miércoles, 9 de diciembre de 2009

Cuentos de Invierno... Érin...



__________________________________________
ÉRIN, PARTE I

A Érin, la encuentra Ergivia por "azar" una madrugada, en el dantesco escenario posterior a una batalla tribal, adonde ha acudido en unión de su maestro Mael, para paliar dolor y ayudar a morir a los que lo necesiten. Atienden por igual a todos, tanto vencedores como vencidos.
La pequeña, está abrazada en medio del horror a lo que queda de su madre muerta, ambas totalmente desnudas.

Por un momento, la hechicera ha pensado que esa mocosa ensangrentada, que aparenta entre cuatro o cinco años ha hecho también el tránsito definitivo al Reino de Mórrigan*. Hasta que nota su temblor y la ve parpadear. Le cuesta despegarla del cadáver en una última resistencia a lo inevitable…  No responde a ninguna de sus preguntas,  permanece en absoluto silencio. De hecho, no dirá ni una palabra en mucho tiempo. Mael, a la demanda de su ayudante la examina silencioso, con el ceño fruncido...  Un gesto, que acompañado de ese silencio helado, es siempre el de su ira más profunda. La niña le sorprende, demuestra coraje  a pesar del estupor de sus ojos casi vidriosos y  le mira directamente casi desafiante. Ambos sienten una conexión instantánea que perciben en el otro... algo les dice que permanecerán juntos. Cuando termina su concienzudo examen, el Druida decide que aparte del tremendo shock y el agudo dolor provocado por erosiones, desgarros y algunos golpes, físicamente parece estar bien. No se necesita demasiado esfuerzo para reducir a una criatura. Ese pequeño deshecho humano les ha parecido tan insignificante que nadie se ha molestado ni siquiera en matarla. ¿Para qué?

Ante su obstinado mutismo, intentan averiguar quién es preguntando entre los pocos supervivientes, sin demasiado éxito. Y para cuando lo consiguen, se percatan de que no hay nadie en posición de hacerse cargo de la pequeña bruja, que hasta la fecha ha hablado con total normalidad. El hecho de saber que pertenece a una de las estirpes más prestigiosas y nobles de Druidas Escotos, da valor y convierte en honorable obligación, la proposición de Ergivia de custodiarla hasta encontrar una solución más conveniente al problema. No obstante, ninguno de los dos samaritanos, puede explicarse el porqué de la presencia de una criatura de corta de edad en ese campo de batalla.

Pero la decisión está tomada. Así que allí mismo, en medio de ese campo de la muerte, Mael le proporciona su primer bebedizo a la traumatizada y agotada Érin. El láudano la duerme casi de inmediato. Para cuando despierta en medio de la noche cerrada, está abrazada a horcajadas y bien sujeta al tronco anterior de Ergivia, cabalgando entre bosques. El hada, sin detenerse, lleva su dedo índice a los labios en señal de silencio y con sólo mirarla la vuelve a dormir. Es el primer recuerdo de su nueva vida.

Al principio, a pesar de las tisanas de Hypericon de su cuidadora, lo único autorizado por el Druida, que sigue de cerca su evolución, Érin no presta atención a nada de su entorno. Se limita a estar. Hay que insistirle para que coma y para que tenga cualquier tipo de actividad que no sea quedarse ensimismada o sumergida en algún movimiento repetitivo. Rehuye el contacto con otros niños, que ante su aparente y reiterada falta de interés por todo, en breve dejan de prestarle atención. Teme a los adultos, desapareciendo con frecuencia en busca de la soledad del bosque sin permitir que nadie se le acerque con facilidad. Pronto se la conoce por el sobrenombre de la “pequeña salvaje de los Tuatha*”, pero el hecho de estar bajo la estricta y atenta protección del poderoso Mael Señor de los Sauces, le evita todo tipo de escarnios y burlas. Se deja cuidar por Ergivia y duerme con ella… en medio de las terribles pesadillas que la despiertan todas las noches. Habrán de pasar muchos meses para que Érin recupere su paz onírica.

Siempre que la ocasión se lo permite está en las proximidades de Mael,  si puede ser bajo su manto escuchándole, ¡mejor que mejor!. Poco a poco, el Druida se acostumbra a esa presencia atenta y silenciosa. Le conmueve esa huérfana, que teme a todo y a todos, menos a él. Al contrario que el resto del mundo. Sabe que a la pequeña le tranquiliza  oír su voz poderosa y toma por costumbre hablarle como si ella fuese a contestarle. Pero no... aunque Érin le escucha siempre muy atenta, continúa sin pronunciar palabra
____________________________________________
Morrigan = Diosa de la Muerte y Reina de los fantasmas en la mitología celta
Tuatha = Tuatha Dé Danann (gente de la Diosa Dana) dioses benéficos celtas
                                             ---------------------------------

