jueves, 28 de noviembre de 2013

Dulce Noviembre...

Imágenes de La mirada de cristal
____________________________

Un rumor de arroyo cercano, se abre paso sobre el murmullo del viento, despeinando indiferente a árboles y nubes que van gestando otro crepúsculo de dorada majestad.

Un regalo, este bosque misterioso, que sólo rompe su silencio inquietante, en el hollar del caminante sobre los lujosos mantos de hojarasca.
  

Adiós, frío y dulce Noviembre, de exiguos días y pájaros huidos…








jueves, 14 de noviembre de 2013

Y...

Imagen de La mirada de cristal
_________________________

Hay, en la espera,
un rumor a lila rompiéndose.
A.Pizarnik
______________________________

Y vendrá un tiempo, en que acabará esta noche, donde todos los niños perdidos en este adulto desamparo que nos come sin remedio, saldremos a la luz esclarecedora. Y no habrá más desconcierto, ni dolor, ni oscuridad.

Y ya, sin  'porqués'…  acabará la gran batalla, la que torna las ruinas de la memoria y el amargo trago, en dulce destino. Y en la misma desnudez de la llegada, un viento generoso y acogedor arrasará nuestro recuerdo, dispersándolo en el gran silencio. Excarcelados al fin.

Y el olvido de los vivos, nos permitirá ser todo aquello que no fuimos… y quisimos...

Y a pesar de los funestos profetas del infortunio y crueles olimpos varios, levaremos anclas con las manos libres, que no vacías…  hacia una ‘nada prometida’ de eternidad y libertad, donde estarás tú y también yo.

Y quizás todos.

Lejos, muy lejos de aquí.


¡Vuela! Víctor.
___________________________

domingo, 3 de noviembre de 2013

De hipérboles e imposibles...

Imagen de La mirada de cristal
__________________________
Sólo tendremos lo que hayamos dado.
Ida Vitale
_______________

La cinta, empuja el equipaje con suavidad. En su mente, aún resiste esa mirada perdida, como de perro abandonado… que vuelve a sumirla en la culpabilidad de esos adioses puntuales.

Al atravesar el arco de metales, piensa que esto no era lo pactado, ni siquiera lo esperado, y a ello se aferra como último recurso. Lo han hablado por activa y por pasiva, para siempre ponerse de acuerdo. Escabulléndose todas las veces, en la misma mentira. Una hipérbole a la baja, que no es óbice para que en cada despedida, la invada esa inesperada y vaga sensación del verdugo.

La factura de ese desgaste de tiempo y desencuentro, llega ya en las nubes. Un flashback de imágenes aflora imparable, sumergiéndola en un capítulo de su vida de una belleza impoluta. Perfecta. Quizás ‘la historia’, por antonomasia. Pero desleída en esa misma nostalgia de lo vivido, de lo sentido… de lo que aún ‘es’, en un deje de amargura, asoma el topo de la liberación. Del fin.

Sabe que es el tiempo. En el fondo, lo que impedirá el estropicio. Porque tan importante como la llegada, es el momento de la partida.

Y es que a pesar del esplendor, de la serendipia del hechizo, de ese embrujo enajenado y fuera de lo común… hay mochilas, que más allá del error o acierto que represente su asunción, se viven como inexcusables. Por eso, lo que no puede ser, no puede ser… y además es imposible. 

Pero ese tiempo, les pertenece para siempre.
____________________________________





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...