sábado, 28 de septiembre de 2013

La magia de lo breve...

Imagen de la mirada de cristal
___________________________

La magia de lo breve, es tan solo el reflejo benévolo de lo imposible.
__________________________


Cuando descubre por primera vez la intensa mirada del espectador de dos butacas más allá, la sala de conciertos, a rebosar, ya está en penumbra y los músicos han dado su postrer ‘afine’. Los asientos vacíos entre ambos y la columna de su derecha, evidencian que ella es, sin ninguna duda, el objeto de su aparente curiosidad. Pero está tan lejos de su hábitat natural, que sabe con seguridad que probablemente la oscuridad y las gafas de miope que luce el mirón, provocan su confusión. Y pronto las notas del concierto de Mendelsshon y el virtuosismo del concertino, absorben su atención, haciendo que todo lo que no sea música pase a un segundo plano lejano. Está en uno de los -concert hall- europeos considerados una meca. No se escucha una tos, ni una respiración. Nada. La compenetración entre oyentes y ejecutantes es pluscuamperfecta, cada uno en su sitio, dando muestras de una gran profesionalidad. Sólo esa mirada que insiste, está fuera de lugar. Finalizando el Allegro, a punto de pasar al Andante, vuelve a sentirla con obviedad y decide enfrentarla en un –ya vale- que afortunadamente parece ser la solución.

En la pausa, el desconocido, muy educada y ceremoniosamente se atreve a abordarla para disculparse por su insistencia. Ella no habla su lengua pero ante sus evidentes excusas, murmura en inglés: ok, y un, lo siento, pero no hablo su idioma.
-        
Apoyándose en ese lenguaje internacional que es la mímica, da entender además, que no está interesada en nada que él pueda explicarle u ofrecerle, encogiéndose de hombros e iniciando la retirada. Pero él, no ceja, y cambia inmediatamente de idioma, para rogarle que espere unos segundos. La impaciente más arrogante que vive en ella, está a punto de hacer su aparición, cuando él  extrae rápidamente una fotografía de su billetera y se la muestra. Y ese otro lenguaje internacional, que sólo se habla con los ojos… hace también acto de presencia. Desde esa cartulina, un tanto ajada que le presenta ese extraño personaje, una desconocida que guarda un parecido más que notable con ella, le sonríe.

Al levantar la vista del retrato, desde su súbita mudez, enfrenta unos ojos arrasados de emoción que vuelven a pedirle disculpas. “Su” ya no tan 'extraño', más o menos repuesto, le hace saber que la foto es de su esposa, fallecida hace algo más de dos años. Que ese concierto de Mendelssohn, tuvo un gran significado para ambos y que cuando la ha visto en esa butaca tan cercana, ha creído ver algo más que visiones y le ha producido una gran inquietud. Que no cree que sea una casualidad, y que sabe que le parecerá raro lo que va proponerle… pero aceptará cualquier respuesta suya con agrado.

-Señora, si vd. fuese tan amable de sentarse en la butaca contigua a la mía, le quedaría eternamente agradecido.

Ahora es ella la que lo mira fascinada, colapsada por la situación, desbordada, procesando toda esa información a marchas forzadas. Suena el último aviso en el pasillo de acceso a los palcos entretanto la iluminación comienza a menguar de nuevo. Él murmura un dócil pero profundo, please! Madame… y le ofrece su mano que no soltará hasta que se enciendan de nuevo las luces.

Finalizado el concierto o el sortilegio… una breve charla de compromiso en el ambigú del precioso edificio neorrenacentista, mientras hacen ver que toman una copa. Lo justo, para sorprenderse con su nacionalidad, saber que ella parte al día siguiente hacia su país, darse sus nombres… Un cruce cortés y más que improbable de direcciones electrónicas y poco más. Apenas 15 minutos.

Quienes la esperan, atribuyen el brillo de su mirada y su aire distraído a la emoción generada por la música. Ella, asiente y guarda silencio. Hay vivencias que no tienen explicación. Hacerlo, no haría más que embarrarlas. Porque existen historias que pertenecen a otros mundos...

