lunes, 27 de abril de 2009

Elisenda.

                                                               _____________________


Se asomó al desvencijado ventanuco de la cocina en busca de su mejor y único compañero en los últimos cinco años. Por el entramado de viejos tejados del Raval ambos se divisaron de inmediato. Él, interrumpe su concienzudo aseo matinal al mismo tiempo que responde con un breve e imperceptible maullido a su llamada, para dirigirse hacia los apenas 40 metros cuadrados que comparten, retrasando perezoso, el abandono de los primeros rayos de sol de esa madrugada.

Un viento tibio preñado de aromas de mar, mitiga la mezcolanza de olores a café soluble y fritanga que castigan su olfato todas las mañanas. Al cerrar la ventana, percibe como el cielo restalla en azul, aún en el angosto patio de luces de ese lóbrego callejón, Eso, y sus articulaciones, presagian un día radiante. Parece que por fin, va a hacer buen tiempo.

Mientras ellos comparten la leche con madalenas en un silencio afortunado, otra vez se oye llorar a ese bebé y en algún sitio cercano vuelven a discutir en ese idioma tan extraño. Pone la radio maquinalmente, en un vano intento de evadirse de problemas ajenos y también de recuerdos propios. Aunque a decir verdad, sin saber muy bien cómo, casi todo se ha perdido ya en algún recoveco de su memoria. A veces, ni siquiera recuerda que la ha llevado a vivir en ese agujero... como ahora... Pero probablemente sea mejor no recordarlo, porque después de todo, ha descubierto que ese status de “in albis” es cómodo y da paz. Una serenidad, que incluso sin recordar el motivo, sabe ajena a ella.

Por otra parte, a esa hora temprana, los sopores del sueño aún no la han abandonado del todo y Moncho, hace intentos de acomodarse en su regazo para seguir sesteando. Y a ella no le cuesta mucho ceder al ¿por qué no? que asoma en su ánimo. Total, la nota de su nevera y el reloj, dicen que esa mujer tan amable del Ayuntamiento que por lo visto la ayuda y a la que ahora mismo no recuerda muy bien... aún tardará horas en llegar. Y  como a Moncho, también le apetece una siestecita.

……………………………………...


En la parte alta de ciudad, la radio de Eva se pone en marcha a la hora prevista, aunque el sueño la haya abandonado largo rato antes. Desde la muerte de Miguel, no ha vuelto a dormir ni una sola noche de un tirón. En esas horas de vigilia le cuesta masticar la soledad nocturna y no puede dejar de darle vueltas a todo. Pero aburrida de comer techo... se levanta en la penumbra de un jueves, que se adivina claro por las rendijas de una persiana a medio echar. Casi a tientas, se mete bajo el agua caliente y benefactora de la ducha, uno de los mejores momentos de sus átonos días. Mientras se seca el pelo, en un intento de huida de si misma, se abstrae por completo en las ondas provocadas en la piscina por el cedazo del jardinero que extrae con precisión las hojas caídas en la lluvia nocturna.

Al volver de ese breve enajenamiento, sigue refugiándose en el bastón de lo cotidiano y determina organizar el trabajo del día sin pensar en nada más. Lo primero, será ir a buscar a Elisenda para desayunar juntas y dar un paseo, hay que aprovechar el buen tiempo. Cuelga el secador, se examina brevemente en el espejo sin demasiado interés y aprobado el reflejo, después de tomar un café negro como su ánimo, sale por la puerta de atrás para evitar el riego automático y la verborrea interminable del jardinero.

De camino al centro, los puestos de flores y libros que menudean por doquier, le recuerdan que es Sant Jordi, aunque en esa hora temprana aún se ven solitarios. Por un momento maldice la efeméride, al pensar que por un día que debe acercarse a la Rambla con el coche, seguro que estará cerrada y la Guardia Urbana no la dejará pasar. Y acierta, la circulación está restringida en esa zona..

Su trabajo, la ha acostumbrado a valorar rápidamente las situaciones más dispares. Así que decide aparcar en el Saba de Catalunya, para en en pocos minutos asomar por el acceso del Banco de España de ese estacionamiento, adentrándose con paso ágil y seguro por la Puerta del Ángel hacia las callejuelas del Raval. Si quiere que su pupila disfrute de la salida, debe darse prisa. Calcula, que como mucho, a partir de las 11h. el famoso Paseo estará impracticable, como todos los años en esa fecha.

