharon. El terrorismo es el arma de los que no tienen dinero para pagarse una buena campaña de mercadotecnia o un ejército lo suficientemente poderoso como para tener siempre la razón. Parece que en la segunda guerra mundial, sólo murieron séis millones de judíos, pero la realidad es que murieron también en aquella monstruosidad, otros cincuenta millones de personas de las que nadie habla; 10% de la población rusa (20.000.000); 15% de la polaca(6.000.000), a los que podríamos sumar 2 millones de balcánicos, y luego la pedrea (incluidos los seis millones de alemanes, que no todos eran nazis).
    El gran libertador, el gran amo del norte, invirtió apenas 300.000 almas (todos militares), en el momento oportuno, cuando los demás contendientes estaban todos heridos, cuando podía haberlo hecho mucho antes, para terminar quedándose con todo lo que perdieron los antiguos imperios.
    Yo soy un lunático, un tarado antiisraelí ahora, antinazi antes, y antiimperialista siempre. Estoy y estaré siempre con los piojosos del mundo, con los que también fueron expulsados de su tierra para hacerle sitio a Israel; un sitio que le adjudicaron quienes no debían, para salir de un marrón, sin importarles el éxodo de la población palestina (a quien Jehová no les había prometido nada, pero que vivían allí). Si no fuera a haber elecciones dentro de dos meses en Israel, y Bush no estuviera por retirarse (afortunadamente), esto no habría ocurrido, esto es lo que me da más asco. Esto no hace más que garantizar otros cien años de odio, dolor y de miseria para los palestinos, e inseguridad para los israelíes. Sólo los fabricantes de armas y bombas salen favorecidos; estos estuvieron, están y estarán bien alimentados; estudiarán para espléndidos, como Pilar Rahola, y luego tildarán de terroristas a los que no tienen otra cosa, más que el odio y la desesperación.

    ResponderEliminar
  3. Cierto Cristal, en tu blog repito lo mismo que dije en otro lugar compartido (otro blog) el comienzo de este año viene acontecido por ese nudo de corbata costumbrista que le han colocado al señor Obama, el mismo que pende de nuestros representan tes y, la sangre que se derrama en palestina, pudiera ser igual que la otra, los mismos fariseos mirando hacia otro lado...pero como se dijo en aquella película...la sangre de los hombres seguirá derramando se por que las heridas las curan con los mismos ungüentos de la ignorancia.

    ResponderEliminar
  4. Está estupendo hablar sin tapujos. Me ha encantado leerlo. Lo del antiamericanismo simplista y todo esto me ha gustado. Hay personalidades muy chungas que dirigen paises y todo. Lo que se me ha quedado grabado es lo de "Cuando veo en la televisión los tanques israelíes, una idea me atraviesa el alma: Dios mío, que bien que pueda ver la estrella judía sobre los tanques israelíes y no cosida sobre mi ropa como en 1944". Genial entrada cristalook.

    ResponderEliminar
  5. Querida Cristal,

    Espero que no te moleste el tono con el que voy a comenzar este comentario. Pero, a mi parecer, hoy...nos has puesto una bomba en tu blog, que por lo menos a mi...me ha pillado en bragas.
    Reconozco tu valentía por publicar algo de Pilar Rahola, quien después de este artículo no me queda más remedio que comparar con la impresentable Oriana Fallaci.

    Sinceramente, me repugna que alguien ponga como ejemplo Estados Unidos de nada, entre otras cosas porque son ellos los que han ondeado la bandera de "conmigo o contra mi". Y los que de forma maquiavélica apoyaron la creacción de un estado (el de israel) que no hace más que funcionar como pulsómetro de lo que hacen los países árabes de su alrededor. El estado de Israel se ha manchado de mierda él solo (y yo no soy ni judia ni antisemita). Un estado que no ha cumplido con ninguna de las leyes del derecho internacional, que ha intentado invadir a los países vecinos (no satisfechos con lo que ha tienen), y que para colmo han aprovechado los últimos días del mandato Bush para hacer un jaque mate a Hamás.