31 comentarios:

  1. Chica, como te lo curras. Que pedazo de narración. Hasta he aprendido algo, no tenía ni idea de quien era Morrigan.
    Por cierto, hasta está Erin...ia?... jejee

    ResponderEliminar
  2. Bueno Tocaya ya veo que has vuelto de tu viaje por mis madriles, ya me contarás...¿Pudiste ver al Ciprés Calvo?... Pena no haberlo sabido y a lo mejor nos habríamos podido tomar un café ahí cerquita.
    Muy intensa y triste la historia que nos relatas con tanto estilo y maestría. Se ve que conoces bien la mitología celta.
    Seguiremos el hilo para completar la madeja.
    Un abrazo fuerte tocayita.

    ResponderEliminar
  3. Caray, amiga, creo que si escribieras todo esto hubieras terminado "explotando", en el mejor sentido de la palabra...

    Te materializo abrumada de conocimientos mitologicos celtas, vamos poseida por la necesidad imperiosa de trasmitirlo.

    Je,je,je

    Enhorabuena, amiga, se ve que es un tema que te atrae y lo dominas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Interesante historia, Cristal.

    Siempre me ha atraído todo lo relacionado con el mundo celta (¿seré de origen celta?), pero esta historia tan viva me atrae especialmente.
    No es que ocurra en ella nada fuera de lo normal, al menos hasta ahora, pero las actitudes, los gestos... son muy indicativos.
    Hablas de una época mágica, amiga, la época de los druidas.
    Y espero impaciente la continuación, quiero saber más cosas de esa "Érin".

    Saludos celtas.

    ResponderEliminar
  5. Una historia Celta ¡qué bien! Me atrae mucho la historia del pueblo Celta, quizás porque en mi pueblo aún en la celebración de la Cruz de Mayo hay mucha simbología Celta.

    La cuestién es que a quí me tienes enganchada a la historia de Érin y los druidas.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. El mundo celta...apasionante.

    Biquiños nena!!!

    ResponderEliminar
  7. El pueblo de la niebla, tal como los llama Suso del Toro en ese interesante libro que sin duda has leído, protegido siempre por sus Tuatha Dé Danann. Una insularidad activa pero con una fortaleza tal, que ha conseguido penetrar en el imaginario épico de otras tierras de su órbita atlántica y modificarlo y convertirlo en una prolongación del suyo.

    ResponderEliminar
  8. Has conseguido con tu narración que me meta dentro de ese mundo mágico. Te felicito

    Recuerdos una vez que explicando en clase algo de los celtas, un alumno se levantó preguntando:

    ¿Cortos o largos?

    ResponderEliminar
  9. Narradora de cuentos fantásticos, me parece un nuevo y estupendo registro este tuyo. Me he metido en tu cuento de tal forma que me ha sabido a poco, espero que nos sigas dando noticias de sus protagonistas. Me has hecho soñar con un mundo desconocido para mi.
    Abrazos Cristal.

    ResponderEliminar
  10. Jo Cristal me has trasladado a un mundo de niebla, musgo y piedra, a un mundo mágico!!
    Que bonito niña, gracias, gracias.
    Besotes.

    ResponderEliminar
  11. Vamos a ver cómo surge Erin de esa díficil supervivencia.

    Pendiente tengo la visita a youtube!

    (Estaba yo pensando en la banda sonora para esta entrada...)

    :-P

    ResponderEliminar
  12. que história tan bella. No conocía nada del mundo de los Celtas ni de las hadas y los druidas .supongo que te has documentado a fondo. Me encanta el personaje de Erin, supongo que como a la mayoría de lectores
    felicidades*

    ResponderEliminar
  13. Que bonita, todo nuevo para mi, así que gracias por darmelo a conocer. Me encanta lo que sabes hacer¡que suerte!
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  14. Ni falta que diga que tienes y conoces esa cuarta dimensión y la llave de la puerta para cruzar, dándote un tentempié. Pero lo mejor es el vestuario, de envidia cochina.

    Un abrazo Cristal.

    ResponderEliminar
  15. Kristaltxu!!
    Tengo un mail de James Cameron que me pregunta si puede comprar los derechos de tu cuento. No sé, me da envidia. Le he dicho que me apunto a escribir el guión. Bueno, con tu ayuda.
    Ya nos dirás.

    (ansioso por el siguiente capítulo)
    Un abrazo!
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  16. Muy lindo tu cuento, Cristal.
    Captó de inmediato mi atención. Me imaginé que era el arranque de una larga saga...

    Un beso que vuela por el aire.

