lunes, 9 de septiembre de 2013

Golden September

 Imágenes de la mirada de cristal
----------------------------------------

Un verano encastillado en las fechas y el calor de mediodía, no retrasa el refresco crepuscular de un Septiembre que ya olisquea el cambio de estación en el aire húmedo de sus tardes y las carteras colegiales.

En el bosque de sus caminatas, los erizos de los castaños comienzan a abrirse y en breve, sus frutos, harán compañía a las bellotas de encinas y robles que reposan en la pinaza del camino. También las primeras setas asoman aquí y allá... Tímidamente, árboles y entorno, inician su muda anual del verde al amarillo y al dorado rojizo de las vides despojadas de sus racimos. Por un momento, se transporta a entrañables recuerdos de la vendimia en la aldea de su infancia.

El pastor con el que conversa a menudo, la saca de su ensimismamiento. Esta tarde parece no tener tiempo de charleta. Sólo un breve saludo para advertirla e instarla a bajar rápido hacia el pueblo y evitar así  la niebla cerrada más propia de la próxima estación, que se acerca veloz, pero que termina por atraparla igualmente a medio camino.

Y a medida que el horizonte y la senda se desdibujan en la espesa bruma, la abducción profunda del bosque con sus presencias, aparecen para vaciarla de cualquier cosa que no pertenezca a ese ámbito mágico que siempre resulta de la naturaleza en soledad.
-------------------------------------


33 comentarios:

  1. Póster repetidor, poste guía, robles americanos, alherces, ovejas creyéndose cabras.
    La primera, como la copa de un pino, sobresaliente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Bixen, los caminos de bosque, aún los conocidos, necesitan siempre de algún indicio que nos marque que vamos en la dirección correcta :)
      Me alegra que te gusten las fotos y espero que también, algo, el texto :)

      Muchas gracias! por acercarte a dejar huella.

      Eliminar

  2. Los cambios de estación tienen eso de mágicos...y nos prepara para nuestro propio cambio, ese renacimiento continuo a que nos sometemos periódicamente, somos naturaleza .

    Besito volado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brujita:

      Pues sí, más o menos evolucionada, eso es lo que somos, simplemente 'naturaleza'. Y estar en contacto con cualquier forma de la misma, nos beneficia sin lugar a dudas.

      Abrazos**

      Eliminar
  3. Créeme, Cristal, a veces me gustaría perderme en el bosque como Pulgarcito y confiar en que los pájaros se hayan comido los trozos de pan que he ido dejando para luego encontrar la salida pero el problema es que muchos ya están quemados no hay madera para hacer una cabaña ni frutos con los que alimentarse.
    Perdona por mi falta de lirismo después de tu acogedora entrada pero ahora mismo no se me ocurre otra cosa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Max:

      La verdad, es que no me extraña tu frustración. Y es que ahí, es tal el despropósito y el ataque premeditado con diurnidad, nocturnidad, alevosía y todos los 'dad' e 'ías' que pueda haber... contra el bosque y la naturaleza en general, que entiendo bien tu decepción y desilusión. Si a mí, desde aquí a lo lejos, ya me ocurre... no sé como será vivirlo día tras día y año tras año, en vivo y en directo. Cada año, antes de desplazarme hasta mi casa ahí, tiemblo al pensar en lo que voy a encontrar. Inexplicable, intolerable y todos los 'bles...' el comportamiento y la pasividad de las autoridades y algunos -elementos- que afectan al entorno de la joya que es nuestro terruño.

      En fin! ojalá cesen, o al menos se reduzcan de forman muy considerable y mejor definitivamente... esos ataques a nuestros bosques.

      Un abrazo muy grande, rapaz.

