jueves, 27 de noviembre de 2008

algo muy concreto


__________________________________________________________
Amo este frío
que rasga mi nostalgia
en un viento de recuerdos
de abrazos olvidados
evocando tu hálito lejano
invócame en pretérito
hechízame de nuevo
y envuelve esta congoja
que me oprime
luego piérdete por siempre
en ese rincón ignoto de mi alma
ahí te velo.
__________________________________________________

viernes, 21 de noviembre de 2008

El puto Murphy y la madre que lo parió...(con perdón)


Tengo una amiga psicóloga, que siempre me aconseja que cuando tenga un mal día, haga una lista con las cosas que metocanloswebs. Hoy después de una reunión a cara de perro en el work, he decidido probar.
Me jode que :
Que se me caigan los tapones de todas las cosas de higiene personal, el gel, la hidratante, la pasta de dientes, la colonia... ¡M*+rr!
Que el camarero haga como que no me ve.
Que la cajera rápida del supermercado, cambie el rollo de la puta máquina, o se quede sin cambio, cuando más prisa llevo.
La cola del banco, con los típicos yayitos que han salido a preguntar, cuanto le van a dar de intereses si cambian los ahorros de aquí para allá. (Soy una nazi, lo sé)
Los que pasan por el Teletac (en la autopista) con la Visa y no la llevan preparada.
Que me saluden con: Uy! estás más gordita? y es que, los y las hay, que si se muerden la lengua se envenenan...
Las cintas de los servicios post-venta. Si quiere hablar con el Dpto. Comercial marque el uno, si quiere hablar con Administración marque el dos, si quiere hablar con el Servicio Técnico marque el tres, si quiere hablar con su puta madre, métase el tfno por el c+**ç .
Que una vez marcas el puto tres, sale otra cinta que dice, todos nuestros agentes están ocupados, le rogamos cuelgue y marque de nuevo pasados unos momentos tic tic tic.... aaaaaarrrrrgggggghhhh
Que los de recobros de la Visa me llamen desde número oculto en casa de mi suegra.
Que todos los años, me toque el puto llavero cutre de publicidad, en el amigo invisible, cuando yo me he gastado una pasta.
Que se me cuelen en el súper como si no me hubieran visto.
Que mi jefe monte todos los Viernes a última hora una reunión sorpresa, para decirnos exactamente lo mismo que en la del Lunes.
Extraviar las llaves y las gafas de sol, día sí y día también.
Ser la única del mundo mundial que recoje los excrementos de su perro.
La cara de idiota que se me queda y el auto-convencimiento de que soy retrasada después de hablar con cualquier operadora telefónica.
Que los códigos de barras de los recibos de consumo, nunca funcionen en el cajero automático.
Que la máquina de las Cokes se me trague las únicas monedas que tengo, sin que salga la única droga que consumo. NOOOOOOOOOOOOO!!!! hija de p**+rr
Que el coche que llevo justo delante, ever, forever and ever, me saque el único sitio que había para aparcar, Cagoen...
Las dependientas que te dicen: ¿esa talla? pues no se... le traigo una más por si acaso...
Que la ex de mi pareja le felicite todos los años religiosamente por su cumple, y a mi se me olvide...
Que las gemelas corten el pan con el cajón de los cubiertos abierto....
Que se terminen mi última coke.
El Spam
Hacer café. Sí, soy rarita...
Que se acaben las entradas del cine justo cuando me toca despues de picarme una cola de la parra grrrrr
Que se me estropee cualquier electrodoméstico justo antes del puente más largo del año.
Y muchas más, pero por hoy ya he descargado bastante. Aunque sigo pensando que es mejor que Murphy siga viviendo de incógnito.

jueves, 20 de noviembre de 2008

lunes, 17 de noviembre de 2008

Cien líneas sobre maniobras orquestales en la oscuridad y el que avisa no es traidor