    Lo primero; La guerra nunca es un camino, y la invasión menos. Uno no puede decir idioteces y justificarlas diciendo "soy de izquierdas, periodista y no soy judia". Eso no justifica que se haya cercado un territorio, donde viven más de un millón y medio de personas y se haya abasallado con bombas por aire y tierra.

    ¿periodísticamente? No creo que mostrar niños cadáveres sea inmoral, es la única oportunidad de los Palestinos de parar esta masacre. Son los recursos de los pobres para llamar la atención del mundo. Ya que, recogidos en nuestras casas, nos es muy fácil opinar...pero los periodistas que se encuentran allí tienen la obligación de denunciar una guerra ilegal, una invasión injustificada, una situación deplorable que no hace más que demostrarnos la INJUSTICIA mundial. Y ese es el trabajo del periodista....

    Yo, como Antonio...también estoy con los "piojosos" del mundo y suscribo cada una de sus palabras.

    Con todos mis respetos -aunque no lo parezca- te envio un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Os dejo el enlace de un blog de una mujer española que vive en Gaza.

    http://sinfuturoysinunduro.com/2009/01/05/una-espanola-y-sus-hijos-atrapados-en-gaza/

    ResponderEliminar
  7. http://mvelascoramos.blogspot.com/2009/01/carta-al-seor-cnsul-desde-gaza.html

    ResponderEliminar
  8. Yo me abstengo de opinar, no por la longitud del post sino porque es un conflicto que no termino de entender. Sé que en España se vive de otro modo, pero acá en Macondo hay otros temas que también llevan miles de muertos, nos han retrasado al menos 30 años, han sido motivo de una guerra interna de 36 años en la que todos perdimos y, aunque se firmó la paz... seguimos igual o peor que cuando empezamos. Saludos, Cristal y aunque ya leí tu posición y tus argumentos, no he podido leer los comentarios y los enlaces. Uf, esto de bloguear te envicia.

    ResponderEliminar
  9. Queridísima Cristal:
    Como voy viendo en los comentarios, no soy la única que ha leído la entrada completa, con todo el interés y el respeto del mundo, porque no hace falta que te diga que es así.
    Mi opinión es más cercana a la de Antón o la de Elisa, pero eso no quiere decir que la tuya no sea válida, que lo es. Por supuesto que el terrorismo islámico, por supuesto que Hamás no son merecedores de ningún respeto ni compasión, pero soy de la opinión de que el terror no se combate con terror, y no me creo que todo el que viva en la Franja de Gaza sea terrorista. No tengo nada en contra de Israel o de Estados Unidos por pensar así, pero da la casualidad que son los países que han decidido utilizar el terror como forma "defensiva". También Reino Unido o España han sufrido ataques del terrorismo islámico, también fueron a una guerra sin el apoyo ciudadano, y no me considero antiespañola ni antireinounido, ni anti nada, por declararme contraria a aquella guerra o por criticar aquello. Obviamente tampoco te considero a ti antiislámica o antipalestina por pensar que ni Israel es tan malo como dicen, ni el pueblo palestino tan inocente como le pintan.
    Lo único que me ha "molestado" (y que se entienda el entrecomillado, porque molesta no podría estar) es la manía que se tiene con englobar a todo el mundo en un mismo saco, y si se descalifica de paso, mejor:
    1.- La Herencia dogmática estalinista y el antiamericanismo.
    2.- El Antiisraelismo sin complejos, y el antisemitismo inconsciente.
    Yo desde aquí le digo a Pilar Rahola que no, que no se pueden atribuir estas dos patologías a toda persona que hoy por hoy, en este momento y no en otro de la Historia, esté en desacuerdo con las acciones de Israel.

    Pues eso Cristal, que yo también, como tú, me propuse un día dejar la política aparcada en esto de los blogs, pero hay ocasiones en las que tampoco pasa nada por compartir opiniones.

