lunes, 21 de septiembre de 2009

Fugacidad...







http://www.flickr.com/photos/josempcedi/838786014/
________________________________________

Entró en la azotea oyendo el sonido de las sábanas ondeando con fuerza. Un vendaval húmedo de levante las hostiga haciéndolas restallar. El azote del viento le enmaraña el pelo delante de los ojos, dificultando la retirada de la colada. Al acabar, se retira las greñas hacia atrás en un gesto maquinal y apoya el barreño lleno de ropa en la amplia balaustrada.

Siempre que sube hasta allí le gusta hacer una pausa en sus quehaceres, para  quedarse un rato disfrutando del cielo y del paisaje. Piensa que los días se perciben claramente más cortos y que el sol, ya muy bajo, promete un crepúsculo esplendoroso. Su paleta de luz sesgada comienza a pintar de rosa el horizonte y las nubes, presurosas, corren veloces empujadas por el céfiro.

¿Adónde irán?.

Es ese momento en que el verano, ya agotado y cansado, comienza a coquetear con el Otoño. Mira hacia la alameda con su arboleda espesa aún espléndida y piensa que en breve ejecutará su anual sinfonía de dorados, colmando sus caminos y veredas tan bien dispuestos, de la hojarasca sobre la que tanto placer le da siempre caminar. Es un poco como volver a ser niño… ¡pero que lejos queda eso!

-¿Mamá?

-Sí…

-Ah! Estabas aquí.

-Es que necesito, bla bla bla...

-Bien, vamos pues…

_______________________________________








________________________________________

48 comentarios:

  1. Esta entrada está inspirada en la entrada de un bloguer, al que he perdido la pista hace meses. Me sorprendió, que hubiera alguien más, aparte de mi, que se preguntase adonde van las nubes.

    ResponderEliminar
  2. ay Cristal! que bonita entrada para recibir el bello otoño y todo su esplendor de colores ^^
    Tal vez yo no me haya preguntado hacia dónde van las nubes... pero sí hacia dónde va el viento... los lugares que recorre después de pasar por casa y los espacios que me precedieron...

    el otoño es una de mis épocas favoritas, la primera de todas, por la intensidad de los colores y por las largas sombras... es una etapa singular de cambios de la naturaleza =)

    muy bonitas las fotos ;)

    que andes muy bien cristal!! de maravillas!!
    Besooo!

    ResponderEliminar
  3. Hola, Cristal.

    ¿La llegada del otoño te vuelve poeta? ¡Qué preciosa entrada! ¡Y qué foto! En un paisaje así me gustaría perderme, por lo menos durante un siglo...
    Las nubes son viajeras por naturaleza, y van hacia el infinito, siempre hacia el infinito.

    Gracias por este pellizco de belleza otoñal. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y a dónde van los sueños que dejamos de soñar? Al mismo sitio, seguro.
    A mí también me encanta subir a mi azotea de vez en cuanto.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  5. Es una bonita entrada, aunque también los gatos que miran tras las ventanas se preguntan adonde irán las nubes... ;-)

    ResponderEliminar
  6. A mí no me gusta demasiado el otoño, me dejo llevar un poquito por lo que significa, el ocaso de la naturaleza...sé que puede ser bonito con sus colores, pero no puedo evitar el sentir un poquito de melancolía. Pero tú escrito me ha gustado, es una manera preciosa de recibirlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. a mí me encanta el otoño y la primavera, son mis estaciones preferidas sin temperaturas extremas se disfruta mejor de la vida y leyendo entradas tan bonitas como esta también, gracias.

    Biquiños miña!

    ResponderEliminar
  8. Me ha recordado una pelícual en la que la gran Anna Magnani hacía un gesto semejante en la colada.

    ResponderEliminar
  9. Te he conocido a través de Yandros. Y me ha encantado leer esta entrada sobre el otoño. A mí también me gusta, con melancolía incluida.

    ¡Las fotos preciosas!

