domingo, 3 de noviembre de 2013

De hipérboles e imposibles...

Imagen de La mirada de cristal
__________________________
Sólo tendremos lo que hayamos dado.
Ida Vitale
_______________

La cinta, empuja el equipaje con suavidad. En su mente, aún resiste esa mirada perdida, como de perro abandonado… que vuelve a sumirla en la culpabilidad de esos adioses puntuales.

Al atravesar el arco de metales, piensa que esto no era lo pactado, ni siquiera lo esperado, y a ello se aferra como último recurso. Lo han hablado por activa y por pasiva, para siempre ponerse de acuerdo. Escabulléndose todas las veces, en la misma mentira. Una hipérbole a la baja, que no es óbice para que en cada despedida, la invada esa inesperada y vaga sensación del verdugo.

La factura de ese desgaste de tiempo y desencuentro, llega ya en las nubes. Un flashback de imágenes aflora imparable, sumergiéndola en un capítulo de su vida de una belleza impoluta. Perfecta. Quizás ‘la historia’, por antonomasia. Pero desleída en esa misma nostalgia de lo vivido, de lo sentido… de lo que aún ‘es’, en un deje de amargura, asoma el topo de la liberación. Del fin.

Sabe que es el tiempo. En el fondo, lo que impedirá el estropicio. Porque tan importante como la llegada, es el momento de la partida.

Y es que a pesar del esplendor, de la serendipia del hechizo, de ese embrujo enajenado y fuera de lo común… hay mochilas, que más allá del error o acierto que represente su asunción, se viven como inexcusables. Por eso, lo que no puede ser, no puede ser… y además es imposible. 

Pero ese tiempo, les pertenece para siempre.
____________________________________





39 comentarios:

  1. Una puerta condenada por fuera que se abre para dentro, puede ser.
    Flor de nenúfar en la punta del mástil como vela desplegada hacia arriba, puede ser.
    Claro de Luna en la sombra de un genio lunático, puede ser.
    No puede ser que sea... imposible!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe bixen... pero nada es para siempre... quizás la muerte. Como sea, en el relato, la puerta sigue bien cerrada. :)

      Gracias! por venir y dejar huella.

      Eliminar
    2. Sólo el cambio, es permanente...

      Eliminar
  2. Cuantos saludos,cuántas emociones habran pasados por esa vieja puerta.
    excelente ojo¡¡ muy bien vista¡¡
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hilde:

      Sí, eso pensé, cuando tiré la foto que me inspiró estas letras.

      Muchas gracias! por acercarte a decir que te gustó.

      Eliminar
  3. Es afortunada la protagonista de tu historia, si sabe controlar esos tiempos de llegada /retirada, porque sin cuestionar la intensidad del dolor que sienta, saber eso, es un gran paso para regresar al camino que toque.
    Triste y precioso a un tiempo, tu relato, Cristal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Godot:

      Sí, ciertamente difícil, controlar esos tiempos del texto. Pero alguna 'ventajilla' tiene que tener la ficción :)

      Y está claro, que la despedida de algo hermoso, siempre resulta triste. Gracias por decir que es precioso, amigo.

      Eliminar
  4. ¿Miró hacia atrás cuando cruzó el arco de metales?.¡ Es lo más importante en las despedidas !.

    ResponderEliminar
    Respuestas


    1. Después de pensarlo, creo que no, Yuri. La protagonista de esta historia, nunca se giraría a mirar hacia atrás... (ni para tomar impulso :)) por más importante que sea ese gesto.

      Gracias! por venir.

      Eliminar
    2. Bueno, si, pero siempre nos queda el recurso de decir "que nos quiten lo bailao..."

      Bellisimas reflexiones, amiga

      Un abrazote

      Eliminar
    3. jajaja! eso, eso! que no nos quiten lo bailao! que con los tiempos que corren, hasta eso se nos llevarían algunos, si pudiesen...