    Gracias a ti por tu sinceridad y tu honestidad, siempre, por no traicionarte pese a que pueda no gustar. Siempre es un placer leerte.

    Un abrazo enorme, encanto.

    (por mí pueden irse todas las dictaduras islámicas y de izquierdas, que alguna queda, a la mismísima..., ahí justo)

    ResponderEliminar
  10. Querida Cristal,

    Mi comentario nunca quiso ser un ataque personal. Si, como dices, lo importante son las víctimas por los dos lados...
    Los números hablan solos;

    De 2000 a 2006 (por poner un ejemplo) 4513 palestinos ( de los que 936 son niños) fueron asesinados. Más 579 palestinos asesinados extrajudicialmente.

    Total muertos israelies: 1113

    Si es en cuestion de dolor por muertes, los palestinos nos duelen 5 veces más, ¿no?

    Te recomiendo un especial que El Mundo (y no es mi periódico preferido) ha hecho sobre el conflicto...echa un vistazo al mapa y seamos realistas y objetivos.

    http://www.elmundo.es/especiales/internacional/oriente_proximo/cronologia/index.html


    La verdad en un puño -apretado- es que no entiendo, ni entenderé a una sola persona que pueda justificar lo que se hace en territorio palestino (por mucho pánico y miedo que le tengamos a la cultura islamista). Que estén subdesarrollados a muchos niveles sociales...no justifica que los maten. Los cohetes de Hamás hacen un boquete en una acera, los misiles de Israel destrozan una escuela, una mezquita con civiles dentro...la respuesta de Israel es exagerada, y la reaccion del mundo ya es lo suficientemente vergonzosa como para buscar excusas no fundamentadas. Lo siento, es cierto que existen opiniones diferentes y todas valen, las discusiones enriquecen...pero el escrito que has publicado en tu blog daña mi sensibilidad. No me perderás...por suerte, o por desgracia, seguiré aqui para decirte lo que pienso.

    ResponderEliminar
  11. Estimados tod@s, mientras no sepamos decir buenos días a la vecina del quinto, (esa que nos cae mal) mientras apartemos la mirada cuando nos cruzamos con el hijo del pescadero,(porque cogió el sida), mientras seamos acusadores de causas tan sencillas como la cotidianas, dejemos a los que mueven los hilos que se enrreden con ellos, y con un poco de suerte, se degollen ellos solos......

    No quiero manipulación ni política ni religiosa.....
    Simplemente, para llegar a tres mil kilometros debo andar primero los veinte metros que me separan de la vecina y el hijo del pescadero......

    Salu2sssssssssssssssss.....

    ResponderEliminar
  12. Querida Cristal:
    Ya sabe que me gusta mucho leerla en mi blog, pero más me ha gustado ver el coraje que tiene en sus venas. Por ellas corre sangre de izquierda lunática.

    ResponderEliminar
  13. Me parece genial su postura. La periodista de izquierdas es un poco defensora de los judíos y americanos al llamar "Patologías del pensamiento" a estar contra USA e Israel. Yo me siento reconfortado.

    ¡Ojalá todos los blogs fuesen como este!

    Yo en mi blog intentaba comunicar mi deseo de parar el derrame de sangre y mi identidad como judío.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  14. Tiene toda la razón €rik, en ello estamos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Qué sorpresa!Felicitaciones por este blog. Me encanta ver gente inteligente, y además valiente.
    Llevas razón; con este tema; es más fácil;"pasar de puntillas y orillarlo"
    Creo que todos tenemos una patata caliente entre las manos...
    Como sabiamente ha comentado Erik, no podemos ni con nuestro pequeño mundo y queremos arreglar, uno de los conflictos más antiguos de la humanidad.
    No me siento ni con el espacio, ni con la inteligencia para comentar.
    Entonces hablaré de sentimientos:

    -Como dice el artículo de Pilar Rahola, siento que como judía, tengo que pedir perdón por sólo el hecho de serlo.