    ResponderEliminar
  10. Tierna entrada... me pareció estar oliendo el suavizante en las sábanas húmedas...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Es lo que tiene mirar al cielo o al horizonte, brotan las preguntas!!

    ;)

    Muaack!

    ResponderEliminar
  12. ¿Te das cuenta de lo lindos (porque es esa palabra la que estoy buscando, sí) que somos a veces? Esos momentos de la vida son dignos de admirar...

    Un gandisimo beso; Cristal.

    ResponderEliminar
  13. Tan deprisa, mira tu entrada, es el reflejo de dónde estamos...

    Gracias por compartir otro Otoño...


    Abrazos....

    ResponderEliminar
  14. Debe ser una experiencia especial contemplar el paso de una estación a otra. Aquí sólo hay estación seca y lluviosa, y nunca sabemos cuándo nos va a llover o cuando nos cocinará el sol.
    Pero las nubes... esa siempre van adelante de los sueños, abriéndoles paso,
    apapachos Cristal

    ResponderEliminar
  15. Vaya, amiga, hoy precisamente puse una imagen similar a la tu nos has regalado "del cielo..."

    Je,je,je

    Casualidades, habra que decir...

    Amiga, que conste que a ANTIQVA le vuelven loco las nubes, sobre todo los dias de cielo encapotado, en que luchan con el sol a brazo partido...

    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  16. Hola, Cristal:

    Está lleno de aire tu relato. Me encantó eso, así como su luz otoñal y su tono abierto.
    ¡Ah! Y la foto es maravillosa, mostrando los rayos oblicuos del sol y una perspectiva infinitamente lejana.
    Qué bien que dediques una entrada a recordar la llegada del otoño... yo acabo de hacer lo mismo en otro Sitio en donde participio. Sincronía.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Será que el otoño inspira más que el verano para escribir relatos, pero el tuyo es muy bueno. Minimalista, con tempo y ruptura, con un niño que toca las narices a su madre en el momento de mayor ensoñación. Es lo que tiene el otoño, que si te quedas mirando por la ventana puedes acabar cogiendo un resfriado si alguien no te hace volver a la realidad.
    En serio, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  18. que melancólico, o por lo menos así llegaron tus letras hasta mi, envueltas en la lucha contra la cotidianidad que no te deja disfrutar de esos pequeños y bellos momentos.

    ResponderEliminar
  19. Sencillo momento del sentido acento otoñal.

    Los hijos le recuperan a uno con calor, con sonrisa. ¿Cansado/a? Eso no existe. Más sonrisa...

    ResponderEliminar
  20. La descripción es maravillosa, me deleité en la escena.

    y queda la pregunta en el aire, irónicamente no? adonde van las nubes?

    precioso texto. brillante.

    ResponderEliminar
  21. Jo, que bonito Cristal y que buena pregunta, no me extraña que te inspirase un post, es que inspira, inspira.

    Que preciosos esos cielos, eh?, cuando te sorprenden con esos colores....mmmmm enamoran.

    Ahora ya casi comienza a ocurrirme, pero quizás en un par de semanitas sea mejor: Cuando me voy por las mañanas a las 8 a llevar a mis hijos al cole después de dar una curva veo el mar, justo por donde nace el sol, hay días que se levanta sin arreglar, pero otros....otros es una gozada, yo siempre les digo a mis hijos: "mirad que regalazo, con esto es imposible no empezar contentos el día".

    Un beso de colores.

    ResponderEliminar
  22. Las nubes son esos seres fantasiosos, hechos de vapor y nada, que tienen la capacidad de contener nuestros sueños. Son metamorfosis pura, pura danza. Yo creo que, al fin y al cabo, van finalmente a donde vamos todos: hacia la noche. Hermoso relato, Cristal.

    Alfredo

    ResponderEliminar
  23. Se me pasó preguntarte:
    ¿A qué fugacidad te refieres? ¿A cómo pasa el tiempo desde la propia niñez hasta esa mirada que sigue buscando, reflejada en los preciosos ojos nuevos de los hijos?

