viernes, 22 de marzo de 2013

Point of no return...

                                                              
                                                      Imagen de La mirada de cristal
                                                       _______________________
                                                          A Miquel
                                                           _______
                                                              
En el camino de vuelta, una niebla rápida y espesa interrumpe la primavera, hurtándole a la vista la línea del horizonte y la senda. En unos minutos, una fría lluvia hace su aparición y la decide a guarecerse en una vieja cabaña de cazadores abandonada, que le cae de paso. Una vez instalada en el único banco de  la arrasada estancia, huele a polvo y a la humedad rancia de los lugares abandonados hace mucho. Solo se escucha el viento y el repiqueteo del aguacero en el tejado. 

Pasados unos minutos, un pesado y extraño silencio la envuelve... de pronto, le da por pensar que no está sola, siente que en algún lugar del tiempo en ese mismo banco que fue ocupado por otras almas, le están preguntando no por la razón de su invasión sino de su marcha prematura. No sabe bien que está ocurriendo, pero percibe que no es una extraña entre ellos. Hay algo de ella en ese lugar. Como una huella de vivencias, de suaves ideas que trae el viento, susurrándole al oído, la memoria de otra época ya pasada y olvidada… que se desgrana de nuevo ante sus ojos, como una melodía inalcanzable...

La asalta un escalofrío cuando alguien a su espalda, murmura un: “por fin escapaste y aprendiste el camino de regreso” mientras pasa la mano dulcemente por sus cabellos húmedos…

Al girarse, la lluvia ha cesado y ha oscurecido. Un remolino ha abierto de nuevo la ventana por la que se coló hace un lapso indefinido de tiempo y sabe que ha llegado el momento de partir.Una luna grandota y cercana la recibe al abandonar ese útero, del que sólo queda el estremecimiento del abandono de algo amado y un sutil aroma, que no le resulta desconocido.
                                     ____________________________________
                           
                         


29 comentarios:

  1. Preciosa y misteriosa entrada, amiga Crystal. Al final no me queda claro si en esa cabaña había alguien o sólo eran presencias etéreas... Aunque, digo yo, que ese susurro y la caricia por los cabellos indican una presencia material...
    En cualquier caso, me ha encantado la atmósfera de sueño que se respira. Gracias.

    Saludos, ave nocturna.

    PD.- Encantadora asimismo, mágica, la música de Subirana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio:

      No hay misterio alguno, sino muchas clases de presencias y distancias. Y sí, quizás fuese en sueño, quien sabe...

      Gracias a ti, por tu amabilidad y por venir.

      Eliminar
  2. Event horizon...

    Cuanto más cerca de la Tierra está la Luna, más grande la vemos brillar. No hablo de la distancia, sino del horizonte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bixen:

      Sí, en cuanto a la luna, sin embargo en un 'event horizon' como el del relato hay ese 'point of no return' por el que en ocasiones nos escapamos.

      Y todo cambia.

      Eliminar
  3. ¿Tienen ciertos lugares emanaciones que nos son propias o las llevamos puestas irradiándoselas a lo que nos rodea?
    Cuando echamos mano del recuerdo, una misma escena se vive varias veces... y no siempre con el mismo final si llamamos a la imaginación.
    Será por eso que en una vida hay muchas vidas.

    Siempre un placer zigzaguear entre tus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfil:

      Sí, de principio a fin. Pero... (sólo uno) son a veces los recuerdos los que nos atrapan de tal modo, que son ellos los que nos transforman. Como una revelación. Para vivir todas esas vidas :)

      Y siempre un placer encontrarte donde sea.

      Eliminar
  4. Todo camino es un camino de regreso. Tardamos casi una vida en saberlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Krapp:

      Siempre certero, el doctor. Te remito a los versos de T.S.Eliot que 'presiden' esta página y que seguro conoces.

      Bueno! saberte ahí.

      Eliminar
  5. Alguien digno de tal dedicatoria, debe ser alguien muy especial, Cristal. Aunque quizas ¿fue?
    Bellísima entrada, que me deja en un ensueño.
    Como siempre, un auténtico placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Godot:

      ¿Sabes? Hay personas que estén donde y como estén... siempre 'son'. Él, es una de ellas, para mí. Mucho más, que otros más 'cercanos'.

      Muchas gracias, por decir que es bella la entrada y por acercarte siempre, amigo.

      Eliminar
  6. Una Ventana, Niebla, Horizonte, Senda...Utero, Regreso...me da la sensacion de un Nuevo y Verdadero Encuentro...Un Nuevo Nacimiento...

    Que Bueno! Te felicito!

    Por cierto tus fotografias son exquisitas!

    Un gran abrazo Amiga Cristal

    Mauro

    ResponderEliminar
  7. Querido Mauro:

    Me gusta tu 'traducción'. Y creo además, que es muy exacta. Gracias, por escribirla aquí. A veces hay encuentros que son 'epifanías'¿verdad?