    ResponderEliminar
  17. Me encanta Cristal, tu capacidad de cambiar de registro y adentrarte en la ficción y trasladarnos a este mundo fantástico. He podido sentir el olor a musgo, a niebla y a humo.
    Tiene razón ZenyZero, es completamente cinematográfico lo que has escrito y tiene el mérito añadido de no necesitar una pantalla más amplia que esta que llevamos en nuestra mente.

    Vuelvo a corretear por los blogs, dejando mi rastro, pero tú sabes que siempre he estado por aquí.

    besos Crisoberilo

    ResponderEliminar
  18. Bíonn gach tosú lag.

    ;)

    ¿será eso lo que nos quieres decir????

    Y entonces, adivino que viene una gran historia, contada en estaciones ;)

    un abrazo inmeeenso, mi querida amiga guardiana de misterios celtas... Aquellos decían que el silencio es oro pero, dadas las circunstancias cósmicas en que todo está siendo develado (jeje).... qué mejor que los cuentos para -como siempre lo han hecho- contarnos verdades olvidadas.....

    ResponderEliminar
  19. Sólo se me ocurre, deslumbrante y bien documentado Cristal. Espero con impaciencia los próximos capítulos.

    ResponderEliminar
  20. Qué bueno! Un cuento de invierno, para escuchar (no leer, yo te escuché)sentados cerca del fuego.Y aquí es verano,pero me soplaste vientos de tu norte, vientos de bosque y de magos,de frías "luces oblicuas"(diría Antonio).Me trajiste recuerdos de infancia,de cuando mi abuelo me contaba cuentos hechizados.
    Y aquí me quedo, en silencio, esperando más de tu gran relato celta.

    mil besos!*

    ResponderEliminar
  21. Muy bonito el relato, de esos que te dejan con ganas de más. Enhorabuena por estas cositas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Me quedo con ganas de leer más, querida Cristal, la historia promete. Me encantan los cuentos de druidas, hadas y duendes...
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  23. ¡.....Eeeeeesa segundaaa paaaaarte!! Yaaa!!!!


    Besos besos besos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Ay amiga, hice bien en leer primero esta parte... me tienes súper enganchada.
    Hace tiempo no venía... he estado lejos de la web. Hoy vine a ponerme al día y me encuentro con esta historia maravillosa.
    Bueee, sigo leyendo, que no me quiero perder lo que viene.
    Apapachos

    ResponderEliminar
  25. ERINIA:
    Gracias por tu opinión amiga, y si aprendiste algo, ha valido la pena publicarlo. Y sí, de algún modo eres casi tocaya de la prota. jeje!
    Besos súper mamá!!


    TOCAYA:
    Pues nó, al final no le vi. Pero cualquier otro día si vuelvo, y tengo tiempo... te lo haré saber y nos tomamos ese café. Sería un placer concerte.
    Gracias por seguir mi cuento y por acercarte. Un beso.


    ANTIQVA:
    Cada uno se acerca a sus ancestros, tú a los tuyos y yo a los míos. Es importante saber de donde venimos. Y ambos a los de los dos... al fin y al cabo, no dejamos de tener un origen común ¿verdad?
    Gracias por acercarte. Un abrazo.


    ANTONIO:
    Pues muchas gracias por tus palabras amigo. Celebro que te guste mi relato.
    Deberíamos recuperar es sabiduría ancestral perdida en la noche de los tiempos y oculta en medio de tanto empirismo arrasador. Seguro que podríamos aprender mucho de esos sabios magos. Lástima de esa transmisión oral, que nos ha hecho perder mucha parte de ella.
    Y un Druida de la Luz oblicua de origen asturiano... ¿que otra cosa va a ser más que celta? Está clarinete!!! jeje
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  26. Querida LUISA:
    Y tanta simbología celta, como que vives en tierra de Vettones amiga mía. Esa celebración de Mayo coincide con los Fuegos de Beltane o Cetsamhain, que celebra el triunfo de la Luz sobre la oscuridad. Y se cree que ese día las hadas están especialmente activas. Pero seguro que conoces de sobra la historia de Aldea centenera. Gracias por tus palabras y por acercarte guapísima.
    Un besazo.


    MARUXIÑA:
    Pues sí, apasionante es la palabra amiga mía. Me alegra encontrar a una celta por mis letras.
    Un bico moi grande.

    ResponderEliminar
  27. KRAPP:
    O País da Brétema, conozco el libro de Suso. Pero esos Tuatha dé Danann y sus contrapuestos Fomoré, ya formaban parte de mi mitología personal mucho antes de leerlo. Siempre he sido partidaria de investigar en los orígenes, tanto como se pueda.Y las leyendas celtas se prestan a ello por esa belleza épica que las insufla.
    Yo también creo que esa insularidad que citas es fuerte y acaparadora. Los pueblos atlánticos a pesar de sus muy evidentes dificultades logísticas de comunicación, siempre han seguido unidos por ese espíritu común que los alumbra. Serán los Tuatha... o cosas de Oestrimnios... pero así es...jeje
    Un abrazo amigo.