      Me alegra que te guste, la historia, amigo Antiqva

      Eliminar
  5. Sabemos que los imposibles no pueden ser, pero luchamos porque lo sean, en un intento inútil, poco práctico y casi siempre muy humano.
    Las puertas tan bien atrancadas no son fáciles de abrir, pasemos de largo entonces.
    Un abrazo, querida Cristal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virgi:

      Sí, aunque en muchos casos inútil... es una postura muy humana, la que describes...
      Y gran y sana filosofía, la tuya, delante de ese tipo de inconvenientes.

      Besos***

      Eliminar
  6. No soy de puertas cerradas y menos si son de hierro oxidado por el tiempo, ahí hace mucho que no pasa nadie..
    Ventanas abiertas y puentes levadizos. Si aquello no fue ,no mires atrás. La vista fija en el horizonte.

    Esa música si que te transporta querida, es divina :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abril:

      Esa puerta, está en medio de un bosque deshabitado y pertenece a una casa abandonada. Pensaba mientras la fotografiaba, que para cerrarla por fuera... alguien ha tenido que salir primero por ese umbral y tomar la decisión de hacer tal cosa... pero quizás, en el interior, todo siga intacto... quien sabe...

      Como sea, es evidente por su aspecto, que el tiempo no perdona a nada ni a nadie ¿verdad?. Por eso digo, un poco más arriba, que la protagonista de mi relato, nunca miraría atrás. Probablemente esté en esas otras ventanas que mencionas... Y sí, el Claro de Luna de C.Debussy, es maravilloso, de eso, no hay ninguna duda, querida.

      Gracias! por tu 'reflexivo' comentario.

      Eliminar
  7. Vale, llámalo coincidencia...pero al pasar para agradecer tu comentario en mi blog (eres un sol) e informarte de que sigo viva (y a ratos coleando) voy y me encuentro tu entrada, que parece hecha para mí. Si es que hasta la música, querida, porque es mi deliciosa y constante banda sonora desde que lo interpreta al piano (muy bien, por cierto) mi vecina de al lado.
    Mientras me repongo de la sorpresa, te comunico que tu entrada, además de hermosa y emocional, no sólo me ha resultado de un gran significado simbólico, sino que ha sido reveladora. Ya te digo, será casualidad...aunque yo no creo en las casualidades. En cualquier caso, que sepas que me has hecho mucho bien.
    Un beso...o mejor muchos más.
    PD.-Amenazo con volver a tocar las narices con mis relatos en cuanto logre poner un poco de orden a mi existencia actual y centrar mi cabezota (empresas por ahora harto complicadas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes:

      Tampoco yo creo demasiado, por no decir nada de nada,... en coincidencias... pero como sea, bienvenida la sincronía de mi comentario en tu espacio, si ello te trajo a hasta estas letras que dices, que de alguna forma te han hecho mucho bien. Sólo por eso, valió la pena escribirlas y publicarlas, querida.

      Por lo demás, hay nudos vitales o existenciales, dile como quieras... que nos hacen detenernos en el camino, y además de reflexionar o cambiar, hasta disfrutar si es el caso... nos obligan aelegir... Una tesitura, la de escoger, que de una forma u otra siempre lleva implícita una renuncia, con todo lo que eso conlleva. Depende de las situaciones, claro.

      Aissss Merceditas... deberíamos tomarnos un café entre B-ocata y Collçerola... y quizás algún día lo hagamos. Y güerve, mardita!! que se te echa en falta :))

      Eliminar
  8. Pues bien estuvo mientras duró, y aunque ya no le queden raíces para mantenerse en pie, si ha sido "la historia" por antonomasia como comentas, bienvenido sea ese topo que asoma.
    Eso sí... la falta de anestesia en este tipo de cirugías escuece durante un tiempo.

    Un placer sus letras, Madame, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfil:

      Yo creo, que hay historias, sobre todo las de 'por antonomasia', que más que por falta de raíces, sucumben por todo lo contrario... Tienen tantas! que les falta tierra, oxigeno... y de todo! es como si te robasen un poco, incluso un mucho... la vida. O si no, la vida... toda esa construcción que hemos ido levantando y erigiendo a lo largo del camino y que nos conforma más que ninguna otra cosa. Porque al final, 'ser' es una opción que elegimos segundo a segundo Y que en ningún caso, al menos en el de mi protagonista :), puede dejar que nada ni nadie arrase. Por más fuerza que tenga.