En apenas media hora, se encuentran desayunando en la antigua fábrica de pasta reconvertida en magnífica Pastelería-cafetería. Sabe que le encanta ese lugar, que ella misma le mostró. tiempo ha. La intención, es entablar conversación con la anciana, lo que resulta una ardua e infructuosa tarea cuando tu interlocutora parece instalada en otra dimensión y sólo contesta con monosílabos. Así que suspira resignada... y piensa que por lo menos le hará compañía… la mujer se lo toma con calma, disfrutando hasta la última gota de su pequeño ágape. Es un placer verla comer, tomándose su tiempo, con esa calma y pulcritud escrupulosa que sólo se da en las gentes de muy buena crianza. Ese trabajo, a veces tan ingrato, también tiene sus compensaciones. Elisenda, es una de ellas. Sabe poco de su vida, pero es evidente por como se comporta y habla, que no ha nacido en el ambiente en el que se desenvuelve. Le costó hacerse con ella, pero poco a poco, su feroz reserva inicial ha ido dando paso a una confianza que sin traspasar la cordialidad, es suficiente para que ambas estén cómodas juntas. Su demencia senil, alterna con ráfagas de lucidez cada vez más cortas, en las que la ve sufrir tanto, que casi la prefiere perdida en la nada. Como hoy. Presiente que, como en su caso, es mejor no remover recuerdos, lo que provoca que, hablen poco e insulso. Pero desde el primer momento, a pesar de esa mirada ausente que ella sabe utilizar como un perfecto método de marcar distancia entre ambas, le gustó esa mujer de cuello elegante y modales de aristócrata.

Cuando por fin salen de nuevo a la Rambla, una multitud abigarrada y heterogénea está invadiendo el paseo, otrora por las mañanas bastante tranquilo y el gentío es ya considerable. Por un momento, Eva duda sobre si es mejor seguir o volver sobre sus pasos hacia el diminuto apartamento.  Es entonces cuando Elisenda, la toma del brazo murmurando un “vamos” inesperado, que no admite réplica. A buen paso, sorteando todo tipo de obstáculos con precisión casi milimétrica, la conduce Rambla arriba en dirección a Plaza de Catalunya. Algo asombrada, la deja hacer expectante... al llegar al final del Paseo, doblan a la derecha en dirección al Portal del Angel, de nuevo por la acera del Banco de España, pero a la altura del Pasaje de Ribadeneyra, vuelve a torcer a la derecha conduciéndola sin titubear hacia el zaguán de una conocida entidad bancaria.

A punto de detenerla sin entender muy bien lo que pretende, la anciana, abre una extraña puerta de madera, por lo antigua... sobre todo, en medio del diseño rabiosamente moderno de la entidad financiera y sin vacilación alguna se cuela dentro. Eva, ya inquieta, arrepentida de haberla dejado llegar tan lejos, la sigue esperando algún enredo.

La sorpresa inicial da paso inmediato a la fascinación más absoluta. Nunca imaginó que Ávalon pudiese existir en medio de la gran ciudad. Sin comprender aún muy bien cómo, de pronto, ha accedido a un mundo antiguo y perdido... donde reina un silencio casi sepulcral en contraste con el bullicio extremo del que provienen. Su mirada, abarca con avidez el entorno, en medio de una estupefacción que la mantiene en momentáneo silencio. Mientras,  su guía, como una inesperada sacerdotisa de ese insólito Camelot, comienza a relatar con toda suerte de detalles, como si hubiese dado esa explicación muchas otras veces... que están en el claustro gótico de la Iglesia de Santa Ana, a la que nunca había accedido por esa entrada, ignota para la mayoría de población, incluyéndola a ella.


Cuenta, que la puerta por la que han accedido a ese mágico lugar, no se abre todos los días del año, pero que sabe que en un día como el de Sant Jordi, el Ayuntamiento la tendría abierta con objeto de mantener el censo* que permitirá no perder el paso para la ciudadanía. Que el maravilloso claustro Gótico en el que se encuentran, data del siglo XV, igual que la Iglesia actual, pero que ésta, está   reconstruída sobre otra románica del siglo XIII. Una hermosa y exuberante vegetación, se encarama por los vetustos muros con facilidad, alcanzando prácticamente el campanario y lo invade todo con generosidad, deslumbrando al afortunado espectador ocasional... que no da abasto a disfrutar de tanta y tan fortuita belleza. Mientras, el sonido prístino de una fuente renacentista de chorro cristalino, resuena en un claustro de doble galería y arcadas ojivales perfectas, confiriéndole al  ambiente un eco de pureza y una indescriptible sensación de oasis total.