      Eliminar
  4. Cristal, tus escritos son en muchas ocasiones, un lienzo en el que resulta fácil adentrarse. Precioso, ese bosque que recreas en tus letras, además de en la foto superior, donde al fondo de la imagen se adivinan esas presencias que mencionas en tu entrada.
    Siempre un placer, pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Godot. Intento describir lo que veo y lo que ello me transmite, me alegra saber que a veces lo consigo... y que a alguien le gusta :)

      En las fotos, lo que hay a veces, como en esta ocasión, es suertecilla. Esa tarde, la niebla, no hizo más que añadir belleza al entorno.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Extraordinario el tránsito. Y muy dificil sustraerse a esa abducción casi mística que ofrece el bosque y sus sombras, sus misterios y la mágica revelación de que pese a nuestras cuitas cotidianas la naturaleza nunca deja de abrirse paso, mutar...
    Especialmente entrañable ese encuentro casi sin necesidad de palabras con quien ya forma parte intrinseca del bosque. Un texto enigmático y sensual que va mucho más allá del costumbrismo paisajista. Y el acompañamiento fotográfico, excepcional. Un auténtico deleite. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctor:

      En mi caso, esa abducción 'casi mística' del bosque me resulta no sólo difícil, si no imposible de sustraerme a ella. La verdad, es que me ocurre, desde que recuerdo... quizás, porque me crecí muy apegada a él.

      Incluso, porque haya en mí reminiscencias de un tiempo remoto en el que pertenecimos a ese reino vegetal. Quien sabe... lo que sí sé, es que en ese entorno, acostumbro a sentirme como 'pez en el agua' :)

      Me alegro de que te guste la entrada y muchas gracias por acercarte a decirlo.

      Eliminar
  6. Serán cosas mías, pero cada vez escribes mejor. El Otoño siempre trae recuerdos y aviva nuestras nostalgias.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de gambas! para mi amigo Fernando, :)

      Y sí, el otoño es un tiempo especialmente nostálgico. Es... un como un avance de una conclusión, que nuestra mente, hasta nuestro cuerpo... detecta próxima ¿verdad?

      Muchas gracias, por tus amables palabras y un abrazo.

      Eliminar
  7. Tiene Vd algún affaire con el otoño que no nos cuenta, madame...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hummmm!! amigo Alfil, si yo te contara...

      Y quizás algún día lo haga :)

      Muchas gracias, mon ami.

      Eliminar
  8. Invitas a seguirte y perderse por ese camino de ensueño..casí se perciben las esencias del bosque..

    Un texto precioso, Cristalook :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abril:

      Perderse en el bosque, es todo un ensueño de presencias... ya lo creo que sí!

      Muchas gracias! por decir que es precioso, querida.

      Eliminar
  9. Que hermosos son los colores de las vides cuando están preparadas para la vendimia.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yuri:

      Totalmente de acuerdo! como lo estarás tú en que las vides, sin importar en que época del año se hallen, siempre son de gran belleza :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Bellísimos parajes por los que caminas, querida Cristal, aromados de misterio, magia, naturaleza.
    Un bosque siempre ha de transportarnos a otros mundos y eres afortunada de tus encuentros con pastores y ovejas, sabiduría aún para respirarla.
    Una entrada con sabor de atardecer y aroma de quien sabe cómo ver lo que le rodea.
    Un abrazo grande, grande.

    ResponderEliminar
  11. Virgi:

    La verdad es que soy afortunada, porque tengo el bosque con toda su magia,'al ladito' de casa. Y aunque son parajes muy conocidos, son como los días... todos iguales pero nunca el mismo... Tú sabes.

    También yo te abrazo, grande! grande! querida.

    ResponderEliminar
  12. Vivo a dos pasos de la montaña (y cuando digo dos pasos, son dos pasos); creo que si no fuera así sería muy desdichada. Que me den bosque en cualquier época del año, y seré feliz...pero la languidez que le otorga el otoño hace de él EL LUGAR, así, en mayúsculas.

    Hazme un favor: sal y léele a tu bosque este extraordinario texto en voz alta. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes:

      Hace algo más de un año, que cambié los B-ocatas por otro sustento que sin dejar de estar cerca del mar, está aún más cerca de la montaña que antes :) Y desde entonces, la verdad es que raro es el día que 'no tiro pal monte'.

      Creo además como tú, quizás porque nací en estas fechas... que el otoño es verdaderamente 'el lugar' donde a muchos nos resulta fácil y natural conectar con ese mundo remoto al que una vez pertenecimos.