    Un abrazo también para ti. Uno muy fuerte.





    ResponderEliminar
  8. Sólo en una ocasión recorrí el camino de regreso y la encontré, pero no era la misma... O quizás era yo quien había cambiado. No sé. El tiempo no pasa en vano. Desde entonces procuro no volver la vista hacia atrás...Con el recuerdo, me basta.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luís

      El tiempo, es un concepto cambiante y evanescente como pocos. Pero no, no pasa en vano para nadie, ni para nada. Quizás si la encuentras de nuevo... quien sabe... Mientras tanto, habrá que conformarse con el recuerdo, que no es poco! Y aunque no seamos conscientes, siempre estamos regresando.

      Un abrazo. Uno grande.

      Eliminar
  9. Voy y vengo y no consigo hilar nada con sentido. Solo pura emoción. Maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si por fin, 'te quedas' querida...
      En fin! Gracias por tus idas y venidas y por la emoción :)

      Un beso, Susanita.

      Eliminar
  10. Hubo una época en que recorrí innumerables aldeas abandonadas en Los Pirineos aragoneses,me gustaba buscar los pequeños cementerios y leer los nombres en las lápidas para imaginar sus vidas en esas casas en ruinas y cubiertas por la maleza.A veces el viento me hacía sentir un escalofrío como el que sentí al leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Yuri:

    Quizás porque soy de un país, donde los cementerios se visitan com frecuencia... o quizás porque la muerte resulta más cercana y asumible en los pequeños lugares, es un poco como si esas almas, nos siguiesen acompañando... Tal vez, imaginar... sea una forma incruenta de crear o recordar vida en otros momentos del tiempo. Quien sabe...

    Extraño comentario, para una atea descreída, lo sé... Pero siempre hay un resquicio para la duda y la contradicción ¿verdad?

    En fin! si mis letras te provocaron ese escalofrío, poco o mucho, algo de emoción hay en ellas. Gracias, por detectarla. Un abrazo, Yuri.


    ResponderEliminar
  12. Existen muchos puntos de no retorno, pero todos tienen algo en común, dan cobijo a una nostalgia especial. Esa que mezcla el pasado que ya ha dejado de ser con el futuro que nunca podrá ser. Besos, querida.
    PD: Tú no dejes de beber...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coquito:

      Pero si imaginamos, de alguna forma también 'es'. Al fin y al cabo, imaginación o realidad... terminan yéndose por algún punto de no retorno, vete tú a saber donde...

      O serà que ´pimplo' lo mío :) Nu sé...

      Eso, besos! pirata.

      Eliminar
  13. El aroma de lo que fue y sigue siendo, aunque nos parezca que no.
    Esos momentos mínimos que traen una luz inesperada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Virgi:

      Esos momentos, que nos hacen como somos... ¿o como creemos que somos? pero que en todo caso son un faro en medio de las sombras ¿verdad?

      Un abrazo, querida.

      Eliminar
  14. Descontextualizas Cristal y ahí está la virtud....
    El punto de no retorno es cualquiera en el que hayas abandonado la voluntad de seguir la gran busqueda.
    Cuidate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Luís:

      Descontextualizar, es un poco como salirse de la realidad ordinaria, lo que según y como puede llegar a ser una virtud. Tienes razón. Sobre todo, si nos permite acceder a un bello encuentro. Imaginar, es muchas veces un primer paso. Gracias por pasarte :)

      Me cuido!

      Eliminar
    2. Somos parte del pasado, como lo somos del futuro. Hay un punto en el ser que se repite… quizás sólo seamos clones de un mismo yo y la cuestión esté solamente en tomar conciencia de ser eslabones de una cadena interminable…

      Besos, corazón!

      Eliminar
  15. Luisa:

    Voy a apropiarme de tus palabras, citándote claro, porque quizás se pueda decir más alto, pero dudo mucho que más claro.

    Un beso enorme, precioso eslabón!!

    ResponderEliminar
  16. Ah! y todo un honor verte de nuevo por estos pagos, que no se prodiga la poetisa!!

    ResponderEliminar
  17. Más que un "déjà vu" es un "déjà vécu"...¿Por qué la "casualidad" (vamos a llamarla así) te acaba conduciendo incluso de la forma más inesperada y estrafalaria adonde "debes" ir?

    Un beso y feliz semana.
    PD.-Vaya, me releo y veo demasiadas comillas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mercedes:

      Visto o vivido, casi todos esos supuestos "azares"... tienen mucho más de "causalidad" que de "casualidad". También yo lo creo así y es que a veces, las cosas pasan porque tienen que pasar.

      feliz semana, también para ti.

      P.D.: Y que vivan las "comillas" !!

      Eliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...