    -Siento dolor. Mucho dolor de ver morir a los inocentes en Gaza.

    -Mi sueño, es ver un día, abrazándose a palestinos e israelíes.

    -la culpa "subsconciente" de Europa, y su silencio ante la Shoá, le han hecho ser presa fácil, de una manipulación mediática, orquestada tras "bambalinas" por mentes, "gamadas"
    -No puedo censurar ni reprochar a mentes como la de Anton, porque están "viendo" una parte de la verdad
    -Podría decir; llorar, gritar:
    ¡Que amo al pueblo palestino!
    ¡Pero si no defiendo mi tierra; ¿a dónde puedo ir?!

    ResponderEliminar
  16. Reconozco que has sido valiente, tocaya, y me parece muy bien que defiendas tus posiciones, pero no las comparto. Me gusta mucho cómo te expresas, los textos entrañables que escribes, pero mi razón y mi corazón estarán siempre del lado de los desfavorecidos, de los piojosos de este mundo, como tan bien ha expresado Antonio Abad, o Elisa, y nunca podrá estar del lado de los imperios, de los que responden a pedradas con bombas. Pero repito, eres honesta y valiente y te respeto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. convivencia, la educación cívica de los niños, todos los principios que las Tablas de La Ley convirtieron en principios universales.


    pues esos principios son muy claritos y dicen, entre otros: no matarás...
    por lo tanto ambas partes lo incumplen, islamistas y judíos...y los demás estamos hasta el moño de ellos...
    No le hagas caso a la tal Pilar...la razón sule ser arma de doble filo que conduce a situaciones contradictorias como las razones que esgrimen ambos.
    Se ponen de acuerdo sólo para liarla más...poco importa quién tenga razón. Los muertos no solucionan nada. Sus muertes Encizañan los corazones de los que quedan.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué curioso, todos alaban a €RIKy se ha limitado a echar balones fuera!
    Mójate un poquito más €RIK que como HOUDINI no tienes par

    ResponderEliminar
  19. Sabía que me iban llover de todos lados Luzbel... Pero gracias por dejar tu parecer. Ya sabes que para mi es un honor, siempre, tu presencia en este Blog. Aunque sea para decir que no estás de acuerdo.
    PlÍÑ

    ResponderEliminar
  20. Cristal! Me ha parecido genial que des tu opinión y abras un foro de debate tan interesante. No estoy de acuerdo con que Israel defienda el mundo libre, hay un fundamnetalismo judío que impregna la socieda hebrea fortísimo, para nada es una sociedad laica...y sino es laica, desde mi modesto punto de vista, la libertad queda lejos, muy lejos...

    un besote grande Cristal!
    hablando se entiende la gente...

    ResponderEliminar
  21. No me refería a tu opinión, rebatía a la Sra. Rahola...

    otro beso para vos

    ResponderEliminar
  22. Hola.
    Yo no es que no me quiera mojar, es que entiendo de política lo mismo que de hacer paella: sé que hay que echar arroz y poco más.
    Pero sí llego a ver algunas cosas. El texto de Pilar Rahola es muy 'limpio', redondo y contundente, es de esos textos que te dejan convencido de que estás leyendo la verdad desnuda. Pero textos como esos tienen un peligroso doble filo. Con textos así, tan bien escritos, tan claros y expresados en voz alta, se pueden decir las mayores barbaridades e imbecilides, y, lo peor, convencer de que llevan la razón. No quiero decir con esto que lo que dice Pilar sea bárbaro o imbécil, pero hay que reconocer que su soflama hace aguas... La más importante que yo veo es identificar a USA e Israel como ejemplos de libertad y de progreso. Ya dije antes que no estoy lo bastante informado, pero no creo que esas 'democracias' sean precisamente paradigmáticas.
    Por otro lado, sí entiendo y apoyo la denuncia sobre la unilateralidad de la prensa mundial, que exacerba unos hechos y minimiza otros. Y, por favor, Elisa, no nos pongas sobre la mesa los números de los muertos, como si fueran garbanzos y lentejas. Los muertos son muertos, y me valen lo mismo tres que trescientos. Y eso de que los israelíes responden a las piedras con bombas, y que un misil palestino abre un boquete en una acera mientras que un tanque judío destroza toda una escuela, se le puede dar fácilmente la vuelta. Sólo tienes que cambiar los armamentos de sitio.
    Personalmente, no me caen bien ni unos ni otros. No me gusta nada la gente que intenta resolver sus problemas a cañonazos. Y en esto me da exactamente igual quién sea el david y quién el goliat.
    El verdadero problema, la auténtica desgracia tiene para mí un nombre de pocas letras: INOCENTES. Y estos se encuentran, como siempre, en ambos bandos.
    La solución a todo esto, según lo veo, tiene mucho que ver con lo que comentaba aquí Erik, aunque Lúzbel opine que eso es no decir nada.
    Intentemos ver las dos caras de la moneda, y luego también el canto. Quizá descubramos que la tal moneda es falsa.