Elisenda, sumergida aún en uno de sus cada vez más escasos momentos de lucidez, sigue narrando minuciosa, la historia de la capilla y su influencia en la ciudad a lo largo de la Historia. Hasta que en un momento dado, sus ojos pierden  el brillo que los ilumina... deteniéndose desconcertada... En breves instantes, enmudece enajenada para regresar a su desconocido y lejano país de brumas, de nuevo vacía y ausente. Eva,  toma la mano de la anciana, que por vez primera ésta no retira, y la conduce hacia uno de los bancos de piedra.  Durante largo rato, las dos mujeres permanecen en ese secreto y seductor paraje, en el que hasta los trinos de los pájaros resultan sigilosos y donde el tiempo, detenido,  parece no existir...

Y si lo hace, corre a su favor.

Será la primera noche en mucho tiempo, en que ambas dormirán de un tirón,  invadidas de una ya casi olvidada sensación de paz. 





_______________________________________
* Carga o tributo, de derecho de paso en este caso, que grava algunas fincas.

48 comentarios:

  1. Como disfruto leyendote! me traslado a tus historias y las vivo como si allí estuviera siendo una expectadora privilegiada.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  2. Conoces bien Barcelona. Algunos al Raval le llaman ya Ravalkistán...He seguido el itinerario de la narraciòn con gran placer y recreando tu visión con la mia propia y veo que sabes transmitir sensaciones propias de una gran observadora y detallista. Las fotografías que ilustran tu entrada, un auténtico acierto. Exiges mucho a tus lectores - con frecuencia cortos de tiempo - porque no regateas espacio, pero vale la pena por la satisfacción que conlleva. De verdad.
    Un abrazo y enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. He estado una sola vez en Barcelona, hace ya mucho tiempo. Pero leer tu relato me condujo allá vívidamente, y lo hice encantada disfrutando de tu prosa.

    Es triste la demencia senil, realmente... pero estos episodios de tal lucidez deben ser como una llave a lugares conocidos y queridos.

    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Qué maravillosa historia, Cristal. Realmente, Barcelona tiene algunos lugares mágicos de los que poca gente sabe. La iglesia de Santa Ana es una gran desconocida para los barceloneses. Una pena.
    Me ha encantado tu historia.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. QUE AGRADABLE ES INGRESAR A ESTE LUGAR Y ENCONTRARSE CON UNA EXCELENTE HISTORIA!
    =D






    ABRAZOS ENORMES
    =D

    ResponderEliminar
  6. Lo tuyo viene en la sangre verdad?
    Esa riqueza en la narrativa, esa descripción de los lugares, conforme vamos leyendo es como si se fueran dibujando pinceladas de relato a nuestro alrededor y cuando hemos terminado de leer estamos rodeados por la realidad que has dibujado.
    Asombroso.
    Enhorabuena Cristal, me has teletransportado a tu ciudad en un instante de tiempo cero. Einstein estaría orgulloso
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Hace mucho que no voy por Barcelona, pero tu historia me ha hecho recordar paseos por allí...

    ResponderEliminar
  8. Preciosa historia, me ha enganchado...Y Barcelona, mi ciutat preferida. Gracias por el paseo...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Cristal... qué maravilloso relato, me has conmovido... tus descripciones, Elisenda, Eva... el café, el paseo, y el claustro... todo una auténtica delicia.
    Gracias por traernos magia, encanto.
    Un abrazo enoooooooooorme.

    ResponderEliminar
  10. Descubriendo rincones donde las personas encuentran la quietud, para qué necesito las intrigas de Zafon si me hace sonreir las rutas de tus palabras.

    :-)

    BesoTE!