    LUIS ANTONIO:
    Pues me alegra leer que te has metido en mi narración y que te agrada amigo. Muchas gracias por seguirme... a pesar del poco tiempo que me queda para comentar.
    Un abrazo.


    FELIPE:
    Gracias por pensar eso de mis letras. Realmente eres fantástico e indulgente siempre con ellas.
    Me tranquiliza leer que a pesar de ese evidente cambio de registro, poco o mucho, sigue habiendo interés en leerlas.
    Gracias de verdad. Un abrazo.



    ROSA:
    No sabes como me gusta y hasta me "tranquiliza" que te guste mi cuento niña. Gracias por tus palabras y por acercarte.



    GABI:
    ¡Que bien que te guste a ti! Gracias por acercarte y decir eso.
    Y la banda sonora es esa magnífica canción de Lisa Gerrard y la tienes a tu alcance al principio de la entrada. Si te apetece y lees esto ya lo sabes...
    Un abrazo.


    BEATS:
    Pues me alegra que te guste la historia de Érin. Gracias por acercarte y por tus palabras amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. LOLA:
    La suerte que tengo, no es lo que sé hacer... es tener a gente como tú entre los que se acercan aquí. Gracias por decir eso y me alegra que te guste mi cuento.
    Un besazo preciosa.


    TERRY:
    Tú no tienes que envidiar, ni vestuario ni ná, a nadie... eres un pedazo de crack narrando amigo.
    Pero gracias por decir eso, le doy mucho valor a tu opinión.
    Un abrazote.


    Mi querido ZEN:
    Aisss como me gusta siempre encontrarte aquí o por ahí... me da lo misming!
    Dile a Cámeron que si tú no eres el guionista no hay nada que hacer. Órdenes de la autora de la historia jajaja!
    Un beso muuu grande de tu Kristalxu.


    LIZ:
    ¡Que bien si te gusto...! me alegra leer eso. No es una larga saga... pero podría serlo... ¡quien sabe!
    Un beso amiga pintora de sueños.


    BUTTER:
    Pues espero que no tengas que pasar nunca por lo mismo que ella mi niña!! Pero bueno, que todos nos parecemos en muchas cosas es evidente.
    Besosssss

    ResponderEliminar
  29. Querida GÁRGOLA:
    Que bueno verte de nuevo correteando por entre mis letras. Me alegra de forma especial que te guste a ti el cuento. No eres nada dada a halagos gratuitos y eso me anima a seguir. Gracias por acercarte y si Zen produce la historia... ¿podrías tú dirigirla en unión de Cámeron? jeje!
    Besos diamantinos.


    ISIS:
    Bionn gach tosú lag, o lo que es lo mismo, Todo comienzo es débil...
    pero en realidad en tu caso y el mío te diría :

    Aithníonn ciaróg eile ciaróg

    que viene a decir algo así como que un "escarabajo reconoce a otro"
    o Dios los cría y ell@s se juntan... Y ese va a ser nuestro caso...
    Y no sé si será una gran historia, pero sí, que está contada con cariño y ganas. Gracias por acercarte a mis letras Diosa.
    Un abrazo.

    Amigo ANÓNIMO:
    Pues muchas gracias por seguirme y por tu opinión.
    Un abrazo.


    Hola mi niña RAYU:
    No sabes cuanto celebro que te guste a tí precisamente este cambio de registro. Ni te imaginas lo que he dudado en publicarlo.
    Muchas gracias por los ánimos para seguir.
    Y bueno, a día de hoy, ya comenzamos a abandonar esa Luz Oblicua que tanto le gusta a nuestro Druida particular, pero sin embargo vosotros vais hacia ella...
    ¡Que la disfrutes!
    Un beso.


    CANDI:
    Pues muchas gracias por seguirme y por decir eso de mis letras.
    Un beso guapísima.

    ResponderEliminar
  30. ELENA:
    Me alegra que te gusten los cuentos de Druidas y Hadas. Y no me extraña nada que así sea, eres la viva encarnación de uno de esos etéreos seres amiga. Tanto física como espiritualmente.
    Gracias por tus palabras y un beso muy grande.


    MERCEDITAS:
    Pero que rqtguapa es mi niñaaaa, que no me olvida nunca!
    Un besazo preciosa.


    NANCY:
    Aquí lo único maravilloso sois los lectores ¡de verdad" y tu especialmente. Me anima que a una narradora como tú le guste mi humilde cuento. Graciasssss y un revoltijo de apapachos amiga.

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...