      Lo que está claro, además de que nada es para siempre, es que este tipo de intervenciones, acostumbra a efectuarse sin anestesia, por varios motivos, Citaré dos: no existe paliativo para ese tipo de heridas, por más que te lo esperes... y es una forma incuestionable de aprendizaje vital (aún a tenor de los repetidos y sucesivos 'tropezones')

      En fin! que sí... que cuando uno siente ese punto de liberación, por mínimo que sea al principio, al imaginarse sin... lo que sea... es el momento de partir ¡sin duda!

      Pedazo de tema! Monsieur... :))

      Eliminar
  9. Puede que tu protagonista no mire atrás, pero quizás eso solo sea un gesto, a lo mejor dejo algún girón de ella misma tras de sí y no quiere contemplar los restos de su despedazamiento. Solo en el recuerdo vuelve a estar complta ¿pero de que sirve un recuerdo?
    Me gusta mucho eso de hipérbole a la baja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Max:

      Es verdad, entre otras muchas cosas, estamos hechos de 'jirones'. Es más, nuestra vida sería tan sólo una caricatura sin ellos... Creo.

      Y aunque no se quieran contemplar los pedazos... estos, no dejan de existir por ello. Y sobre todo, Max... la protagonista de esta historia, 'completa' , estuvo, en esa realidad que ahora se ha convertido en ese jirón que mencionas. Al fin y al cabo, sirva para lo que sirva... un recuerdo, es una historia que a veces nos contamos... La historia de ese presente perpetuo, en el que nos encontramos atrapados. Por más que el tiempo no exista :)

      Las figuras gramaticales, la sintaxis y las palabras en general, aún para aquellos que no son conscientes de ello... son la entraña misma de lo que somos. De lo que nos explica.

      Muchas gracias y muchos besos, también para ti.

      Eliminar
  10. Cruzar o no cruzar, volver la vista o pasar. Indagar en lo que hay dentro resulta tentador...uno no sabe que tesoros puede encontrar tras las telarañas...
    En cualquier caso por si no hay nada uno se deleita con Debusssy y tan plácidamente seguiremos nuestro camino. Nuevas puertas nos encontraremos, fijo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Víctor:

      Hablando de puertas, que se abren o no... a ti, sé bien como contestarte:

      PM

      En cuanto a lo de las 'nuevas puertas', te diré, que pasando de una edad, uno/a, comienza a pensar, que quizás, el 'amor galante' al uso... esté sobre valorado... y lo digo sin cinismo alguno.

      Pero esa escena, para mí, es inmensa. Un hito. Probablemente, para ti, también.

      Eliminar
    2. Perdona quería haber transcrito este, pero ambos sirven. Aunque hay mucha más tensión en el segundo :))
      PM

      Eliminar
    3. Absolutamente. Los adjetivos se quedan cortos. Curiosamente hablo de ella y de ello un poco de pasada en lo que acabo de escribir. Aunque es otra cosa.
      Respecto del galanteo. Mira, estoy contigo en gran parte. Aunque cuando me cuentan como chicas de 16 van atoda velocidad a por la pildora del día después al ambulatorio más cercano no se...Pero en el plano adulto, para mi una cosa no quita la otra. Vamos que Clint le regala flores a Meryl, pero también consuma, y ambas cosas forman parte de una relación irrepetible. Un abrazo

      Eliminar
    4. Son tiempos esquivos, Víctor, en los que la hipocresía es una de las monedas de cambio más comunes. Me pregunto muchas veces, 'qué' clase de valores habremos transmitido los adultos a esos adolescentes (tanto ellos como ellas...) para que los avances científicos y tecnológicos, sean utilizados con tanta irresponsabilidad... y no hablo sólo de esa píldora... Por no hablar de la últimas encuestas, que detectan un alza muy importante en la violencia de género entre adolescentes.