    ResponderEliminar
  11. Cristal, quería irme súper-rápido a la facultad, pero me he quedado a leer esta maravilla de texto. No sabes lo a gusto que me he sentido leyéndolo en un día tan... estresado y antipático como el que estoy teniendo.
    Ayer estábamos viendo imágenes de Barcelona en la tele, y me dí cuenta de las ganas tan enormes que tengo de volver a visitarla, la última vez fue corto pero intenso, me encanta pasear sola por determinadas ciudades y una de ellas es Barcelona. Y por supuesto con tu relato aún tengo más ganas!!!
    Que lleguen las vacaciones ya!!!

    Un besazo, enhorabuena por esta entrada.

    ResponderEliminar
  12. Que bueno, como a veces la vida te gratifica cuando menos lo esperas, y más aún de quién menos te lo esperas...
    Bien narrado, así se hace, cualquier día, las podemos ver por cualquier sitio que nos has descrito....

    Besos, €rik.....

    ResponderEliminar
  13. Tu cuento es delicioso. Tu manera de narrar, tan descriptiva; tus cálidos personajes, solos, dolidos, sanados por el encuentro y el cariño!
    Y me hiciste pasear por Barcelona, en la que nunca estuve, salvo en tus letras que acabo de leer.


    Un gran beso, Cristal!

    ResponderEliminar
  14. Hola Cristal
    La editorial de "Mal de escuela" de Daniel Pennac es "Literatura Mondadori"
    Me lo vio una profe del cole de mis hijas y me preguntó si me gustaba:
    -Me encanta!!!
    -Pues nosotros lo tuvimos en la tertulia literaria de profesores y al 98% no nos gustó nada porque no aporta nada nuevo y esta muy mal escrito...- me dijo
    -Bueno... pues a mí me gusta...
    -Leeté una novela del mismo autor que es mucho mejor...
    Y quizá lo haga. Ya te contaré...
    Besos, todos los posibles
    Ampa
    Pd.-Ya casi me lo he acabado y me sigue encantando. Es provocador, como a me gustan y a mi me parece sincero en contra de lo que decía la profe "es muy exagerado" Yo lo he vivido y aún se queda corto...

    ResponderEliminar
  15. Bonito relato de Sant Jordi. Soy poco viajero y no conozco Barcelona, pero con tu cuento me han entrado ganas de pasear por el barrio gótico...

    ResponderEliminar
  16. Ha sido un placer recorrer Barcelona de tu mano, Tocaya. Muy bien hilvanado el relato. Me parecía presenciar la escena en todo momento. Tiene que ser muy duro asistir al proceso en que un ser humano va perdiendo el contacto con la realidad. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  17. Hay que recoger el testigo antes de que su voz se aparte al rincón olvidado de la vida. Las personas mayores, con Alzheimer, con demencia senil, incluso sin estas enfermedades, terminan muchas veces -demasiadas- sin dejarnos ese regalo que supone aprender. Y aprender con alegría, con sorpresa incluso ante nuestra presunción vanidosa al creernos en un peldaño más arriba. Y quienes bajan sus últimos peldaños a veces hacen señas que no vemos.

    Muy bonito, gracias.

    ResponderEliminar
  18. Los que amamos las palabras, los que creemos en estos signos que aprendimos a interpretar a nuestra manera, aprendemos a dormir de un tirón. Porque nos hacen imaginar.

    Una gozada.
    Un abrazo (también, además)
    Chuff!!
    PD: Yo también te quiero, aunque te lo diga poquito.

    ResponderEliminar
  19. Jo, Barcelona parece otra vista por tus ojos! ¿Qué le has hecho?? ¡Déjala así, que está mucho mejor!!! Como dice una amiga mía, un texto fantástico y realístico!

    Besos!!! (con mascarilla??? :-$)

    PD.-Elisenda tiene un alma gemela detrás de unos grandes ventanales... y, por desgracia, no son las únicas...

    ResponderEliminar
  20. Cristal...¿eres de Barcelona? No sé por qué te hacía de Madrid...

    Bueno, el relato me atrapó de principio a fin genial AVALÓN en la gran ciudad y la Gran Sacerdotisa una anciana mujer del Raval que comparte con el gato la leche y magdalenas... Un estilo muy fluido que llena de paz, no me extraña que durmiera por primera vez desde hacia mucho tiempo la asistenta social :-))

    ResponderEliminar
  21. Cristal, leyendote esta entrada me has echo ver a unos personajes como; S.Teresa de Jesus con Juana la Loca y la amante de Arnau (La Catedral del Mar) tomandose unas pastitas en dicha cafeteria, valorando la fiebre de "El cerdito valiente".

