miércoles, 9 de junio de 2010

Recuerdos de un verano en ciernes

____________________________________

Camina cuesta abajo, sin prisa, por una calle estrecha y luminosa de un barrio residencial muy característico, lejos del centro. En ese semi silencio típico de los lugares tranquilos. La ciudad vertical cede ahí el paso a chalets y a alguna que otra casona señorial. Una brisa suave mezcla aromas de jazmín, salitre y hierba recién cortada.

Escucha sus propios pasos sobre la acera, salpicada de las buganvilias que el calor incipiente ya desnuda. En esa calle solitaria se respira una paz llena de vida, mucho más que en cualquiera de las grandes Avenidas llenas de gente y de comercios de lujo.

Poco a poco, se abren paso los ruidos cotidianos de la ciudad despertándose de la siesta. El sonido peculiar de la persiana del Kiosco cobrando vida de nuevo, los pasos de una madre apresurada de camino al colegio, algún coche... El rumor amortiguado y lejano del tráfico en una arteria cercana... El timbre de la bicicleta de los chavales la distrae un momento, pero la esquina engulle rápidamente su bullicio y el silencio la envuelve de nuevo.

Alza la vista hacia un cielo sin nubes, como un espejo de un azul rabioso. Al bajarla, por encima de las tapias de los jardines, distingue las copas de lo árboles verdes y espesas. Ahítos los oídos de música firmada por el coro de gorriones y golondrinas de un verano en ciernes. Un gato callejero, curtido en mil batallas, la observa inquieto desde la ventana de una torre abandonada invadida por la maleza.

La vida la rodea con su pálpito. Respira serena pero a pleno pulmón. Es agradable sentir como le mece el ánimo y el flequillo esa brisa templada, casi caliente, de ese final de primavera. Deja que se apropie de cada rincón de su piel y le entrega hasta el cerebro. El Nirvana debe de ser algo parecido.

A punto de abandonar la adolescencia, es una de esas primeras veces en que sin explicación racional alguna, presagia que comienza a controlar su vida. Esa sensación la hace sentirse especialmente bien dentro de su piel. Casi una hazaña a esa edad.

El mundo, tal como lo percibe en esos momentos, le parece un bocado fácil de digerir. Piensa que quizás hoy sucederá algo especial. No es así. No hay nada de especial en su vida, como en la mayoría de las vidas. Pero aún no lo sabe, ni le importa. Lo que quiere, es retener el bienestar profundo de esos instantes en su memoria a lo largo de los años. Ahora, con la perspectiva que da el paso del tiempo, da por supuesto, que aparte de la benévola meteorología y la belleza exquisita del lugar, sólo se trató de un ataque de hormonas adolescentes en plena primavera.

Pero le gusta recordarlo.


____________________________________



_____________________________________

http://www.youtube.com/watch?v=KcFJNN4I3N0

36 comentarios:

  1. Esta es una entrada antigua, que mi poco tiempo y este final de primavera me han hecho pensar que era oportuno desempolvar...
    Confío en que como es bastante antigua (Nov.2008) muchos no la habréis leido.
    Siento pasar menos por vuestros espacios, pero supongo que poco a poco iré recuperando la normalidad.
    Abrazos y gracias a todos por seguir teniéndome presente.
    ¡Sois lo más!

    ResponderEliminar
  2. "es una de esas primeras veces en que sin explicación racional alguna, presagia que comienza a controlar su vida. Esa sensación la hace sentirse especialmente bien dentro de su piel. Casi una hazaña a esa edad."

    Me ha encantado el aroma a jazmín (mi flor favorita, o eso creo xD) y a "hey, esto me suena, esto me está pasando ahora" del texto.

    Yo siempre te tengo presente Cristal, se te echaba de menos ^^

    Un besico!

    ResponderEliminar
  3. Pues gracias, Cristal, por traerlo de nuevo. No tenía la suerte de haberlo leído y, la verdad, he respirado el aroma de las flores y caminado en silencio a lo largo de esa avenida de palabras que nos brindas. Hermoso texto. Hermoso recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Lo he vivido, oido, respirado...ha sido una bella tarde de verano, gracias por hacermela vivir.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  5. Hola, Cristal!

    Me dio gusto ver algo tuyo en el Almanaque.
    Qué bueno que te poses de nuevo en el espacio blogguero, y felicidades por esas sensaciones renovadas de tu juventud.
    Todo es cuestión de actitud, ¿no?
    Y la tuya es muy linda.

    ResponderEliminar
  6. Buena ambientación. Te mando un saludo y te invito a visitar mi blog!