    Mis saludos y respetos a todas las voces, porque veo que todos habeis hablado con el corazón.

    ResponderEliminar
  23. Cristal: Soy de izquierda e idealista. Todavía creo que algo puede cambiar y desde mi lugar hago todos los días algo para que así sea. No creo que un país o una nación (de ninguno de los dos lados)merezca ser odiada, pero sí creo fervientemente que las personas con poder se equivocan, se transforman en fanáticos e involucran a sus pueblos condenándolos a la miseria y al espanto. Y esto ocurre siempre. Y vuelve a ocurrir.Tan acostumbrados estamos que parece que asistimos a diario a una nueva película con la misma temática. Pero no es una película, es una realidad cruel y aterradora.Y una vez más, gente con poder, no hace nada para cambiar las cosas. Para erradicar de una buena vez el inicio de todos los males: el fanatismo -de cualquier ideología y credo-
    Tampoco los intelectuales logran pònerse de acuerdo y cargan alguno de ellos con el mismo fanatismo que cuestionan. A mí me gustó leerte. Sigo pensando que sos alguien para confiar porque te atrevés a decir la verdad. No estoy de acuerdo con algunas cosas, con otras sí. De eso se trata ¿no?
    Sigo con ganas de una abrazo, también.

    ResponderEliminar
  24. Un problema de difícil solución, desde luego intervenir sin fundamentos claros no es lo mío. No justifico el fanatismo ni de un lado ni del otro, pero al mundo les convienen las guerras por eso no intervienen hay muchos intereses creados en ellas y casi como que las fomentan o "echan leña al fuego" para su propio beneficio. Pensar que el Sr. Bush padre quiere que su otro hijo sea presidente... Fomentará otra guerra? Me voy del tema con el que estoy en desacuerdo. Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  25. Perdón, se me olvidaba decir una cosa más al respecto:
    Recuerdo que, cuando el desastre de las torres gemelas, fui a echar mi boleto de bono-loto, como todos los días, y me encontré con que el joven que allí trabajaba estaba eufórico. Le pregunté que si le había tocado la lotería, y me contestó que estaba muy contento porque "por fin el mundo árabe había golpeado como se merece al gigante americano"...
    Me quedé estupefacto.
    Mi apariencia física no es precisamente americana, pero por si acaso salí de allí rápidamente sin hacer más comentarios.
    La sensación que me quedó fue de amargura.
    Qué divertida debe ser la guerra y el desastre para algunos que lo miran desde lejos. Sólo se trata de tomar partido, como en una película: estos son los buenos y aquellos los malos. Cuando los 'buenos' golpean aplaudimos y cuando lo hacen los 'malos' silbamos y pataleamos.
    Pero, repito lo de antes: ¿quién se acuerda de los inocentes, los que están entre dos fuegos enemigos? Y no me refiero a unos inocentes, sino a todos.
    Me recuerda la película de Doctor Zhivago, cuando unos pobres aldeanos caminaban por la nieve huyendo de la guerra y fueron preguntados de esta guisa:
    -Pero, ¿quiénes han sido? ¿los blancos o los rojos?
    Y una mujer les contesta escuetamente:
    -Soldados.

