martes, 27 de abril de 2010

Mixi... de mi corazón


http://www.youtube.com/watch?v=V_OpB8N7P0o&feature=related
_______________________________
Hola, yo soy Mixi la amiga de Líli, la yorkshire más mimada del mundo mundial y también de esta casa a la que yo llegué bastante antes que ella y si queréis que os diga la verdad no recuerdo muy bien desde donde… es que era muy pequeña… pero he oído que estaba abandonada en un contáiner y dice mi ama que por eso me escondo debajo de la cama en cuanto oigo el camión de la basura… no sé si será por eso o por que mete un ruido del copón y me molesta mucho… ¿o por las dos cosas? Eeeh… Sigo… que me pierdo...

He venido hasta aquí a presentarme. Como estáis viendo soy una gata y por lo tanto aventurera pero también gente de paz. Aunque me gusta mucho jugar con la petarda de Líli a la que le he enseñado a jugar como un gato… y la tendríais que ver arrastrándose y comportándose como si lo fuese cuando juega conmigo… Eso, y lavarme las patas en el agua de beber de las perras… mientras yo bebo en un florero de boca ancha que tiene unas piedras de colores muy bonitas con las que me gusta jugar y al que ellas no pueden acceder porque está encima de un mueble, es mi pequeña venganza... jejeje! por haberme sacado algo de protagonismo y es que es muy graciosa la jodía! En fin...

Aún así, siempre hay un momento del día en que las dos saltamos por aquí y por allá mientras Xara, una abuela cócker que vive con nosotras nos mira con cara de decir: “estáis completamente chaladas”. Es que es muy mayor y se ve que siempre ha sido muy “fisna ella” y claro ya no tiene ganas de jugar.

Me gusta mojarme los días de lluvia y por eso dicen que soy una gata un poco loca... y también pasearme por todos los tejados cercanos y quedarme a tomar el sol en invierno en un rincón que hay al lado de una salida de chimenea resguardada del viento, es que soy algo friolera. Y es un buen sitio para controlar pájaros. Tengo algunos amigos en las casas vecinas en las que me cuelo por las terrazas de los desvanes y de ahí me llevo flores*, que me apasionan, para mi ama que alucina conmigo y se las dejo encima de su cama. Ella hace ver que protesta y dice no sé qué de billetes… pero yo sé que está encantada con su Mixi. También de la casa de al lado me traigo los súper héroes de mi amiguito Sergi que es un despistado y se lo deja todo por en medio. Son para Líli, es que le gusta mucho roerlos… y cuando mi ama nos descubre y nos riñe… yo la miro con cara de no haber roto un plato en mi vida y desaparezco por el foro en cuanto puedo… y la bronca se la acaba llevando la yorki. Es lo que tiene ser un gato… que puedes pasar de todo el mundo.

Se me da muy bien cazar y en mi casa no hay ni siquiera una mosca… porque las cazo al vuelo y doy unos saltos del 15 para atraparlas, pero es que eso es mi obligación. Me encanta ver como mi ama escribe en el pc y alguna vez hago como ella y escribo en el teclado… y una vez que ella estaba distraída envié un mail y se enfadó mucho…pero le hice cuatro arrumacos y se le pasó enseguida (sí, soy una descarada y un poco sinvergüenza…) Sé llamar a las puertas para entrar y salir y a veces, si no se van muy lejos… me gusta acompañar a mi ama y las perras cuando se van de paseo, pero eso depende de lo cansada que esté.

Y ahora me voy, que estoy escuchando como me llaman para comer. Otro día os cuento más cosas.
_________________________________
* Son incontables ya, las flores que me ha traído


_______________________________________

domingo, 11 de abril de 2010

Amanece, que no es poco...


_______________________________________
Dedicado a dos pequeñas almas desconocidas.
_______________________________________
El sonido del convoy en el túnel recién iniciada la marcha, la mece dulcemente. Mientras se ajusta los auriculares que acaba de proporcionarle la azafata y busca el canal de clásico, su mirada se extravía en los grafittis que invaden los solitarios y desmantelados tinglados de renfe, que muestran el aspecto lúgubre y un tanto siniestro que acostumbran a tener los lugares abandonados hace mucho.

Sin importar si van o vienen, en una especie de recogimiento religioso da la impresión de que el silencio y una cierta sensación de desamparo invade a la mayoría de viajeros de una forma casi palpable al pasar por ahí. Sobrecoge el ánimo sin un motivo concreto... Al tiempo que se sienten a salvo en el confort de su butaca, en el ambiente vuela un “estamos dentro, eso no nos atañe”. También los sabe imbuidos de ese arañazo que da la soledad en el alma. Como una antigua sensación de desolación del sentimiento ya olvidada... y que no apetece recordar...

La cadencia del soniquete del trasporte cambia su ritmo, amortiguándose al abandonar el túnel y salir al exterior. La ciudad sigue sombría, sumergida en una niebla húmeda y viscosa que mitiga esas primeras luces que se ven en los edificios de los aledaños urbanos que se suceden cada vez más deprisa. Todo está en gris, no hay ni un alma en ese amanecer. Sólo un hombre acompañado de dos niños, revuelve en un montón de chatarra sin prestar atención al tren.

Ellos miran el paso del convoy, quizás esperando escapar en él... y por unos breves instantes, su mirada queda atrapada en la desesperanza de esos ojos infantiles que le estremecen de nuevo el ánimo. Piensa que no quiere olvidarlos, pero sabe que lo hará.

En el único consuelo de los arpegios de un Bel di Vedremo en la voz de María Callas, la serpiente de hierro llega a campo abierto… el sol despunta a lo lejos...

A punto de dormirse, piensa que nunca le ha gustado viajar en tren.
______________________________________________

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...