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Preciosas fotos.

    El texto me ha encantado. Me pondré en breve en contacto contigo, pues voy a fundar las Maritoñis Reparadoras Ortodoxas.

    Besos con azúcar glasé.

    ResponderEliminar
  23. Qué buen texto, che. Pude ver tu ciudad a partir de lo que escribiste...
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Mi vida transcurre como transcurren los pasos de un sempiterno caminante, con la rutina de una cosa tras la otra.
    Los lugares no me son indiferentes, ni aquellos que parecen infiernos, ni los repletos de verdes, o piedras añosas, o ríos que se vacían por cualesquiera de los cauces que les fabricamos o se hicieron ellos mismos; ni me son indiferentes las personas, ni las malas ni las buenas, ni las mediocres, ni las horteras. Todo lo miro, lo observo y, si puedo, lo toco. Lo beso.

    Pero el sempiterno caminante a veces se para, bien para comer, dormir, o hacer sus necesidades, que las tengo. También a eso lo llamo rutina. Me dicen, entonces, que soy cuadriculado, pero lo hacen con palabras redondas, y no me entran, y por eso están tan equivocados.

    Entonces me levanto y sigo andando, leyéndote, por ejemplo; un paso tras otro, una palabra más otra. Y estás tú. Te miro, te observo, tocarte no puedo, pero imagino un beso.

    Te leo y vivo contigo mi vida. Tan dentro de mí, tan en mi camino, tan en mi rutina cuadrada, o redonda, o lo que sea, que dejaste de ser cualquiera. ¿Lo sabes? Lo sabes.

    Un abrazo, preciosa. Sigo caminando.
    Chuff!!

    ResponderEliminar
  25. Ya me gustaría a mí conocer Barcelona como tú, tengo familia allí, pero nunca me he quedado demasiado... Pero gracias a escritos como estos, una se traslada y vuelve a recorrer sus calles.

    Gracias Cristal!

    ResponderEliminar
  26. Fijate, que yo descubrí Santa Ana de una manera casual también. Cuando subo a Barcelona ( soy de alrededores) me gusta deambular sin rumbo fijo, cada día descubro nuevos rincones, nuevos misterios. Has sabido transmitir muy bien ese ambiente que me encuentro. A esa iglesia y plaza , me llevó una preciosa voz cantando el Ave María.. había una boda y llegué sigilosa y me senté en la puerta sin que nadie me viera oyéndola hasta el final.. lo recuerdo como un momento mágico Cristal. Qué grato recuerdo me trajiste :)... y ahora me voy por donde vine, pero vuelvo eh!!

    ResponderEliminar
  27. Cristal:
    ¿Sabes algo de Adriana?
    Hace mucho que no se nada de ella ni publica...

    Me gustaría tener tu email para escribirte alguna cosita...
    El mio es piliamparo@telefonica.net

    Besos, todos los posibles,

    Ampa

    ResponderEliminar
  28. LLevo tiempo muriéndome de ganas de volver a Barcelona y hoy con tu relato me la has acercado de una forma tan real que he paseado todo el recorrido que tan magníficamente nos ofreces junto a Elisenda.

    No conozco Santa Ana, pero me la apunto en la agenda para ese paseo que tengo pendiente.

    Me han encantado los personajes y sus vidas. En este mundo absurdo y precipitado que nos ha tocado vivir, pocas veces por no decir ninguna, nos acercamos a valores como el altruísmo y pocas veces reparamos en esas personas que formaron parte con su trabajo y esfuerzo de la rueda de la vida y que han hecho posible que ahora estemos aquí. Personas a las que las enfermedades o simplemente la vejez relegan al olvido y que no tienen sitio en una sociedad donde el valor que cotiza es la juventud y donde tercera edad es como mucho sinónimo de Benidorm.

    Por mi trabajo, estoy en contacto directo con muchas personas mayores y veo continuamente que son pozos de sabiduría de los que deberíamos aprender a beber en lugar de empecinarnos en anegarlos. Si las musas me son propicias quiero escribir algo al respecto... ya veremos si me sale :)

    Gracias por contarnos estas historias maravillosas plenas de verdad y por servirnos lo cotidiano en vajilla de plata y mantel de gala.

    Te dejo un abrazo y un montón de besos.