    ResponderEliminar
  24. Me encanta ese momento del año que describes y me encanta cómo lo describes.

    Las nubes.... Yo creo que van a un mágico lugar donde hay un soñador que las recoge, las amasa y las sopla para que vuelvan a salir cuando su nueva forma está lista.

    Un abrazo fuerte, Cristalilla querida.

    ResponderEliminar
  25. Tal vez vuelvan hacia donde han venido, para trazar un círculo entre el presente y nuestros recuerdos... Qué preciosa entrada, me ha recordado a mi infancia, después del a lluvia dibujando el cielo y persiguiendo ranas jajaj

    Un saludo Cristal!

    ResponderEliminar
  26. Preciosa tu entrada para abrir paso al otoño, con sus dorados, su melancolía, su bella desnudez. ¿Sabes que a mí me gustan mucho más los robledales en otoño e invierno? Los robles están ahí con su porte imponente, pero transparentan. Detrás hay lomas, montañas, paredes, caserones... que en verano permanecen ocultos tras el follaje de sus copas... hasta se puede ver el caminar de esas nubes que parten raudas... hacia el reino de las nubes, que es un lugar donde se reúnen todas para que en ellas aniden las historias que luego en el invierno en la calidez del hogar contaremos a nuestros hijos y nietos. :)

    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  27. Relatas de maravilla Cristal. Creo que todos nos hemos visto en esa zotea recibiendo al Padre Otoño.
    Precioso de verdad.

    ResponderEliminar
  28. Me ha encantado. Selecciono una frase que me hace pensar:

    "Era ese momento en que el verano, ya agotado y cansado, comienza a coquetear con el Otoño"

    El otoño, cuando llega a su ocaso, ¿coquetea también con el invierno?

    Lo digo porque hoy me siento especialmente otoñal...y no me hace ninguna gracia que se acerque el invierno y menos aún coquetear con él...

    ResponderEliminar
  29. Summer breeze, makes me feel fine
    Blowing through the jasmine in my mind

    (Seals & Crofts, Summer Breeze, 1972)

    ResponderEliminar
  30. Yo lo que me pregunto es por qué las nubes a veces van tan juntas, como ovejitas, y a veces se pelean.

    ¿Acaso tienen vida propia?

    Besos otoñales

    ResponderEliminar
  31. "Era un poco, como volver a ser niño… ¡que lejos quedaba eso!"

    Pues qué quieres que te diga... Después de leerte, a mí la niñez me ha quedado más cerca que nunca!! Y no sabes cómo te lo agradezco...

    Un beso otoñal!!!!

    PD.-¿Y de dónde vienen, las nubes?

    ResponderEliminar
  32. Preciosa entrada Cristal...¿a dónde irán?...
    "A donde iran los besos que guardamos,que no damos
    donde se va ese abrazo si no llegas nunca a darlo
    donde iran tantas cosas que juramos un verano
    bailando con la orquesta prometimos no olvidarnos"
    Besotes, que lleguen a su destino

    ResponderEliminar
  33. Bravoooooooooooooooooo!!!!!! Qué maravilla de relato!Y corro a mi patio, porque tu viento de levante me está llamando!(qué pasará con los colores de primavera que azotan desde este lado del viento?)

    Me gustó muchoooooo,niña Cristal!

    ResponderEliminar
  34. Las nubes me llevan a privatizar mi blog, por personajillos que parecen que no han visto las nubes en su vida, sino que viven en la suya propia, oscura, por cierto.
    No tengo tu mail y por eso no puedo invitarte a qué entres... qué cosas. Por favor, escríbeme a mi mail y dame el tuyo, que necesito tu mail para dar el ok. Qué cosas...