Cuanto más mayor me hago, más me convenzo de que la singularidad es una quimera. Y esto viene a cuento de que hace unas semanas que disfruto de la compañia de un viejo amigo que se está separando. Anda insomne y más triste que un lobo sin luna. Todas las noches intento darle conversación a ver si se relaja y le entra el sueño, pero extraña demasiado su cama... Y cada día nos dan las tantas hablando del mismo tema. El eterno tema. De todas esas horas de "conversaciones en la cumbre" sólo hemos sacado una conclusión: que pocas diferencias hay entre unas peripecias vitales y otras. Nos parecemos más de lo que nos gustaría.
Hemos apostado a que no sería capaz de hacer un resumen comprensible, de aproximadamente 100 líneas, aquí en el blog, de nuestras conversaciones. JA!
A ver....
Si obviamos el concepto "amor" de otras culturas, que no sean la occidental, yo creo "a grosso modo", que en el fondo, en el amor galán, a quien amamos en realidad, es al reflejo que creemos ver de nosotros mismos en el otro. Pero el otro siempre será el otro...y acabaremos por darnos cuenta de ello. De ahí la frustración y la mayoría de rupturas. Y establecimos ambos que, ésto, no dejaba de ser una opinión y por lo tanto subjetiva.
La psicología dice que tanto el principio como el final de una relación, y la relación en si misma, se deben a una combinación de hormonas, sustancias químicas segregadas por nuestro cerebro y factores ambientales. Pero los humanos preferimos seguir aderezándolo con toda la parafernalia que le atribuyen la poesía y la literatura en general.
Y aunque "a priori" en los primeros estadios de cualquier relación, ambos partenaires acostumbran a creer que el que "se quedará" será el otro, llegado el momento del adiós, e independientemente del rol que nos haya tocado, todo el mundo dice pasarlo fatal. Tanto el que se va como el que se queda. Pero va a ser que no es lo mismo "irse" del paraíso amoroso, que, que te echen... Porque el que se va, tiene la gran opción : escoger. Y el otro, no tiene una mierda, que es como se siente mi amigo ahora mismo. Y todos, en ese mismo trance.
Todo este preámbulo, viene a propósito de que, de que lo que más hemos hablados estas noches pasadas, es sobre esa especie de "protocolos" que se han ido creando para las rupturas.
Él cree, y así lo ha puesto en práctica, que desaparecer por el foro es la mejor opción. Dolorosa, pero la mejor. Me decía la otra noche con mucha amargura: ¿de que sirve insistir en las razones o acribillar a preguntas al otro? Lo que importa es que ya no quiere estar conmigo. Porfiar le da la misma sensación de penoso ridículo de esos pretendientes trasnochados, que no se dan por vencidos nunca. Sin darse por enterados de que no tienen posiblidad alguna. Es más, dice que de ahí al acoso hay una línea muy fina y fácilmente traspasable sin darte ni cuenta. Generoso, con un gran sentido del ridículo y un tarro muy bien amueblado, mi querido Miquel. Por mi parte, le apoyo, pienso que por más empatía que le pongamos a la "cosa" y aunque lleguemos a entender las razones del otro, ello, no mejorará gran cosa los sentimientos de pérdida y el machaque de la auto-estima. Puede ser incluso peor. Y me joden bastante los que van de "buenos" y dicen entenderlo todo.
Luego hablamos de esas rupturas, en las que uno de los miembros manifiesta dejarlo porque el otro "es demasiado para él" o para no hacerle daño porque "lo ama demasiado". De pronto ¿nos creen estúpidos?. Transcribo entre comillas un texto que no es mío pero que viene al caso (no consigo recordar donde lo leí) decía algo así: "más que una declaración de hechos es un subterfugio brutal, que esconde la realidad de estos seres, y digo seres porque no me parecen humanos adultos, sino más bien niños de edad madura, ombligos de su mundo y carentes de empatía. Si, uno, es el más capaz y el más perfecto para tí... ¿qué te induce a ser un cabrón y dañar por dañar?. Lo clavó quien sea ¿verdad?. Desde aquí mis respetos.
Y aún dijimos más. Están esas rupturas en las que aparece un tercero de por medio. Tremendas, quizás las peores, porque matan toda esperanza de entrada. Obviaremos la cara de imbécil que se te queda cuando te enteras (siempre el último of course) y estuvimos de acuerdo, en que por otra parte, acostumbran a ser las que pasan más rápido. La misma falta de opciones, y la miseria en que te sumen, acostumbra a despertar un odio de auto-defensa que mata todo ese desamor más rápidamente que en otros casos. Descartando los casos patológicos, claro está.
Pero Miquel cree que aún hay otra ruptura peor, por cruel y sibilina. De un egoísmo supino. El dice haberse sentido durante bastante tiempo, y después de que su pareja le confesara sus "dudas", como un coche de segunda mano, con alma, a la espera de que salga un modelo nuevo que guste más o que tenga más prestaciones para cambiarlo por el viejo. Y da por seguro, que han ido probando diferentes modelos hasta llegar al actual. Cree haber sido compartido y comparado. Mientras él, aun a sabiendas de que, eso, era así, ha seguido dándose (regalándose diría yo) al 100%. Con la secreta, pero inútil esperanza de que esa actitud disipase cualquier tipo de vacilación.
Sólo se me ocurrió un :¡joder que putada! que lo trajo de nuevo a este mundo.
Y dijo más, contó que en una ruptura anterior, en la que fue también el que "se quedó" el recuperarse con una cierta prontitud, lo colocó de la situación de víctima, casi a la de "falso enamorado e hipócrita"... lo que me lleva a preguntarme: ¿sólo somos víctimas creibles, o buenos, en tanto en cuanto, estamos jodidos? Y...¿quién determina el tiempo de duelo conveniente? o ¿quién puede medir el dolor??. En términos mas coloquiales también me pregunto ¿cómo se puede tener tanta cara?. Hace años, una de mis gemelas muy precoz ella, en medio de una sus primeras rupturas, me dijo que el “grado de dolor, no da el grado de la putada”. Y es que hay a quien le crece la auto-estima sabiendo que el otro anda de cráneo por sus huesos, durante tiempo y tiempo. Incluso confiesan que se sienten decepcionados cuando le ven rehacerse. No encuentro el calificativo, pero hay mucho miserable suelto por ahí.
Por último, está esa pequeñísima gota en el Océano, cuando ambos se dan cuenta de que la relación está agotada y están de acuerdo en dejarlo. Pocos y afortunados, pero de haberlos, haylos. Quizás seres más evolucionados que han aprendido que vivir en presente es lo que realmente importa. Y que todo en la vida, incluso la vida misma, está sujeto a los ciclos., tal como “hablábamos” en el post anterior.
De todo eso y mucho más hemos hablado querido Miquel, y este es mi “pequeño resumen” . Me sobran unas líneas para recordarte que tu escogiste la extensión y que el que avisa no es traidor. Me debes una cena, y siento mucho que no guste el shusi….ah! ah! ah! haber escogido muerteeeeeeeeeeeeeeeee!!
A los que hayais llegado hasta aquí, disculpad la extensión del Post, pero una apuesta es una apuesta.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ráfagas.