Esa madrugada, mientras la impía lluvia de un otoño avanzado lame los cristales de la ventana del arcaico y robusto edificio de un hotel, que aún respira socialismo por todos sus poros y los árboles se desnudan alegremente regalando el baile de sus hojas a algún otro insomne y a los pocos transeúntes de esa hora nona, ella piensa, que los días huyen veloces, a la contra… vaciando de horas y de vida nuestras manos… al tiempo que en su cabeza se desgranan de nuevo las notas del Concierto en e menor Op.64 de Mendelssohn-B. 
                                                                  _____________________
Dedicado a un desconocido, llamado Vàclav.
                                                                  _____________________

37 comentarios:

  1. Sorpresas te da la vida (sobre todo si te dejas vivir).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro:

      Dejarse vivir... ¿qué otra cosa sino? El surrealismo, toma a veces caminos alternativos. Como éste...

      Buena sorpresa, verte entre mis letras.

      Eliminar
  2. No sé qué decir... aún me embarga la emoción...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa:

      Un silencio emocionado, dice a veces, mucho más que el más elocuente discurso.

      Un beso y gracias por acercarte a dejar huella de tu paso.

      Eliminar

  3. M'has tornat a posar la pell de gallina, no tinc paraules per expressar-ho, s'ha de viure, i realment tenies la mirada més bonica en anys des que et conec, una altra de les mil experiències de la vida, felicitats no tothom pot sentir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sargantana

      Moltes gràcies de nou, per la teva amabilitat i per la teva presència en tants moments especials de la meva vida, bonica.

      T''estimo molt!

      Eliminar
  4. Maravillosa mística del encuentro de azar. Un destino afrontado de forma valiente, por la protagonista de tu cuento.
    De una belleza emocionante, Cristal.

    ResponderEliminar
  5. Claro, que con esta música, cualquier suceso pasa ser extraordinario, me llevo tu vídeo. Gracias, por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Godot:

      Me alegro que disfrutes de la música y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, cuando es buena, y esta lo es sin duda, todo lo transforma para bien.

      A veces, más que valentía, lo que hay es un 'mimetismo' inexcusable, Creo que eso es lo que le sucede a la protagonista de esta historia.

      Muchas gracias, por decir que es bella mi entrada.

      Eliminar
  6. En los misterios del azar todo es posible, amiga

    Un gran abrazo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antiqva:

      Pues sí, así es. El azar casual o causal, siempre tiene ese toque de misterio indescifrable. Y acostumbra a marcar nuestro destino de una u otra forma.

      Otro abrazo inmenso también para ti.

      Eliminar
  7. Siempre he dicho que el mundo es mágico, o no es... Y leerte ahora, me lo confirma una vez más. Es muy curioso observar cómo suceden a veces las cosas, ¿verdad?
    Nos queda la extraña sensación, esas veces, de que un desconocido juego de fuerzas mueve los hilos de encuentros y desencuentros. Algo que opino que no deberíamos llamar simplemente azar. La emoción sincera, la auténtica, nunca es gratuita. Seguro que Vàclav lo sabe; seguro que tú lo sabes...
    Una bella historia fugaz, con el color de la vida; ese que nos anima, nos marca y pone luz sobre un tiempo que de otra manera sería anodino.
    ¿Qué mejor andadura para el fondo de un concierto del bueno de Mendelssohn?

    Un abrazo, amiga Crystal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio:

      La incomprensible taumaturgia de un destino inescrutable, nos pone en ocasiones en esas encrucijadas.

      Quizás, ese era el día y el único momento para estar ahí y "cruzarse". Y que supera cualquier probabilidad estadística parece evidente...

      Gracias, por decir que la historia de esos dos 'desconocidos' aunque fugaz es bella. Aunque estaba claro, que a ti, había de gustarte :)

      También yo te abrazo.

      Eliminar
  8. Hola guapa
    Yo soy de los que pienso que no hay nada casual aunque lo parezca... Puedes hablar con un extraño porque eres capaz de hacerlo.
    Cuidate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luís:

      Pues aunque a menudo me cueste, también yo creo eso. Y cuanto más mayor me hago, más lo creo :)

      Por eso, hablar con extraños, en ocasiones tan especiales como esta, resulte de una naturalidad casi tan pasmosa, como el resto de la historia...