    Besazos nube de otoño!!
    adriana135@live.com

    ResponderEliminar
  35. Que caricia para el alma son tus textos, Cristalit@. Hacen bien y amparan. Te quiero mucho, aunque esté en silencio. Te regalo a Baudelaire, me hiciste acordar a él y sus queridas nubes:

    "¿A quién quieres más, hombre enigmático, dime, a tu padre, a tu madre, a tu hermana o a tu hermano?

    Ni padre, ni madre, ni hermana, ni hermano tengo.

    ¿A tus amigos?

    Empleáis una palabra cuyo sentido, hasta hoy, no he llegado a conocer.

    ¿A tu patria?

    Ignoro en qué latitud está situada.

    ¿A la belleza?

    Bien la querría, ya que es diosa e inmortal.

    ¿Al oro?

    Lo aborrezco lo mismo que aborrecéis vosotros a Dios.

    Pues ¿a quién quieres, extraordinario extranjero?

    Quiero a las nubes..., a las nubes que pasan... por allá.... ¡a las nubes maravillosas!"

    Te abrazo, Cristalit@

    ResponderEliminar
  36. MAGUNCHI, me alegra que te guste la entrada. Y cierto, el Otoño, es la estación de los colores intensos y las largas sombras. A mi también me gusta especialmente.
    Gracias por acercarte y un abrazo.


    Hola ANTONIO, ni siquiera el Otoño, puede volver poeta a quien no lo es, pero me alegra que te guste la entrada y el paisaje que la ilustra.
    Gracias por acercarte y por tus palabras.
    Un abrazo.


    MISS, bueno verte por aqui preciosa. Y tienes razón, seguramente los sueños y las nubes, son compañeros de viaje. Es una buena mezcla.
    Besos.


    DUNCAN, seguro que Micho sabe adonde van. Pero seguro también que no nos lo va decir jeje!
    Besos para ambos.


    MALU, está claro que,a todos, no nos pueden gustar las mismas cosas. Pero aquí tienes a una de sus fans totales. Me encanta este tiempo y sus colores.
    Gracias por acercarte y por tus palabras guapa.
    Besos.


    MARUXIÑA, en nuestra tierra es especialemente maravilloso ese cambio del verano al Otoño. Me iba ahora mismo a el Courel o a la Fonsagrada y seguro que tu también.
    Aixxx.
    Gracias por tus palabras y un beso grande.

    ResponderEliminar
  37. DR.KRAPP, pues buen recuerdo te he depertado amigo. La Magnani es susceptible de estar en esa azotea, tienes razón. Pero no pensaba en ella cuando lo escribí.
    Aún así, gracias por acercarte y por tus palabras.
    Saludos.



    NADIA, pues llegas muy bien recomendada a este lugar, si vienes desde el blog de Yandros.
    Me alegra que te guste la entrada y las fotos. Gracias por tus palabras y sé bienvenida.
    Un saludo.


    CANDI, me alegra verte de nuevo amiga. Me alegra que despertase tu olfato mi entrada, es señal de que te resulto cercana y eso me satisface.
    Besos preciosa.


    GABI, tienes razón, deberíamos mirar al cielo mucho más a menudo de lo que lo hacemos, y preguntarnos, sobre todo preguntarnos, pero... eso puede resultar hasta peligroso... no?
    Aún así, siempre hay un momento para ello.
    Gracias por acercarte y muuuuchos besos.



    BUTTERFLIES, me gusta que te parezca linda mi entrada. Gracias por pensar eso y un beso muy grande también para tí preciosa.


    €RIK, sí, pasan deprisa los días y pronto será invierno de nuevo. Gracias por acercarte, y estpy encantada de compartir el Otoño de nuevo contigo.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  38. NANCY, en este hemisferio el cambio de estación es lo habitual, pero aún así siempre llama la atención. Sobre todo el Otoño. Es como si la naturaleza entera madurase del dorado del final de verano al marrón del principio del invierno. Pero seguro que, ahí, de vuestra estacíón seca a la lluviosa ocurrira algo similar.
    Y me gusta ese concepto de las nubes compañeras de los sueños... precioso.
    Apapachos también para ti guapa. Y gracias por venir.