                                                  ________________________________
                                                  Imagen de la Mirada de Cristal
                                                     ________________________
                                             
De Remei. Margarit.
_______________________________________
Tal vez las tormentas de días pasados han influido en mi ánimo. Tal vez sea el otoño de nuevo, tal vez sea el paso del tiempo, las estaciones, primavera, otoño, invierno y de nuevo otra primavera y así cíclicamente . Como ráfagas de cambios que nos hacen oscilar de un lado para otro.
Y también pasa lo mismo con lo que vivimos, llegan los amigos, la familia, los hijos, los nietos; otros amigos, quizás otra familia. Los trabajos, las ocupaciones, las aficiones, todo ello se halla sujeto también a las ráfagas, porque por momentos están ahí y después pasan. Algunos amigos permanecen más tiempo, o permanecemos más tiempo con ellos que con otros, pero aun así, el ritmo cíclico de la vida se los lleva consigo. Pueden volver, aunque nunca será de la misma manera. Tal vez el cambio sea lo duradero. Pero en todo ese trasiego de afectos, momentáneos a veces, cultivados con esmero otras, de todo ello, de todas esas ráfagas de contactos, algo queda en el patrimonio interior de cada cual. Una sonrisa, una luz de atardecer, tal vez una bronca solemne, una pasión imperecedera aunque fugaz, una pena llevada estoicamente en el cajón de los recuerdos... Ganancias y pérdidas que la vida lleva consigo por el sólo hecho de vivir.
Los humanos, hombres y mujeres, tendemos a imaginar paraisos eternos, lugares sin desazón y bienestar constante. De esas fantasías se nutre toda la publicidad, que sólo es una fantasía elevada a la categoría de deseo, o a categoría de lo que hay que desear. Pero si las gentes no tuviésemos en nuestro interior, esa imagen de no dolor, la publicidad no tendría ningún éxito.
Nadie quiere vivir entre las ráfagas de lo que sea, por cada vez que pasa una, se lleva parte de nosotros y la sensación es de pérdida de algo importante.
Aunque ocurre también que las ráfagas traen otras cosas, cosas nuevas o afectos de otra índole, tal vez efímeros pero son y están ahí. Y en ese ser, alguna parte nuestra responde también de una manera que nos hace cambiar la perspectiva y darnos cuenta de otras cosas, muchas veces valiosas. Ráfagas de viento, de relaciones, de afectos. Amigos y amores que van y vienen en tiempos distintos. Y en ese ir y venir se construye, inconscientemente, la estructura que nos sostiene. Cuanto más ha racheado, más sólida es, parecería una paradoja si no fuese porque sólo podemos vivir así, recibiendo cada día y cada momento casi como una pregunta a la que contestamos como podemos.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Recuerdos de un verano en ciernes...