    Lo triste es que esto no es ninguna película.

    ResponderEliminar
  26. mariquita ´perez7 de enero de 2009, 6:30

    Hola Cristal,soy una seguidora-silente- de tu blogg hasta la fecha
    pero este tema me arrastra a pasar a la accion... Así que... Allá voy¡
    Hago mío en su totalidad el artículo de Pilar Rahola .Y que conste que "la Pilarica" no es santo de mi devoción.
    Poco tengo que añadir, dicho lo anterior.
    Solo recordar que "aquellos polvos,
    trajeron estos lodos: la masacre
    perpretada por los nazis está grabada a sangre y fuego en el alma
    del pueblo judío...
    Lamento profundamente todas las muertes ocasionadas por este conflicto, pero nadie está libre
    de culpa.
    Todos los comentarios me parecen
    interesantes: son ventanas abiertas
    a las que me asomo y desde las que
    veo perspectivas distintas del pro
    blema.
    Hablando de comentarios: Creo que ELISA, que se ha pasado un pelin en su despedida:
    " El escrito que has publicado en tu blog daña mi sensibilidad.No me perderás... por suerte o por desgracia etc..
    el cinismo que emplea no deja de sorprenderme en una persona que se
    dice sensible.....
    Cristal:
    Es un placer leerte a ti y a todos tus visitantes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  27. Me declarolega en la materia, porque la información que recojo jamás es objetiva, porque ni la prensa ni la historiadores lo son. Hay tantos intereses creados a la hora de transmitir una noticia que conmueva a la opinión pública...tantos prejuicios, tantos recortes de realidades...en fin...Puedo llegar a perderme por esa vía, pero donde no me pierdo es que, aunque la historia de la humanidad se haya escrito con sangre (de todas las Inquisiciones religiosas), clamo por una mediación de paz.
    Basta de masacres

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Yo también considero que eres muy valiente dejando aquí tu opinión cuando ésta no coincide con la de la mayoría. Pero es tu opinión y eso es lo válido. Al igual que las opiniones de todos los compañeros.

    Pilar Rahola siempre me deja con un punto de insatisfacción. Siempre va a la contra, de lo que sea, pero a la contra. Vocea mucho en causas perdidas de antemano, porque la auténtica verdad no está en posesión de nadie ni de nada. En toda cuestión hay matices que señalar y ella salta, en sus manifestaciones, por encima de los matices y a mis ojos sólo queda como alguien con ganas de sobresalir y destacar. Vamos, el “que hablen de mí, aunque sea mal”.

    No se puede defender a capa y espada a unos y atacar, con la misma capa y espada, a otros cuando están a la vista tantos y tantos fallos de ambas partes. Y no señalo porque me conozco y luego no sé parar.

    Lo que tengo seguro es que estoy y estaré del lado de los masacrados, oprimidos, de los olvidados de la tierra, de los piojosos como dice Antón y nunca del lado de las armas, tengan el color que tengan y las razones que tengan, porque quien usa la violencia, la coacción; las armas para defender su causa, para defenderse, para imponer su razón, la pierde inmediatamente.

    Ya sé que me llamarán ingenua, o algo peor, pero por alguna razón me he definido como “perdedora”, para mí es igual un muerto provocado por Hamas que un muerto por la última tecnología de Israel. Los muertos no tienen razones que los justifiquen.

    Me ha recorrido un escalofrío al leer “Cuando veo en la televisión los tanques israelíes, una idea me atraviesa el alma: Dios mío, que bien que pueda ver la estrella judía sobre los tanques israelíes y no cosida sobre mi ropa como en 1944” La estrella judía no debió estar cosida nunca sobre la ropa de ningún judío, nunca, pero sucedió para vergüenza de la humanidad entera; el que ahora vaya adherida a los tanques ¿sirve para justificar aquella matanza, sirve como venganza por lo que les hicieron, los tanques limpian su nombre? Mal colocada estuvo la estrella entonces y mal colocada está ahora.