      Gracias por pasar. Y sí, me cuido!

      Eliminar
  9. Un relato muy hermoso...
    Efectivamente no hay nada casual. Y, además, podemos vivir una misma vida en varios cuerpos. Si esto os suena raro, leed Los libros de Seth, canalizados por Jane Roberts, (que tienen ya varias décadas) en editorial Luciérnaga, o el libro de Brian Weiss "Muchos cuerpos, una misma alma", o"UNO", de Richard Bach. A mí no me extrañaría que la protagonista de esta historia y la esposa fallecida de ese extraño fuesen la misma alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yolanda:

      Quizás sí, que somos o formamos parte de esa 'conciencia extendida' de la que habla Roberts o Weis o tantos otros... No hace mucho iniciaba una de mis entradas con una frase de mi buena amiga 'Luisa Arellano' que decía algo muy similar a lo que sugieres, dice así:

      ""Somos parte del pasado, como lo somos del futuro. Hay un punto en el ser que se repite… quizás sólo seamos clones de un mismo yo y la cuestión esté solamente en tomar conciencia de ser eslabones de una cadena interminable… "

      Quien sabe... ¿verdad?

      Y aunque esa frase que inicia mi escrito de hoy, hace referencia, justo a lo que propones en tu comentario... hoy, aquí y ahora, estamos en esta conciencia y no en otra.... y a ella hemos de remitirnos. Pero la esperanza de tus letras, tiene mucho valor, de eso no tengo duda alguna.

      Bienvenida! muchas gracias por detenerte aquí y por decir que es hermoso mi relato :)

      Y ojalá regreses.

      Eliminar
  10. Comenzando por el final, no seas pesimista, seguro que hay muchos interesados que han pinchado el concierto, precioso por cierto.
    En cuanto al chispazo mágico de lo probable...me ha encantado. Podría decirse que el marco lo propicia pero tal vez ni siquiera tenga nada que ver.
    De todos modos surge un suspense con delicioso aroma que nos lleva a pensar que hay aromas, sensaciones y momentos, que son para experimentarlos, sentirlos. Ypara olvidarse de toda lógica y disfrutar. De la música y de la compañía. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Víctor ese concierto es especialmente precioso, celebro que te guste.
      Y sí.. hay lugares y momentos que son terreno abonado para que esa magia que nombras haga acto de presencia.

      Muchas gracias por acercarte y por tu amabilidad con mis letras. Un abrazo también para ti.

      Eliminar
  11. Ooooohhhh!! això, m'ho has de explicar amb calma eh!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sarita

      No hi ha massa que explicar... però jo t'explico el que tu vulguis!

      Eliminar
  12. Una hermosa y mágica experiencia, un momento único que hay que aprovechar y vivirlo plenamente. Me has emocionado y lograste meterme por completo. Voy a ver si encuentro el concierto...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virgi:

      La magia, nos rodea aunque la mayor parte de las veces nos pase desapercibida...

      Me alegra saber que te emocionó y que te sumergiste por completo en mis letras. Y el concierto, aunque no por la misma orquesta ni el mismo solista que yo escuché, está pinchado justo en el primer comentario de esta entrada. Si decides escucharlo, a una sensibilidad como la tuya, le gustará seguro!

      Abrazos***

      Eliminar
  13. Es un historia emotiva y muy bien escrita. No me importa si es ficción, realidad y una mezcla afortunada de las dos cosas. Estoy pensando que estos encuentros fortuitos, estos chispazos, son buenos porque trazan enigmas que nunca se resolverán debido a su cortedad. Debemos recordar a Hitchcock y lo peligrosas que son las obsesiones con el ser amado que se ha ido. Recuerda Vértigo, recuerda Rebeca.
    Me encanta Felix Mendelssohn hace unos años que pude ver varias de sus obras con la Orquesta Sinfónica de Galicia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Max. Me alegra que te gustase.

      Y sí, esos encuentros fortuitos, a pesar del enigma que planteen... sobre todo entre 'desconocidos' son muchas veces la sal de nuestros itinerarios.