      Claro, que si echo la vista atrás, y recuerdo los lemas de generaciones anteriores, entre las que me encuentro... "sexo, drogas y rock and roll", me pregunto que hubiésemos hecho nosotros en la misma situación y con los mismos avances a nuestro alcance :))

      En fin! probablemente, 'de aquellos polvos vinieron estos lodos' ¿verdad?

      Un abrazo y me voy a leer tu entrada.

      Eliminar
  11. Solo con imaginar lo que pueda haber detrás de esa puerta... es como para echarse a temblar, primero de puro miedo, pero al final, música mediante, de risa por haber temido. Me admira ver las diferentes interpretaciones del texto, cómo cada lector y, sobre todo, lectora (también aquí, como en casi todas las partes que importan, sois mayoría a la mesa), viene con su propia llave. Bicos, meiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay sí! Alfredo, la música todo lo mejora. Y es verdad, una historia, tiene tantas interpretaciones como lectores... cosas de esta percepción tan defectuosa que tenemos y sobre todo de la subjetividad personal de cada uno.

      En cuanto, a lo de más mujeres que hombres... siento decirte, que ganáis vosotros por goleada, al menos de momento... 4 miradas femeninas contra 8 masculinas :)). Pero, sin importar el sexo, absolutamente todos, bienvenidos!!!

      Bicos de meiga***

      Eliminar

  12. Me deja pensando tu preciosa y lúcida historia, amiga Crystal... Hay algo de tristeza en tus letras, pero, por otro lado, está también ese punto de liberación que conlleva partir cuando ello es necesario, por no importa qué causas. Me gusta especialmente esa fuerza del recuerdo, que parece mantener incólume una historia que, al parecer, fue hermosa e intensa; en todo caso, sincera, auténtica, con ese color dorado y azul con que a veces se pinta a sí misma la vida.
    Así me gusta verlo a mí también: "ese tiempo, les pertenece para siempre"... ¡Por supuesto! Y seguro que conforma una región mágica en el azaroso mapa del alma, donde poder volver a beber en ciertos momentos de ese vino delicioso, hecho de buenas emociones y brillos cálidos y puros.
    Sé de lo que hablo, porque tu historia me recuerda a otra algo similar, que viví en primera persona hace tiempo. Y te aseguro que esos recuerdos son indelebles, a pesar de las contrarias vicisitudes. Un amable lago de la memoria; una riqueza que ningún avatar negativo ni viento del desierto puede nunca secar.

    Pero... ¡ya sabes! (después de algunos añitos leyéndonos y comentándonos, algo me conoces): Este lobo estepario se inclina siempre hacia lo mágico... Así que pienso también que cualquier puerta cerrada puede ser de nuevo abierta. Creo en los puentes levadizos, en los espejos de niebla que comunican mundos distantes y en el canto de las hadas en las noches de luna llena, que hechizan el aire de la noche. Y creo, asimismo, en que no siempre tenemos muy clara la noción de lo que es o no posible... Siempre hay atajos, pasillos ocultos, ventanas secretas que dan a paisajes alegres, gozosos e inesperados...

    En fin, que, como ves, soy un creyente de tomo y lomo, jejeje. Siempre lo he sido, y seguiré siéndolo, por los siglos de los siglos, amén. Espero, no obstante, que mi comentario no resulte demasiado dulce. Hoy parece que me eché más azúcar de la cuenta en el café con leche del desayuno... Espero que me lo sepas perdonar. :)

    Un abrazo, amiga, y gracias por tus buenas letras, que me han hecho recordar mi propia y amable historia.