    ResponderEliminar
  7. Yo no estoy de acuerdo en que el momento fuese culpa de las hormonas. Me niego a reconocer que sean las culpables de haber percibido esos silencios, aromas o esa paz del momento. Si sólo fuese culpa de las hormonas tú no lo habrías podido recrear con esa exactitud que nos ha hecho cómplices del momento.

    Te echaba de menos y me hace gracia la gran cantidad de "anormales" que esperamos recobrar la normalidad de un momento a otro jajaja.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  8. no la había leído...
    es bueno sentir el viento de final de primavera en la cara,el olor de jazmines y hierba...(hormonas aparte)


    mil besos,chica mala*

    ResponderEliminar
  9. Y que bonitas la bugambillas...
    Gracias Cristal por compartir
    Besos desde un Pirineo repleto de flores (aquí la primavera viene retrasada9
    Besos, todos los posibles,
    Pili Amparo
    Pd.-volver a traer algo de otra fecha es como volver a vivirlo... casi se huelen las hormonas...

    ResponderEliminar
  10. Bonita descripción de un momento. Yo, como te han comentado, no lo llevaría al terreno hormonal más bien lo veo como la sensación de que tienes mucha vida por delante y un montón de maravillosas oportunidades para hacer lo que te apetezca. Evidentemente era lo que sentía yo en una situación semejante.

    ResponderEliminar
  11. Yo estoy convencida de que los momentos se vuelven especiales, en su mayoría, tras el paso del tiempo. Es complicado sentirlos como tales en el momento en el que los estás viviendo, a veces por el exceso de emoción y a veces por la incapacidad de percibirlos así.

    Precioso recuerdo Cristalinda!!

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Sentirse bien en ese momento de transición resulta muy gratificante. No sé si es una hazaña, pero sí resulta asombroso pasar los linderos que seccionan nuestra vida con naturalidad y confianza.

    En estos momentos de pesimismo desgarrado, resulta agradable percibir el mundo como un “bocado fácil de digerir”. Esperar sorpresas especiales como las que se desprenden de tu bella narración provocan nostalgia más que justificada...

    Quién pudiera sentir bajo su epidermis ese hormigueo de la hormonas adolescentes que expresan la plenitud de la primavera de la propia vida...

    Un placer volver a saber de ti, Cristal.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  13. He leido muchas de tus entradas antiguas, pero esta se me había pasado. Gracias por traerla de nuevo hasta nosotros Cristal. Deliciosa.

    ResponderEliminar
  14. No confíes mucho, querida...Yo recordarla porque a mí llegarme "mu adentro" en su día...

    Espero que estés bien, que la normalidad venga a ti YA. Un gran beso!

    ResponderEliminar
  15. Aunque esta primavera ha pasado en blanco y negro por mi vida,agradezco tu pincelada de color.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Si bien la adolescencia marca un paso importante en la vida; cada una de las etapas que maduramos deja sus huellas y a muchas no queremos abandonar.
    Me ha gustado esta entrada, una visión tierna de la fuerza y "prepotencia" de la juventud.

    Besos para vos amiga cristal.

    ResponderEliminar
  17. Tal vez fue el momento, el verano, el aroma a flores o simplemente la la ternura de tu alma sensible que hizo que revivieras en este relato, de una manera tan real y a la vez soñada, aquella tarde. Que no es sólo la tarde de tu texto Cristalit@ es la tarde universal de todas las que aún creemos que algo especial puede suceder.
    Un beso así de grande

    ResponderEliminar
  18. Qué bonito es que las hormonas pierdan el norte, cuando les queda tanto por recorrer.

    Me ha encantado la primera parte de tu relato. No sé porqué, me ha venido a la cabeza esa gente que toma una esquina y la coloniza para siempre. Desde allí contemplan una belleza revelada e inusitada que nunca antes nadie había observado. Entonces, como si de un encantamiento se tratara, se convierten en gorriones, o en buganvilias, y la naturaleza les devuelve un nuevo tiempo corto e intenso. Como todo lo bello.

    Un gran abrazo, desde mi esquina.
    Chuff!!
    (No era yo quien te indicó el camino. Ojalá lo hubiera sido, andaría yo menos perdido)

    ResponderEliminar
  19. Y después de esta mierda de lunes, ahí estoy ahora mismo tras leerte, en momento Nirvana.
    Se agradecen estos textos.

    ResponderEliminar
  20. Mmmm... Qué recuerdo tan bonito, familiar y que te da sensación de libertad. Creo que todos hemos tenido un momento de esos.
    Un besoooo!

    ResponderEliminar
  21. ¿Sabes una cosa?
    La Navidad es tiempo de atracanes...
    Pasada la primavera y con las vacaciones en el horizontes es la memoria la que trabaja, la que moldea esos recuerdos que el día a día entierran pero, nada cuestan de recuperar...