    ANTIQVA, Casualidad? yo ya hace, que no creo en tal cosa. Azar causal sí. Me alegra que te gustase mi entrada amigo. A mi también me entusiasman esos días nublados, luchando a brazo partido con el rey Sol. ¡divinos!
    Gracias por acercarte amigo.
    Abrazos.



    LIZ, me alegra que te gustase la entrada. El Otoño, por estos pagos pone a la Naturaleza en una explosión de belleza dorada. Gracias por acercarte amiga.
    Un beso.


    JOSEP JULIAN, pues muchas gracias por pensar eso de mi pequeño relato. Y quizás sí, que el Otoño es más inspirador que otras estaciones. Sobre todo si te gusta tanto como a mí.
    Gracias de nuevo y un beso.


    LILYTH, es verdad, la melancolía parece como más cercana al Otoño que a otras estaciones. Pero siempre hay un momento para acercarnos a la belleza del entorno, auqnue nos interrumpan...jeje.
    Besos y gracias por acercarte amiga.


    CARLOS, los hijos, aún cuando interrumpan un momento de ensoñación, casi nunca molestan ¿verdad?.
    Y el título de la entrada quiere hacer referencia a que son breves, muy breves esos momentos en que se conecta con la naturaleza inanimada.
    Sobre todo si se tienen hijos, jeje!
    Gracias por tus palabras y por acercarte amigo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  39. FERO, muchas gracias por pensar eso de mi entrada, y por deleitarte con ella. sólo por eso, valió la pena publicarla amigo.
    En cuanto a las nubes, realmente somos muchos por lo que veo, los que nos preguntamos sobre ellas.
    Gracias por acercarte y un abrazo amigo.



    ROSA, no sé donde vives, pero durante años, me ocurría justo eso que dices. Cuando llevaba a mis hijos al Cole, había justo un trozo donde se veía el sol naciente en el mar. Siempre me pintaba una breve sonrisa en el comienzo del día. Yo también se lo decía, auqnue la mayoría de veces dormitaban... jeje.
    Me alegra que te gustase la entrada y muchas gracias por tus palabras. Y realmente las nubes siempre inspiran ¿verdad?.
    Un beso.



    ALFREDO, es cierto la nubes son pura danza, sobre todo, cuando las empuja el viento.
    Y realmente, tienes razón, las nubes, como todo, en este Universo, van hacia la noche...
    Gracias por venir amigo.
    Abrazo.


    ELENITA, gracias por decir eso. Y me alegra un montón que te gustase la entrada.
    Ojalá fuera igual de fácil, amasar la vida que las nubes ¿verdad? pero me gusta esa idea que apuntas amiga.
    Gracias por acercarte y un besazo!


    Querida LUISA, tu comentario, podría ser un post perfecto de la entrada del Otoño. Gracias por tu generosidad y dejarlo aquí. Está claro que siempre es un placer leerte amiga, dondequiera que vayas.
    Un besazo y cuídate mucho.


    HOLLY, me alegra haber despertado tus buenos recuerdos infantiles preciosa. Y gracias por decir eso.
    Te deseo que sigas jugando con la lluvia y las ranas muuuuchos años.
    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  40. De nubes escribí yo un rato...

    Tú (y todos) dejaste de crecer por fuera y contunuáste por dentro. Preguntas eternas. Y los colores vívidos del pasdo menguados en el paisaje y ardiendo en los oídos, y en el tacto, y el gusto. Es el viejo placer del sueño. Y crecer por dentro.

    Un abrazo
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  41. FELIPE, pues muchas gracias amigo, por pensar eso. Me alegra que te gustase mi pequeño relato y que te despertase buenas sensaciones.
    Un abrazo.