      Y ya sabes, lo bueno, si breve... :))

      Nunca he escuchado en directo a la Sinfónica de Galicia, pero tengo unas referencias excelentes de la misma. A ver si algún día que esté por ahí, lo consigo.

      Bicos!

      Eliminar
  14. En tu blog aflora un tema recurrente: los encuentros —breves— entre personas desconocidas.

    Siempre me ha contrariado el que la comunicación entre desconocidos —en especial personas de distinto sexo— esté tan ritualizada en nuestra cultura, y parezca ser sólo posible dentro de patrones de situación sumamente rígidos.

    Confieso sentir cierta añoranza por la espontaneidad de antaño, cuando éramos jóvenes y confiados… Ahora, por el contrario, cautos y recelosos, reservamos esos encuentros a la literatura o el cine, sólo podemos concebirlos en al ámbito de la ficción. Y me pregunto si es esa misma añoranza la que a veces se vislumbra en La Mirada de Cristal.

    (Curiosidad: ¿Es casual que incluyas la misma pieza musical que ambientaba una entrada que escribí en Abril?)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *entangled*:

      Empezaré diciendo, que en efecto, me seducen esos 'chispazos' de azar sobre manera. Y dentro de lo posible, (que no es tan a menudo...) no dejo escapar ninguno, aunque no soy muy consciente de cuantos realmente 'sucedidos' o no...pueda haber en este espacio.

      Y continuaré diciendo, que más allá de esos protocolos ritualizados de forma tan rígida, tal como apuntas, está la libertad de cada uno para optar por saltárselos ¿porque no?. Y pobre de aquel, que nunca lo haga... creo que lo único realmente difícil, a mi parecer, es escoger el momento y la ocasión con la mesura y oportunidad justas para que en vez de una epifanía no se conviertan en un ridículo 'fiasco'. O tal vez sea tan solo, cuestión de miradas :) Ya sabes, lo que a unos parece sublime, otros pueden verlo banal o esperpéntico...

      En cuanto a esa pieza musical, con la única diferencia de que era el mismo solista con otra orquesta, era la que sonaba en ese edificio de la foto el día al que se refiere este relato. Doy fe!

      Como sea, bienvenida esta historia que te ha hecho regresar a mis letras.

      Eliminar
  15. Y con la atención dividida entre Mendelssohn y la extraña actitud del desconocido... ¿en qué pensaba ella mientras tenía la mano prisionera?
    Madame... no se la puede dejar sola.

    ResponderEliminar
  16. Y sin embargo, sola, siempre será uno de los estados en los que me siento más cómoda. Más yo. Aún en compañía...

    ¿Cosas de la multi-función de género? :))

    Se le echaba en falta, Monsieur.

    ResponderEliminar
  17. Recuerdo un viejo cuento de Giovanni Papini sobre un reloj de pared parado a las siete de la tarde.Sólo tenía un momento de Gloria en todo el día y era precisamente a las siete de la tarde cuando todos los relojes de la ciudad sonaban al unísono marcando las horas.
    Seguramente nuestra vida se compone de pequeños chispazos o momentos mágicos que hay que aprovechar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Yuri:

    Papini, es otro de tantos 'enfermos de tiempo', ese extraño invento humano, casi tan incomprensible como inaprensible... Conozco ese cuento, y desde luego que le va como anillo al dedo a esta historia. Sólo esos chispazos se salvan de la muerte cotidiana y nos dejan rozar o ¿imaginar? la eternidad, sea lo que sea ese concepto.

    Muy bien traída esa analogía. Bueno! verte de nuevo :)

    ResponderEliminar
  19. Otra de tus especialidades en cuanto a encuentros profundos y breves. Muy poético. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rosa María

      No sé, si poético o profundo... sobre todo 'sorpresivo' como la vida en general ¿no?

      Muchas gracias por acercarte de nuevo y dejar huella de tu paso.

      Eliminar
  20. (Ya lo hemos dicho muchas veces, pero es que ahora es literalmente cierto:) La música del azar.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  21. Alfredo:

    'La música del azar' una bella forma de describir esas indescifrables sincronías. Gracias por leerme y detenerte a decirlo.

    Besos, también para ti.

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...