    Antuán de Lakeness
    (viajero del sueño y el tiempo)

    P.D.: "Sólo tendremos lo que hayamos dado." Así es, amiga, y quien haya dado vida, sólo vida recibirá a cambio; y quien sólo sueños, pues sueños. Pero... ¡es que para mí los sueños son precisamente eso! ¡Vida!
    Bueno, que ya me voy, que me parezco a ti cuando los comentarios aquellos de los Dragones. :)) Pero es que esta entrada tuya... ¡uff! Menos mal que el Claro de Luna lo dice todo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi muy querido Antuan de Lakeness:

      Está claro, que a estas alturas de la película, quien más quien menos, aparte de algún que otro muerto... guarda un tesoro en el armario. Me alegro por ti, si tienes esos recuerdos, y me alegra aún más, saber, que a pesar de los desencuentros lógicos del paso del tiempo u otros inconvenientes, seas capaz de disfrutarlos. Eres afortunado.

      Por lo demás, cuando dices que eres un soñador que siempre tira hacia lo mágico, me han venido a la mente unos versos de una canción de Serrat, que dicen: 'que del derecho o del revés, uno siempre es lo que es y anda siempre con lo puesto' Así, que sigue soñando tanto como quieras y puedas, si esa es tu naturaleza ¿porqué no?

      Y con o sin azúcar, muchas gracias por tu hermoso comentario, Antonio.

      Eliminar
  13. Si en lugar de café puede ser un té :-) intentemos encontrar ese momento y ese lugar entre B-ocata y Collserola! Sin obligaciones, sin presiones, sin prisas...sólo por gusto, cuando puedas y si quieres.
    Te dejo mi correo: mariadelasme@hotmail.com :-)
    ¡Un beso "sincrónico"!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merceditas:

      Será un auténtico placer tomar café, té, o cualquier otra cosa, en tu compañía. Tomo buena nota de tu mail y también te dejo el mío:
      cs.seara@gmail.com

      Besos***

      Eliminar
  14. Pel que veig, som multitud, els que ens identifiquem a las tevas paraules. Inclosa jo.
    M`has deixat tremolant. Petons!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sara:

      Doncs sí, tots tenim al nostre patrimoni aquest tipo d'experiències i pobre d'aquell que no las tingui... perque voldrà dir que no ha viscut...

      Petons també per tu, guapa!

      Eliminar
  15. Una historia sugerente.

    Curiosamente, todos los que comentan interpretan lo mismo, pero la frase «esa mirada perdida, como de perro abandonado…» me sugiere que la historia, tal y como está contada, podría referirse a la tristeza de una chica, que se ve obligada a deshacerse de su perro, harta de que le mordisquee la tapicería de los sofás.

    ¿Será que tenemos una tendencia innata a ver en cualquier narración una historia romántica, de igual modo que en cualquier figura vemos rostros humanos?

    ResponderEliminar
  16. Hola, *entangled*:

    Ya digo en uno de los comentarios anteriores, que hay tantas historias como lectores. Nadie, lee el mismo libro o artículo, ni ve la misma película. Es más, tantas veces como recordamos, interpretamos de nuevo.

    Por lo demás, desmitificar el romanticismo que nos ha llegado, en muchos casos conformado... incluyendo en ello a los más escépticos, entre los que me da la gana de contarme :), a través de la literatura, el cine o la misma, en muchos casos, rancia y ramplona 'tradición' me parece una sabia medida. Salirse del 'patrón' de lo que sea... aunque a veces comporte inconvenientes varios, siempre me va a parecer muy sano. Quizás porque (ya lo digo también en otro comentario) a partir de una edad en la que ya llevamos una cierta 'mochila' a cuestas... el amor galán, a algunos...puede parecernos sobre valorado. Por eso, -así es si así os parece-

    Aunque por otra parte, no sé en tu caso, pero en el mío te diré, que no renuncio ni siquiera a una de mis historias, porque además de formar parte de mi vida, entre otras muchas cosas, me han hecho lo que soy.

    Y la pareidolia, incluyendo la romántica... es un fenómeno muy común y entretenido, que nos afecta a todos en un momento u otro.

    Gracias por leer y dejar tu parecer.

    ResponderEliminar
  17. *Delial*:

    pues sí... y tan maldito... pero es lo que hay!

    love you.

    P.D.: bonita sorpresa :))

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...