    LUIS ANTONIO, pues me temo, que sí que el Otoño, acabará coqueteando con el Invierno a no tardar.
    La meteorología es como una mujer casquivana que siempre flirtea y acaba por seducir...
    Y el invierno, sin el que no sé que haríamos, terminara por caer en sus redes, sin duda!
    Me alegra que te gustase amigo.
    Un abrazo.


    ENTANGLED, Siempre original.
    See the paper layin'on the sidewalk...
    Sweet days of summer the jasmine's in bloom...
    Jimmy & Dash
    Ay! la brisa de verano y el soplo del jazmín...
    Y los 70!
    Un abrazo amigo.


    LABEGUE, yo creo que sí, que tienene vida propia, por eso van y vienen y nos observan...
    Gracias por acercarte guapa.


    MERCEDITAS, me alegra haber despertado tus recuerdos infantiles guapa. Eso está bien si son buenos.
    Y buena pregunta la tuya, quizas vengan del mismo sitio al que ahora regresan, hacia la noche.
    Un beso preciosa.


    Hola LOLA, siempre bueno verte por aquí. Es verdad, cuantas preguntas sin respuesta y que deberíamos plantearnos con más frecuencia.
    Siempre atenta mi Lola.
    Besos.

    ResponderEliminar
  42. Gracias niña RAYUELA, mi compi de travesuras nocturnas. Me alegra que te gustase. Yo también tengo un patio con un Jazmín y un magnolio. Hummmm muy sincrónicas andamos casi siempre compañera. Te espero donde tu sabes. Besosssss!


    ADRIANA, en cuanto termine de contestar los comentarios te envío mi mail. A grandes males, grandes remedios querida. Tienes mi apoyo total. Pero realmente es una lástima tener que recurrir a medidas tan drásticas.
    Un beso.


    ANITA, gracias por tus palabras y por ese maravilloso texto de Baudelaire. No sé cual de los dos me acaricia más.
    Te quiero, pequeña.
    Un beso muuuuy grande.


    ZEN, querido Zen, un día tengo que dedicarte un post con todos tus maravilloso comentarios.
    Como de costumbre tienes razón, crecer por dentro es lo que importa. Y tú puedes escribir sobre nubes y sobre cualquier cosa que te propongas amigo.
    Un beso y gracias por acercarte.

    ResponderEliminar
  43. Pues es preciosa....muy preciosa.
    Gracias por regalarnos este post.
    Besos!

    ResponderEliminar
  44. Gracias a tí por acercarte y decir eso, preciosa.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  45. Yo también me he preguntado más de una vez hacia dónde van las nubes. Supongo que se desintegran en el espacio sideral, pero qué bonito es verlas moverse en la dirección del viento.

    ResponderEliminar
  46. Por un momento me encontré encaramado a la azotea del edificio de mi infancia, al que acudía como asistente de mi madre y terminaba ido e inservible en la contemplación de ese cielo oculto desde la planta baja. ¡Cuántas consideraciones; cuántos vuelos no habré hecho desde aquel otero de hormigón!
    Por lejos que estén algunos momentos, casi siempre vale la pena el viaje; además es gratis como aquella agradable sensación de las sábanas perfumadas de sol que recogíamos.
    Gracias por el relato Cristal, y la sugerencia implícita de itinerario.

    ResponderEliminar
  47. La azotea de los sueños. Qué bella pintura dejas en tu prosa, soñar sin escapar de la realidad cotidiana.
    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  48. ADU,somos muchos los que nos preguntamos adonde van...
    Yo creo que hacia la noche, haciendo sitio a lo que quiera traer el nuevo viento.
    Gracias por acercarte y un abrazo.


    ANTON, un placer, siempre, verle y también leerle. Por un momento, yo también le he visto en su azotea, volando hacia sus sueños... cuando, absolutamente todo, era aún posible.
    Hoy, disfrutaremos de lo conseguido... y de la serenidad hallada por el camino.
    Un abrazo amigo.


    DANIEL, gracias por tus palabras y por acercarte a aportar tu granito de arena.
    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...