    ResponderEliminar
  29. A todos: me voy de viaje y me conectaré poco y de "prestado" pero en cuanto vuelva os contesto con calma. Sois lo más. Os quiero.

    ResponderEliminar
  30. Vuelvo, para decirte que no es ninguna indiscreción de tu parte!Sí, me llamo Silvia.
    Y que tengas buen viaje!
    Besos!

    ResponderEliminar
  31. Critalit@: te leí en este atardecer de otoño en Buneos Aires, y estuve un poco allí con vos en Barcelona. Me colmó de paz tu relato y...sabés? me hacia mucha falta. Te quiero.

    ResponderEliminar
  32. Disfruto tanto con tus relatos, siento como si estuviera presente en cada momento que describes...

    ResponderEliminar
  33. Ciudad y personajes maravillosamente recreados: reconozco esa Barcelona que describes, reconozco incluso a los personajes...

    Como siempre, una delicia leerte... que incluso lo amargo te sale dulce...

    Feliz viaje!!!

    ResponderEliminar
  34. maravilloso relato..

    cautivante de principio a fin...

    hoy dormiré soñando en la catedral y el silencio de las dos.. y en el tiempo que corre a su favor...

    besos ;)

    ResponderEliminar
  35. Estuve leyendo los posts que no había podido leer por falta de tiempo, y sólo tengo dos cosas para decirte:

    1) Me encanta leerte.
    2) ¿Dónde andas, mujer?

    ¡Extraño tus entradas!

    ResponderEliminar
  36. mi matiz es que me siento y te leo, como cuando me cuentan una historia,y eso me gusta mucho...qué fotos más chulas...qué interesante es la vida, si sabemos estar despiertos.
    Un besito

    ResponderEliminar
  37. He llegado de casualidad, pero me alegro; con esa foto de fábrica de pastas has llamado mi atención, pero continuar leyendo por el blog ha sido una agradable sorpresa, tu entrada sobre la sincronicidad o la que habla de fractalidad son la mar de curiosas.
    Te "sigo".
    Una sonrisa, disfruta del domingo.

    ResponderEliminar
  38. A ver si te renuevas un poco querida. Te quiero nombrar Ministra de Igualdad o Suprema de las MAritoñis reparadoras.

    Te quiero

    Besos con azúcar glasé

    ResponderEliminar
  39. Mariana, muchísimas gracias por tu amabilidad. Celebro que te gustasen mis lineas. Un beso.


    Luis Antonio, Barcelona es mi ciudad, desde hace tanto, que ya pienso en catalán desde hace años.
    En esta ciudad, a veces tan inhospita, hay rincones increiblemente bellos que me gusta visitar de tanto en tanto. Ese claustro, es uno de ellos. Y esa entrada al mismo, la descubrí hace muchos años, cuando ahí sólo había un oscuro y misterioso portal.
    pero de eso hace mucho, mucho tiempo... y es otra historia...
    Muchas gracias por tus palabras amables amigo. Las fotos son de Flickr de una galeria que se llama morBCN y que te aconsejo visitar, porque es realmente buena.Sé que la extensión de mis posts me resta lectores, pero disfruto escribiéndolos y no sé hacerlos más cortos. Un abrazo.



    Lirio, la demencia senil, es cruel e injusta como ninguna otra cosa en este Universo, pero es lo que hay... gracias por tus palabras amiga. Un beso.


    Elena, Barcelona tiene una ruta mágica extensa y desconocida para la mayoría de la población. Yo estoy encantada de participar de alguno de sus secretos, de los que en esta entrada he dado un pequeña pista. Me alegra que tú también los conozcas. muchas gracias por tu amabilidad Un beso.


    Alexsandra, muchas gracias por tus palabras. Un abrazo enorme también para tí.



    Querido Yandros, muchísimas gracias por tus palabras. De verdad. Eres realmente amable. Pero hacer algo que gusta y escribir sobre cosas que conoces muy bien no tiene demasiado valor..
    la Barcelona mágica es una gran desconocida. Debería hacerse una guía secreta sobre ella, sólo al alcance de quien pudiera apreciarla de verdad... y lejos de ese turismo de MacDonald etc... en fin, gracias y un beso.



    Duncan, pues deja Badayork unos días y vente a Comptalcity que falta people! Y avisa!!! Un beso.