    Esto me lleva a algunas entradas pendientes para mi blog... Pero eso entra ya en mis batallas continuas con mi reloj.

    Besote en el cogote!

    ResponderEliminar
  22. Lo leí y me gustó como me ha gustado ahora. Bueno, igual, igual, no. Ahora tengo dos hombrecitos entrando en adolescencia.
    Sra. "pocotiempo", disfrútalo. Estás aquí.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  23. Qué hermoso texto, no lo había leído. Supongo que los recuerdos son eso, la sublimación de momentos que uno decidió (o no) vivir de manera especial. Las hormonas, y la incertidumbre del cachorro que se asoma al mundo, pintan los paisajes con colores reales que el paso del tiempo y la costumbre nos difumina. Un besote

    ResponderEliminar
  24. Qué buena descripción, Cristal. Me ha encantado.

    Yo también estoy un poco out últimamente. Trato de subir una entrada a la semana pero me cuesta encontrar tiempo para visitar otros blogs. Así que no te preocupes, te entiendo, jajajjaa

    Un abrazo fuerte. Espero que estés genial!!!!

    ResponderEliminar
  25. Hay narraciones que desnudan el alma humana, que nos hacen rumiar sobre nuestra condición; otras evocan las sensaciones físicas, el aire tibio en la piel, el grito de los vencejos, los aromas de Mayo. En ambas modalidades te desenvuelves con comodidad.

    Los comentaristas del blog dudan entre interpretar estos episodios como procesos endocrinos o como destellos del alma. Yo estoy en el primer grupo, pero consciente de que la materia es mucho mas compleja de lo que parece; tanto, que puede contener hasta espíritu.

    Cada uno habrá sentido algo distinto al leerte, habrá evocado un paisaje, una época, un instante. A mí me ha recordado a Gijón. Pero es un tiro a ciegas.

    Escribes muy bien, no sé si ya te lo había dicho.

    ResponderEliminar
  26. Lo especial son esos momentos que tan bien reflejas y que disfrutamos minuto a minuto y con toda intensidad, sea cuestión de nirvana y hormonas.


    No hacen falta ciudades extrañas ni acontecimientos milagrosos, porque lo especial es la forma de mirar o el mirar de nuevo lo que nos rodea. Lo demás... es cuento de Hollywood al que nos tienen tan acostumbrados.

    Un abrazo y te esperamos.

    ResponderEliminar
  27. Un placer leer tus letras, un saludo...
    Victor iglesias Gois
    (abimis)

    ResponderEliminar
  28. HOLLY:
    Hay sensaciones comunes que nos atañen a todos en momentos determinados, sin importar las épocas... y abandonar la adolescencia es una de ellas.
    Me alegra que te sientas identificada en mis letras.
    Un besazo crack!

    ANTONIO (del Camino):
    hay recuerdos que no sabes porqué, pero te acompañan a lo largo de los años... y periódicamente se nos presentan de improviso... éste, es uno de los míos.
    Muchas gracias por acercarte y por tus palabras amigo.

    LOLA:
    Si mis letras te han hecho disfrutar, valió la pena publicarlas preciosa.
    Gracias por acercarte siempre.

    ResponderEliminar
  29. LIZ:
    Un poco desbordada... y aunque con alguna dificultad y más espaciado, sigo publicando amiga Liz.
    Me gusta encontrarte entre mis letras. Gracias por acercarte.
    Besos!!


    MARIBEL:
    Bienvenida a mi espacio y gracias por tus palabras. En nada, estoy en tu blog.
    Saludos.


    LUISIÑA:
    Pues no sé si sería por las hormanas o no... pero la verdad es que pensé que me gustaría recordar ese momento para siempre y lo he conseguido. Si te digo la verdad, y aunque no tenga importancia alguna, recuerdo hasta la ropa que llevaba puesta...
    En fin, gracias por tus letras y por tu benevolencia hacia las mías.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  30. SILVIA:
    Aún una adoradora del tiempo dorado del Otoño como yo, sabe, que nada como una brisa cálida de final de primavera para sentir latir la vida en las venas ¿verdad?
    Gracias por acercarte compi! y por tus "guiños".
    Un beso mi Rayu...


    AMPARITO:
    Las buganvilias son de esas trepadoras esplendorosas que nos recuerdan las estaciones, aunque no queramos...
    Y no me extraña que con el tiempo que habéis tenido por ahí, vaya algo retrasada vuestra primavera. Pero llegará sin falta y en cualquier momento. Mis mejores deseos para que la disfrutes en compañia de los tuyos.
    Besos.


    KRAPP:
    Es posible que sea como dices, pero el componente endocrino es importante en todas las épocas. Y en esa más. Aún así, no te falta razón, siempre hay un componente de ilusión cuando se palpan las oportunidades vitales.
    Gracias por acercarse Doctor.