      Besos *** y gracias por venir de nuevo.

      Eliminar
  13. Veo que, como a mí, te encanta el otoño. Tal es tu impaciencia que lo adelantas o lo sueñas. No sé. Pero bienvenido sea.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luís Antonio:

      Pues sí, bienvenido sea!

      Y desde luego que me encanta el otoño que hoy comienza oficialmente, aunque en el bosque cercano, sus señales se muestran ya hace días, sin necesidad de adelantarlo :)

      Se te echaba de menos.

      Eliminar
  14. Muy bello, enhorabuena por esas pinceladas.

    ResponderEliminar
  15. Respuestas
    1. Rocío:

      Muchas gracias, por decir que es bello mi texto y bienvenida a mi espacio. En el tuyo, me gustó tu reflexión sobre la muerte.

      Correspondo tu abrazo.

      Eliminar
  16. Desde siempre me ha atraído esa profundidad del bosque, en la que me gusta perderme indefinidamente. Una vez, hace mucho tiempo, casi me pierdo de verdad, en una mañana de niebla, recién llegado el otoño; pero fue una experiencia mágica, que nunca olvidaré. El otoño, con su dorada brujería, es quizá la mejor época para hacer ese tipo de escapadas a la naturaleza (o a mí es la que más me gusta). Tienes razón en lo de las presencias... Quizá de esa sensación que tiene el caminante solitario, en lo hondo del bosque, es de donde nacieron tantas leyendas de duendes y hadas; lo que no quiere decir que sean sólo figuraciones (soy de los que creen en las hadas). En cualquier caso, es una experiencia muy grata, que coloca a la mente en un estado singular. Gracias, amiga, por expresarlo con este lenguaje tuyo, tan sugestivo.

    Un abrazo, Crystal.

    ResponderEliminar
  17. No tenía ninguna duda, de que en su caso así sería, Sr. Martín Bardán. Es más, si no estoy equivocada, no hace tanto que se traslado vd. de la cosmopolita Madrid a un pequeño pueblecito del norte en busca de, entre otras cosas, esa naturaleza que allí probablemente percibía lejana :)

    Otrosí: ¿sabes? estos cambios de nombre que haces de tanto en tanto, siempre me han hecho pensar en los heterónimos del gran Pessoa :). También como los suyos, tienen un cierto cariz de enigma. Pero si es para escribir cosas como ese delicioso cuento de tu última entrada, bienvenido sea! ese sosias.

    Un abrazo grande! y gracias por tu amabilidad siempre conmigo.

    ResponderEliminar
  18. Deseo que este otoño, mi estación favorita, por cierto, inicie su muda anual del verde al amarillo y al dorado rojizo de las vides despojadas de sus racimos en tu alma de cristal. Que por un momento te transporte a entrañables recuerdos de la vendimia en la aldea de tu infancia, pero que no te quedes allí, sino que te cobijes al tibio calor del presente dentro de ti, al del fuego de tu chimenea que alimenta tus bellas letras en este otoño de suaves colores ocre y una alfombra de oro sobre el suelo que caminas con la fuerza de la naturaleza que se repliega hacia sus raíces para reinventarse con cada primavera.

    Un fuerte abrazo!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! por tus deseos Fer, también me cuento entre los que tienen esa querencia especial por el Otoño y sus bellos colores, no en vano pisé este mundo por primera vez en esta época del año :)

      Pero si algo tengo claro, es que el cambio, sea de estación o de cualquier otro signo, es lo único permanente y resistirse a él... es inútil, porque buscado o no... vendrá.. Y sin él, nada renacería, así reinventémonos, como las estaciones.

      Bienvenida de nuevo, querida.

      P.D. :Espero que tu viaje haya estado a la altura de tus expectativas. Te lo mereces!

      Eliminar
  19. Qué belleza! Es como si yo misma hubiera estado allí observando el cambio del paisaje. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Muchas gracias! Rosa María. Un placer verte de nuevo entre mis letras.

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...