    Lola, Barcelona es maravillosa si se tiene la mirada adecuada. Estaba claro que tu la tendrías...
    Un beso corazón.



    Gabi, tu amabilidad conmigo es siempre animadora de mis mejores momentos en esta red. Gracias amigo. Ojalá me pareciera, aunque fuera de lejos a Zafón. Aunque ese claustro olvidado y escondido recuerda a su cementerio de libros olvidados... tienes razón. Barcelona es muy mágica pero hay que saber mirarla...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  40. Gloria, aquí lo único maravilloso que hay eres tú y tu magnífica forma de expresarte. De verdad.
    Muchas gracias por acercarte siempre. Luego haré lo propio crack!
    Un beso.


    Irene, pues muchísimas gracias por tus palabras. Barcelona es muchas cosas, a veces inhóspita, a veces de diseño y a veces mágica como en esta ocasión. Hay por aquí rincones que merece la pena descubrir. Ven, y a por ellos! preciosa.
    Un besazo.


    €rik, pues sí, así es la vida. Donde y cuando menos te lo esperas te encuentras con que la vida se cruza con el destino. Pero no sé porqué presiento que tu sabes mucho de eso...
    Un beso grande amigo.


    Silvia, pues muchas gracias por tu amabilidad. Las historias de soledad y dolor se producen todos los días irremediablemente, pero siempre hay momentos de alivio para disfrutarlos ¿verdad?
    Barcelona es una ciudad dulce y amarga a la vez, pero con mucha magia sin duda alguna! Sólo hay que ssaber mirarla en la forma adecuada y si algú día te acercas por estos lares, estoy convencida de que sabrás hacerlo sin dificultad alguna.
    Un beso grande de brujilla a brujilla.


    Amparito, pues ya he solicitado el libro en cuestión en donde acostumbro a adquirir mis lecturas.
    Ya te diré. Y espero que sepas algo de Adriana, yo sigo sin noticias... No sé...
    Un beso.



    José, si no conoces Barcelona, debes poner remedio de inmediato a esa falta. El Barrio Gótico y alrededores es un lugar mágico donde los haya. Debes venir a comprobarlo en cuanto puedas. Gracias por tus palabras amigo-
    Un abrazo.


    Querida Tocaya, presenciar el deterioro mental, es siempre duro para el que está cerca, pero al mismo tiempo aleccionador para bajarnos de nuestra fatua vanidad.
    Muchas gracias por acercarte Cristal. Un beso.


    Waldstein, lúcidas palabras las de tu comentario. Vivimos como si fuéramos hacerlo para siempre. Y sin embargo, el tiempo no perdona a nadie y nos coloca, más tarde o más pronto donde nos corresponde. Aunque sea injusto amigo. Como tantas cosas en este mundo.
    Un beso.


    Queridísimo Zen, lo escaso es más apreciado. Son curiosos los afectos en este mundo virtual. Pero no por haber falta de presencia son menores los vínculos que en él se producen ¿verdad?
    Pura magia amigo mío...
    Un beso auténtico como tú.



    Merceditas, desgraciadamente Elisenda, tiene millones de almas gemelas y si la ciencia no lo remedia tendrá aún muchas más. Esperemos que la fortuna y la medicina nos libren de esa servidumbre a no tardar...
    Y la mágia no es tan solo patrimonio de Barcelona ciudad, en Collcerola o en B-ocata hay también rincones que no son menos mágicos que ese claustro. Sólo hay que saber mirar ¿verdad?
    Muas y rqtmuas preciosa.


    Querida Brujita, Madrid es una ciudad maravillosa, pero yo llevo a Barcelona en la sangre. Al igual que Avalón que está dentro de nosotros. La vida nos pone en contacto con gente maravillosa que siempre nos sorprende y nos enseña el camino hacia mundos mágicos. Como Elisenda.

    ResponderEliminar
  41. Terry, tu siempre sabes ir un poco más allá. Tienes razón aprovechemos y valoremos la lucidez que aun tenemos y esperemos que el tiempo sea benévolo con nosotros. Un beso crack!


    Majestad, muchas gracias por sus palabras. Favor que vd. me hace. Aceptaré con gusto cualquier nombramiento que venga de su graciosa Majestad. Pero no se olvide de mi caballero Arguifonte se lo ruego. A su real dedo gordo Señora.