    Flaco favor le hace Hamas a los Palestinos y en el medio de todo los de siempre, los piojosos.

    El artículo de Pilar Rahola, como de costumbre, es mucho bombo, mucho platillo, pero muy poco baile.

    ResponderEliminar
  29. Nunca creí ni creeré que la discusión o enfrentamiento verbal en cuestión a un tema como la guerra acoga comentarios "políticamente correctos" o que rocen la ambiguedad. Admiro y respeto a Cristal00k, pero no considero que mi comentario esté fuera de lugar (porque si algo daña mi sensibilidad, la daña...), y porque no entiendo como un número de víctimas expresado con dolor (Antonio) se confunden con garbanzos o lentejas...
    La realidad duele y decirla clara...no me hace menos sensible.
    besos repartidos para todos

    ResponderEliminar
  30. La opinión sincera, y respetuosa siempre será bien acogida en este Blog, querida Elisa. Y la tuya es ambas cosas.
    Y en otro orden de cosas, mas políticamente incorrecta que yo... al menos en este tema.
    Un beso muy muy grande.

    P.D. Ojalá todo el mundo se enfrentara como nosotros... con la palabra.

    ResponderEliminar
  31. Lo que ha hecho Erik no es ni más ni menos que ir a la base de todos los conflictos habidos y por haber. Él es el que más se ha mojado, porque ha tratado la intransigencia más cercana, idéntica a la de los grandes conflictos. Podemos hablar abiertamente de la intransigencia lejana, pero la cercana nos incomoda. Esto es lo que pasa en el mundo.
    Muchos de los que se manifiestan a favor de la paz de los pueblos, en contra del terrorismo y demás males globales, son incapaces de recorrer esos 20 metros de los que Erik habla. Así nadie irá a ninguna parte.¿Quién se sorprende pues de este conflicto y de muchos otros?
    Felicidades, Cristal, por escribir de cara a tu verdad y ser fiel a tus convicciones! :-)

    ResponderEliminar
  32. Bueno... es que erigir a EEUU como bandera de la libertad... no sé que te diga. Más bien lo de EEUU ha sido siempre, tengo razón "porque yo lo digo y punto".
    TAmpoco entiendo lo suficiente el conflicto como para opinar... pero lo que sí diré es que mejor sería entrar a pié con tanques, y hacer las cosas bien. Tirar bombardeos a saco y sin saber realmente a quien toca es lo más fácil, pero también lo más inmundo. De todos modos, si Portugal invadiera ESpaña y se quedara con la mitad del territorio por la fuerza... ya veríamos si nos portábamos como los Palestinos o no. Las cosas como son: cuando los peces gordos se roban y se hacen la guerra, son los pobres de a pié los que "o matan, o mueren".
    De todos modos, repito, no estoy lo bastante al día del tema.

    ResponderEliminar
  33. Me parece bastante triste que en un tema como este, haya personas que no quieran aportar nada más que una falta de respeto (como llamar cínico a una de las comentaristas) por expresar su opinion. No hace falta ir muy lejos para ver ataques e invasiones injustas...