Recuerdos de un verano en ciernes.

Camina cuesta abajo, sin prisa, por una calle estrecha y luminosa de un barrio residencial, muy característico y lejos del centro. En ese semi silencio típico de los lugares tranquilos. La ciudad vertical cede ahí el paso a chalets y alguna que otra casona señorial. Una brisa suave mezcla aromas de jazmín, salitre y hierba recién cortada.

Escucha sus propios pasos sobre la acera salpicada de flores de las buganvilias que el calor incipiente ya desnuda. En esa calle solitaria se respira una paz llena de vida, mucho más, que en cualquiera de las grandes Avenidas llenas de gente y de comercios de lujo.

Poco a poco se abren paso los ruidos cotidianos de la ciudad despertándose de la siesta. El sonido característico de la persiana del kiosco al abrirse. Los pasos rápidos de una madre apresurada de camino al colegio. Algún coche. El rumor amortiguado y lejano del tráfico en una arteria cercana. El timbre de la bicicleta de los chavales la distrae un momento, pero la esquina engulle rápidamente sus risas y el silencio la envuelve de nuevo.

Alza la vista hacia un cielo sin nubes, como un espejo de un azul rabioso. Al bajarla por encima de las tapias de los jardines, distingue las copas de los árboles verdes y espesas. Ahítos los oídos de música firmada por el coro de gorriones y golondrinas del verano en ciernes. Un gato callejero, curtido en mil batallas, la observa inquieto desde la ventana de una torre abandonada invadida por la maleza.

La vida la rodea con su pálpito. Respira serena pero a pleno pulmón. Es agradable sentir como le mece el ánimo y el flequillo esa brisa templada, casi caliente, de ese final de primavera. Deja que se apropie de cada rincón de su piel y le entrega hasta el cerebro. El Nirvana debe ser algo parecido.

A punto de abandonar la adolescencia, es una de esas primeras veces en que sin explicación racional alguna, siente que comienza a controlar su vida. Esa sensación la hace sentirse especialmente bien dentro de su piel. Casi una hazaña a esa edad.

El mundo, tal como lo percibe en esos momentos, le parece un bocado fácil de digerir. Piensa que quizás hoy sucederá algo especial. No es así. No hay nada de especial en su vida, como en la mayoría de las vidas. Pero aún no lo sabe, ni le importa. Lo que quiere, es retener el bienestar profundo de esos momentos en su memoria a lo largo de los años. Ahora, con la perspectiva que da el paso del tiempo, da por supuesto que, aparte la benévola meteorología y la belleza exquisita del lugar, sólo se trató de un ataque de hormonas adolescentes en plena primavera.
Pero es un placer recordarlo en Noviembre.

lunes, 3 de noviembre de 2008

Declaración de principios


____________________

Vive tu propia vida, quiero decir,
vive allí donde estás,
tal como eres,
con lo que tienes,
con los que estás...
Procura apoyarte en la situación en que te encuentras,
y trata al mismo tiempo de adaptarte.
No puedes escapar.

Svami Prajnanpad.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...