    Andreico, pues muchas gracias por tus palabras amigo. Barcelona es mágica para el que sabe mirarla con atención. Un beso.



    Holly, pues debes venir de nuevo sin falta a recorrerla con esos ojos sabios que demuestras tener.
    Un beso grande preciosa.



    M- Barcelona da grandes satisfacciones al que sabe mirarla con detenimiento y un cierto cariño. Ese lugar es mágico donde los haya. Que bonito momento viviste, me alegro de habértelo recordado. Un beso de bienvenida y vuelve siempre que quieras.



    Querida Luisa, lo mágico a veces pasa desapercibido por cotidiano. En muchas ocasiones pasamos con frecuencia por lugares que nos pasan inadvertidos, hasta que de pronto algo nos los descubre de una forma que antes no habíamos observado.
    Si vienes a Barcelona, házmelo saber, para mi sería un honor y un placer hacerte de guía. (Siempre que quieras, claro está...)Las personas mayores son un tesoro que muchos acostumbran a ignorar, y que deberíamos recuperar a no tardar. Tienes razón como de costumbre. Un besazo.



    Sarah, me alegro de que te gustasen mis lineas. Un beso.


    Ana divina, que bien si te dieron paz mis líneas. Valió la pena colgarlo si fue así. Espero que disfrutes de ese otoño Bonaerense, que seguro es igual de mágico que nuestra primavera barcelonesa y mediterránea. Un beso fuerte mi niña.



    Lilyth, muchas gracias por tus palabras y por leerme. Un placer siempre verte por aquí. Un beso.



    Borraeso, es que Barcelona es dulce y amarga a la vez. Hoy tocaba dulce... la magia acostumbra a estar en la mirada más que en los lugares, objetos y personas... pero hay que creer y saber mirar... Ese rincón de Barcelona y sus alrededores es una maravilla fácil de localizar y disfrutar. Me alegra que te gustase.
    Un beso.



    Isis, muchas gracias por tus palabras. Y ojalá sueñes bonito amiga. Soñar es el principio de la magia que seguro tienes en tu mirada y en tu mente. No hay más que ver el nombre de tu avatar para darse cuenta de ello. Un abrazo amiga.


    Miss Adore, muchas gracias por tus palabras y por leerme preciosa.
    Y últimamente ando de viaje por motivos laborales, más de lo que quisiera. Pero ya ando de nuevo por aquí y con intención de renovar mi entrada. Un beso querida.


    Darthpitufina, pues de casualidad o no, bienvenida a este espacio. Me alegra que te gustasen mis entradas de Física. Todo un descubrimiento al que muchos llegamos también por casualidad. Pero que no deja indiferente a nadie ¿verdad?.
    Saludos.



    Libertad, pues sí, estar despiertos es básico para disfrutar de las ocasiones. Muchas gracias por acercarte y por tus palabras. Un abrazo amiga.



    Maritoñiiiiiiiiiiii ahora mismo renuevo, que sus deseos son órdenes para mí. Bésole el dedo gordo Doña.

    ResponderEliminar
  42. ¿Qué haces?
    ¿Has estado paralizada como yo?

    Muchos besos mientras tanto.

    ResponderEliminar
  43. Bueno, más que paralizada ocupada aguantando una estupidez tras otra, pero ya se acabo lo que se daba. En marcha de nuevo Sopor. Bueno verte por aquí amigo.

    ResponderEliminar
  44. gracias elisenda, gracias senda de barna. soy esteban..............fuste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bienvenido! Esteban ¿dónde estabas? Elisenda y yo te hemos echado de menos...
      :))

      Eliminar
  45. elisenda fusté miró4 de agosto de 2014, 16:56

    gracias gerard. soy elisenda fuste miro y espero estes bien...adoro verte entre relaciones.eres mi amor mas profundo.barna.haces el amor muy rico.senda fusté miro. sabadell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. elisenda:

      Si yo supiese quien es tu amigo Gerard, le transmitiría las gracias de tu parte, con mucho gusto. Pero me temo, que te hayas equivocado de lugar... en todo caso muchas gracias por detenerte aquí y dejar huella de tu paso. Y que el tiempo y las circunstancias mantengan ese 'amor' que manifiestas hacia tu amigo, para mí, desconocido.

      Un saludo cordial. Cristal

      Eliminar

matices varios

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...