    ResponderEliminar
  34. pucha, lo siento, pero creo que el tiempo me ha jugado mala pasada y por ello no pude leer el texto... lo siento.... pero cuando tenga tiempecillo vendre nuevamente por aqui!!
    mil besos
    que estes bien

    te deseo lo mejos!!!
    =D

    muak

    ResponderEliminar
  35. Cristal:

    La manipulación periodística de toda suerte de conflictos es real, incluida la que lleva a cabo Pilar Rahola. Una auténtica profesional capaz de escribir a favor y en contra de lo mismo con innegable poder de convicción. En Cataluña la conocemos mucho por su papel estelar en ERC y ahora también en toda España, tras su abandono de la política activa y prodigarse tanto en los medios en plan “diva”. Yo acostumbro a leerla, pero como conozco sus dotes de encantadora me distancio en el tiempo y en el espacio para que su maleficio no me haga mella. Y conste que en muchos planteamientos tengo que darle la razón. No es el caso del artículo que con tanto tino has reproducido en tu bitácora, estimada Cristal. Y digo tino, porque ha despertado tal cantidad de comentarios de altísimo nivel que a ti, sobre todo, corresponde el mérito. No tengas prejuicio alguno en repetir la experiencia porque casi todo lo que se lee en tu bitácora es un auténtico lujo. Felicidades sinceras a todos, al margen de las ideas que manifiesten.

    Tengo que confesar, para que no se interprete mal mi presencia en este foro, que coincido globalmente con Antón Abad (muy lúcido), Elisa, Eric (que hace una reflexión impresionante sobre nuestro relación con el entorno más próximo que deberíamos debatir más), Cristal (amiga y tocaya de la anfitriona), Roberto, Antonio Castellón, Ana, Luis Arellano, Mercedes...

    Poco tengo que añadir a lo expuesto por todos. Sólo insistir en mi rechazo absoluto a toda suerte de fundamentalismos, nacionalismos intransigentes, dictaduras de uno u otro signo y al uso indiscriminado y desmesurado de la violencia.

    Por formación o deformación morales siempre tengo claro a quién debo mi solidaridad: a los más débiles y desamparados. Y en este caso, no tengo la menor duda de que es el pueblo palestino el que tiene todas mis condolencias por lo que está sufriendo y porque se le niega a tener un espacio propio para decidir su propio destino.(Por supuesto, las víctimas inocentes de cualquier bando también me sugieren el mismo sentimiento)

    ResponderEliminar
  36. Buenoooo, Cristal, respeto tu opinión y hasta algunas cosas las comparto, pero en este tema, estoy más de acuerdo con Antonio Abad, Luisa, Elisa y otros más, que ya han dicho lo que yo pensaba, no se trata de dogmas, que algunos seguirán en esa escuela, pero muchos somos muy críticos y hemos aprendido de los errores, aunque algunos nos sigan adjudicando los mismos, por aquello de meterlos a todos en el mismo saco, porque dogmáticos hay en todos lados y en todas partes y bandos.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  37. ¡Hola!

    Bueno, este tema me sensibiliza de manera especial. Por eso no voy a opinar ni a favor ni en contra. Creo, por otro lado, que no es cuestion de ideologias, sino de derechos humanos. Desde el momento en que estos se vulneran, ¿por que cambian las cosas segun la victima sea de una procedencia u otra? ¿Por que el mundo se cuestiona el valor de la vida humana en esos parametros? ¿Y por que se permite que las matanzas entre los pueblos duren años y años en virtud si compensa o no economicamente? ¿En que narices piensa el ser humano?

    Cuidate. Un saludo

    PD: no puedo escribir con tildes, lo siento; tengo mal el ordenador.

    ResponderEliminar
  38. Pues sí Melibea, de las cosas que más me molesta, es que parece que para los medios sólo haya víctimas en uno de los lados. Seguro que hay abusos, pero en los dos lados.
    Pero la prensa sólo refleja los de uno.

    ResponderEliminar
  39. Estimada Cristal: Lejos de mi ánimo seguir polemizando más sobre este tema que tan interesantes comentarios provocó en su día, pero hoy he leído una entrada de una bitácora muy seria y documentada que aborda el mismo tema y creo que deberías leerlo. A mí me ha dado bastante luz. La dirección es esta:
    http://fernandomaneromg.blogspot.com/2009/02/carta-abierta-al-mundo-de-la-red.html

    Te lo envío por este conducto porque desconozco tu e-mail

    Un abrazo con mis mejores deseos

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...