    ResponderEliminar
  31. ROSA:
    Yo también pienso como tú, es como si la vida fuese a posteriori y sin embargo ese momento que describo en este post, fue de los que percibí in situ y me ha acompañado a lo largo del tiempo.
    Gracias por tus palabras preciosa y por acercarte siempre.


    LUIS ANTONIO:
    hay momentos de comunión que se producen sin saber muy bien como... pero suceden ¿verdad?
    Sé que alguien de tu sensibilidad me entiende bien.
    Un abrazo y gracias por no olvidarme.


    FELIPE:
    La verdad es que me "conmueve" tu fidelidad amigo. Muchas gracias por tus palabras y por acercarte siempre a mis letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. MERCEDITAS DE MI CORAZÓN:
    Gracias, gracias, gracias por acordarte de mi entrada y de mí todas las veces. Eres un amor ¿lo sabes verdad?
    Te sigo leyendo, aunque no me veas, más de cuando en vez.
    En fin... me paso en cualquier momento. Besossssssss


    YURI:
    Pues te deseo que recobres el color en tu vida cuanto antes amigo. Y muchas gracias por tus palabras y por pasarte.
    Abrazos.


    DANIEL:
    Siempre acertado en tus comentarios amigo poeta. La dolescencia es ese tiempo de descubrimientos que nos acerca al mundo más que nunca.
    Gracias por acercarte y por tus palabras Daniel.

    ResponderEliminar
  33. ANITA QUERIDA:
    La tarde universal de todas las que creemos que algo especial puede suceder...
    Yo creo que está sucediendo niña amiga... esta sincronía es especial donde la haya ¿verdad?
    Te quiero mucho Anita. Cuídate!!!


    ZEN:
    Tu alma es como esos gorriones y esas bunganvilias que describes en tu comentario. Bella e inabarcable amigo.
    Siempre un placer encontrarte, aunque solo sea entre mis letras.
    Besos!

    ANÓNIMO:
    Valió la pena publicarlo si mejoró en algo tu ánimo ese Lunes.
    Gracias por tus palabras amig@.

    ResponderEliminar
  34. CANDI:
    Que bien verte de nuevo en mi espacio. Y es verdad, siempre hay momentos que nos acompañan a lo largo de los años. Este, es uno de los míos, pero todos tenemos alguno.
    Besos y bienvenida de nuevo.


    GABI:
    Esas batallas continuas contra el tiempo, en tu caso, estan ganadas con creces amigo. No hay más que leerte.
    Gracias por no olvidarme. Un beso.


    ESPERANZA:
    Gracias por leerlo entonces y también ahora... y tienen suerte de tenerte tus dos proyectos de hombrecito.
    Todo un lujo contar contigo en cercanías. Un beso.

    ResponderEliminar
  35. OLVIDO:
    Pues sí, vivir y sobre todo sentir, es siempre una actitud... pero hay momentos que, sin saber muy bien porqué, nos tocan de una forma especial ¿verdad?. Este, es uno de los míos, parece como si el tiempo no hubiese pasado por él.
    Gracias por acercarte de nuevo y un beso.


    MY FAVORITE FAIRY HELLEN:
    El maldito tiempo... ¿verdad?
    Gracias por acercarte y dejar huella de tu paso querida. A ver si sacamos un momento en Julio para vernos.
    Siempre hay momentos que son como "canons", este es uno de los míos. Besos, todos los posibles preciosa.


    *ENTANGLED*:
    Y yo estoy contigo, esos procesos endocrinos inevitables, en los que todos estamos inmersos, no están desprovistos de "alma".
    Dependiendo de, como y cuando nos lleguen, nos acercan y nos hacen conscientes de la luz que contiene la materia. Pero me gusta como te acercas a ello amigo "destellos de espíritu..."
    ¿A Gijón? mmmm encantador lugar. ¿Es ahí tu Domaine sans nom? el mío, está un poco más al Oeste, donde crecí. Pero ese momento que describo aquí, sucedíó una tarde en un pequeño rincón del Mediterráneo... ¿anteayer?.
    Eres alguien realmente especial, no sé si te lo había dicho...

    ResponderEliminar
  36. LIGEIA:
    Así es querida, en la mirada y en la intención reside nuestra vida con mayúsculas, para mal o para bien. Somos creadores de sentimiento y de tiempos. A traves del recuerdo o de la imaginación podemos hacer "presente" casi cualquier cosa ¿verdad?.
    Gracias por tus palabras y un beso.


    VÍCTOR:
    Muchas gracias por acercarte y por tus palabras. Todo un placer verte de nuevo. Saludos.

    ResponderEliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...